A Fon­sa­gra­da, pa­sión por la ru­ta

La de­cla­ra­ción del Ca­mino Pri­mi­ti­vo por par­te de la Unes­co fue po­si­ble gra­cias al tra­ba­jo ve­ci­nal

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Los caminos en lugo -

El Ca­mi­ño Pri­mi­ti­vo no pue­de con­ce­bir­se sin A Fon­sa­gra­da. Por un la­do, por­que es en es­te mu­ni­ci­pio don­de se pro­du­ce la en­tra­da de la ru­ta en Ga­li­cia y, por otro, por­que fue gra­cias al tra­ba­jo y a las reivin­di­ca­cio­nes que se ini­cia­ron ha­ce 25 años en A Fon­sa­gra­da que hoy es­te iti­ne­ra­rio ya es Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co. In­clu­so el nom­bre de la ru­ta sur­gió a raíz de es­ta mo­vi­li­za­ción.

La his­to­ria se re­mon­ta al año 1992, cuan­do A Fon­sa­gra­da se con­vir­tió en el es­ce­na­rio que vio na­cer la re­cu­pe­ra­ción de es­te iti­ne­ra­rio. El fi­ló­lo­go me­die­val Ri­car­do Po­lín, que en esa épo­ca era pro­fe­sor en esa lo­ca­li­dad, lle­va­ba tiem­po es­tu­dian­do la ru­ta y las re­fe­ren­cias que de ella ha­bía he­cho Elías Va­li­ña. Por otro la­do, el Mu­seo Et­no­grá­fi­co de A Fon­sa­gra­da, que di­ri­gía ya en­ton­ces Juan­jo Mo­li­na, pen­só en or­ga­ni­zar al­gún ti- po de ac­to pa­ra dar a co­no­cer el Ca­mi­ño. Fue así co­mo sur­gie­ron las pri­me­ras jor­na­das so­bre el Ca­mi­ño Pri­mi­ti­vo, que reunie­ron a ex­per­tos ga­lle­gos y as­tu­ria­nos, an­tes in­clu­so del Xa­co­beo de 1993. To­do ello coin­ci­dió ade­más con la fa­mo­sa Mo­vi­da de A Fon­sa­gra­da, una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción so­cial con la que, en­tre otras co­sas, los ve­ci­nos tra­ta­ban de im­pe­dir la pér­di­da de una se­rie de ser­vi­cios co­mar­ca­les. A Fon­sa­gra­da se vol­có a lo gran­de con es­ta reivin­di­ca­ción, la de re­cu­pe­rar el Ca­mi­ño Pri­mi­ti­vo. De he­cho, los pro­pios ve­ci­nos se en­car­ga­ron de lim­piar, ro­zar y se­ña­li­zar la ru­ta por aquel en­ton­ces. Gra­cias a es­te tra­ba­jo, los pe­re­gri­nos — que nun­ca ce­sa­ron de pa­sar por A Fon­sa­gra­da, so­bre to­do, ex­tran­je­ros— se cuen­tan ya por cen­te­na­res en 1993.

Has­ta el he­cho de poner nom­bre a es­te iti­ne­ra­rio no es­tu­vo exen­to de po­lé­mi­ca. Has­ta ese mo­men­to, se co­no­cía co­mo Ca­mi­ño da Fon­sa­gra­da o Ca­mi­ño de Ovie­do y co­rría el ries­go de con­ver­tir­se en un ra­mal del Ca­mi­ño do Nor­te. Fue Ri­car­do Po­lín, en una asam­blea que se ce­le­bró en 1992 en Cas­tro­ver­de, quien pro­pu­so la de­no­mi­na­ción de Ca­mi­ño Pri­mi­ti­vo. Es­te nom­bre ha­ce pre­ci­sa­men­te re­fe­ren­cia a que es es­ta la pri­me­ra vía do­cu­men­ta­da a Com­pos­te­la. Fue el rey Al­fon­so II el Cas­to el que se con­si­de­ra el pri­mer pe­re­grino, que hi­zo el iti­ne­ra­rio des­de Ovie­do has­ta la ca­pi­tal ga­lle­ga pa­ra vi­si­tar la tum­ba del Após­tol.

FO­TO AL­BER­TO LÓ­PEZ

Es­tam­pa oto­ñal del Ca­mi­ño Pri­mi­ti­vo en la zo­na de San Ro­mao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.