Tra­ba­jo pa­ra pro­fe­sio­na­les

La co­rrec­ta ins­ta­la­ción de un apa­ra­to de ai­re acon­di­cio­na­do es vi­tal pa­ra su fun­cio­na­mien­to

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Aire y frío industrial - LUIS CON­DE

Una acer­ta­da elec­ción de un equi­po de ai­re acon­di­cio­na­do es esen­cial pa­ra que acli­ma­te de­bi­da­men­te el ho­gar y cum­pla con ga­ran­tías su fun­ción. Pa­ra ello es fun­da­men­tal que su ins­ta­la­ción corra a car­go de un pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do, que ten­ga en su po­der los per­mi­sos y los cer­ti­fi­ca­dos obli­ga­to­rios pa­ra efec­tuar es­te ti­po de tra­ba­jos. El ren­di­mien­to del apa­ra­to de­pen­de­rá en gran me­di­da de su óp­ti­ma ins­ta­la­ción.

A la ho­ra de acon­di­cio­nar cual­quier in­mue­ble, es ne­ce­sa­rio que el pro­fe­sio­nal se des­pla­ce pa­ra ver dón­de se le pue­de dar la me­jor ubi­ca­ción, ob­ser­var cuál es el vo­lu­men a acon­di­cio­nar, el ais­la­mien­to tér­mi­co de la vi­vien­da y la dis­tri­bu­ción y qué po­ten­cia se ne­ce­si­ta. Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor apun­tan que más de la mi­tad de las ave­rías, com­pro­ba­das por los ser­vi­cios téc­ni­cos, no son cau­sa­das por el apa­ra­to, sino por una de­fi­cien­te ins­ta­la­ción.

Es­tos fa­llos en las ins­ta­la­cio­nes son pro­vo­ca­dos por­que las per­so­nas que rea­li­za­ron es­tos tra­ba­jos son de du­do­sa pro­fe­sio­na­li­dad y cuen­tan con es­ca­sa for­ma­ción, pe­ro por la gran de­man­da exis­ten­te en el mer­ca­do, ofre­cie­ron sus ser­vi­cios, pe­ro no hi­cie­ron un tra­ba­jo ni ri­gu­ro­so, ni pro­fe­sio­nal.

Un equi­po de ai­re acon­di­cio­na­do bien ins­ta­la­do brin­da un ni­vel de con­fort óp­ti­mo y unas pres­ta­cio­nes en­vi­dia­bles. Los in­no­va­do­res equi­pos es­tán do­ta­dos con un con­trol de man­do a dis­tan­cia, don­de se pue­de ajus­tar el ter­mos­ta­to, se­lec­cio­nar frío, ca­lor, ven­ti­la­ción y ve­lo­ci­dad, ade­más de pro­gra­mar su pues­ta en mar­cha.

Tam­bién in­cor­po­ran fun­cio­nes orien­ta­das al aho­rro de ener­gía. Ape­nas pro­vo­can rui­do y son fa­bri­ca­dos con tec­no­lo­gía van­guar­dis­ta. Su di­se­ño es mu­cho más atrac­ti­vo. Otra ven­ta­ja de es­tos apa­ra­tos es que ne­ce­si­tan un man­te­ni­mien­to me­nor que los más con­ven­cio­na­les, que pa­sa por una lim­pie­za pe­rió­di­ca del fil­tro de ai­re y la com­pro­ba­ción de la co­rrec­ta po­si­ción y sa­nea­mien­to del tu­bo de con­den­sa­ción. Es fun­da­men­tal que la ins­ta­la­ción la ha­ga un pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién lo es la re­vi­sión.

El ren­di­mien­to de los apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do de­pen­de en par­te de su ins­ta­la­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.