Nue­vas pers­pec­ti­vas pa­ra un vie­jo iti­ne­ra­rio

Con­ce­llos del es­te de Lu­go in­ten­tan pro­mo­cio­nar la Vía Re­xia do Nor­te

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Los caminos en lugo - X.M.PALACIOS

El Ca­mino más nue­vo es en reali­dad un iti­ne­ra­rio cu­yo ori­gen se si­túa en el si­glo XIII. Se tra­ta de la Vía Re­xia do Nor­te, cu­yo tra­za­do en Ga­li­cia va de Abres (Tra­ba­da), en don­de se ale­ja del Ca­mino Nor­te, a Lu­go, en don­de con­flu­ye con el Pri­mi­ti­vo. Co­mo esas dos ru­tas, en­tra en Ga­li­cia des­de As­tu­rias: de he­cho, de Ba­rres (Cas­tro­pol) a Abres com­par­te tra­za­do con la Ru­ta del Nor­te.

Tra­ba­da, A Pon­te­no­va, Rio­tor­to, A Pas­to­ri­za, Mei­ra, de nue­vo A Pas­to­ri­za, Pol y Cas­tro de Rei son los mu­ni­ci­pios por los que dis­cu­rre an­tes de lle­gar a la ca­pi­tal de la pro­vin­cia. Los tra­ba­jos en los que los con­ce­llos lle­van más de un año ocu­pa­dos bus­can el re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de un iti­ne­ra­rio del que ya ha­bía cons­tan­cia en el si­glo XIII, aun­que en­ton­ces tam­bién apa­re­cían de­no­mi­na­cio­nes co­mo Ca­mino Real de Mei­ra o de Abres.

El inicio de las ac­ti­vi­da­des ha te­ni­do co­mo una de las pri­me­ras con­se­cuen­cias la rea­li­za­ción de re­co­rri­dos pa­ra de­li­mi­tar el tra­za­do. En­tre Ba­rres y Abres, al ser co­mún con el Ca­mino Nor­te, es­tá cla­ro. No tan de­fi­ni­do es­tá en­tre Abres y Mar­co de Ál­va­re (A Pas­to­ri­za), mien­tras que sí se con­si­de­ra bas­tan­te se­gu­ro de­fi­nir por dón­de con­ti­núa has­ta la ca­pi­tal de la pro­vin­cia.

Lo que sí es­tá cla­ro es que de Abres a Lu­go avan­za bas­tan­te cer­ca de la ca­rre­te­ra N-640, con la que se cru­za en va­rias oca­sio­nes. En su úl­ti­mo tra­mo, de Cas­tro de Rei a Lu­go, dis­cu­rre tam- Por Mei­ra, cu­ya igle­sia tie­ne su ori­gen en la aba­día me­die­val, pa­sa la Vía Re­xia do Nor­te bién el Ca­mino Na­tu­ral de San Ro­sen­do, que lle­ga a Foz tras sa­lir de Ourense.

Que el iti­ne­ra­rio se lla­ma­se Ca­mino Real de Mei­ra tie­ne sen­ti­do por la im­por­tan­cia y por el pro­ta­go­nis­mo de la aba­día cis­ter­cien­se mei­ren­se en la Edad Me­dia, lo que ayu­da a ex­pli­car que pe­re­gri­nos se ale­ja­sen del tra­za­do cos­te­ro del Ca­mino Nor­te ha­cia el in­te­rior.

Las reunio­nes man­te­ni­das por los con­ce­llos han te­ni­do tam­bién otra ver­tien­te más ins­ti­tu­cio­nal, pues­to que las cor­po­ra­cio­nes han apro­ba­do, en pleno, de- cla­ra­cio­nes en las que so­li­ci­tan el re­co­no­ci­mien­to de la ru­ta. Por aho­ra, de Abres a Lu­go no hay al­ber­gues de pe­re­gri­nos, aun­que los po­li­de­por­ti­vos mu­ni­ci­pa­les se ofre­cen en al­gu­nas lo­ca­li­da­des cuan­do hay ex­pe­di­cio­nes nu­me­ro­sas.

Por otro la­do, ni la fal­ta de re­co­no­ci­mien­to ofi­cial ni la au­sen­cia de un tra­za­do de­fi­ni­ti­vo im­pi­den que por la ru­ta se vean ca­mi­nan­tes; co­mo en otros iti­ne­ra­rios, en es­te es tam­bién im­por­tan­te el por­cen­ta­je de pe­re­gri­nos ex­tran­je­ros.

La ru­ta va de Tra­ba­da a Lu­go, en don­de en­la­za con el Ca­mino Pri­mi­ti­vo

Los ayun­ta­mien­tos pre­ten­den de­li­mi­tar un tra­za­do ofi­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.