El pe­re­grino que tu­vo el sue­ño de abrir un al­ber­gue

Un re­co­rri­do por el Ca­mino Pri­mi­ti­vo le dio la idea de res­tau­rar una ca­sa pa­ra dar co­bi­jo a ca­mi­nan­tes

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Los caminos en lugo - X.M.PALACIOS

Jai­me Prie­to se pu­so a ha­cer el Ca­mino Pri­mi­ti­vo ha­ce va­rios años. Ya ha­bía re­co­rri­do el Fran­cés tiem­po atrás, pe­ro esa se­gun­da ex­pe­rien­cia ja­co­bea le pro­du­jo des­ta­ca­das con­se­cuen­cias. Un al­ber­gue en el que se hos­pe­dó al fi­nal de una de las eta­pas, con re­co­rri­do en As­tu­rias, le dio una idea, con­ver­tir­se en al­ber­gue­ro.

Una vez ter­mi­na­da la pe­re­gri­na­ción, que no cu­brió to­da la ru­ta sino va­rias eta­pas en la ve­ci­na co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, el es­ce­na­rio en el que la idea se iba a con­cre­tar no tar­dó en aparecer. Una ca­sa si­tua­da en la pa­rro­quia aba­di­nen­se de Cas­tro­maior reunía una ca­rac­te­rís­ti­ca des­ta­ca­da, su ubi­ca­ción al la­do del tra­za­do del Ca­mino Nor­te en ese mu­ni­ci­pio chai­re­go.

Ce­rra­da la com­pra, el pro­ce­so ele­gi­do pa­ra arre­glar el edi­fi­cio, cons­trui­do en pie­dra en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX, tam­bién es­ta­ba cla­ro. «La ca­sa El edi­fi­cio tie­ne al­re­de­dor una fin­ca de fron­do­sa ve­ge­ta­ción la voy a arre­glar yo», co­men­tó en su en­torno fa­mi­liar. Prie­to, ve­te­ri­na­rio de pro­fe­sión, de­ci­dió apro­ve­char ra­tos li­bres de su tiem­po pa­ra po­ner­se ma­nos a la obra y rea­li­zar un tra­ba­jo que es­ta­ría pre­si­di­do por unos cri­te­rios cla­ros: ha­bría que con­ser­var la es­truc­tu­ra y la apa­rien­cia originales tan­to co­mo fue­se po­si­ble.

La idea, sin em­bar­go, no pa­re­cía tan bue­na en su en­torno fa­mi­liar. Prie­to re­cuer­da que le lla­ma­ban «lo­co per­di­do», aun­que me­ses des­pués, tras poner- se ma­nos a la obra, lo que an­tes du­da­ban del re­sul­ta­do em­pe­za­ron a de­cir que po­dría lle­gar a buen tér­mino. El re­sul­ta­do sal­ta a la vis­ta, ya que el edi­fi­cio es­tá res­tau­ra­do, y el al­ber­gue, fun­cio­nan­do: un to­tal de 19 pla­zas, re­par­ti­das en­tre ca­mas y li­te­ras, se su­man a la ofer­ta de alo­ja­mien­tos pri­va­dos del Ca­mino Nor­te, un fe­nó­meno que va a más tan­to en la co­mar­ca de A Ma­ri­ña co­mo en la de Te­rra Chá en los úl­ti­mos tiem­pos.

Agra­de­ci­mien­to

Ese cui­da­do en los de­ta­lles no pa­re­ce pa­sar inad­ver­ti­do a los pe­re­gri­nos. A es­tas al­tu­ras del año, aun­que la ru­ta del Nor­te es ca­da vez más tran­si­ta­da, no hay aglo­me­ra­cio­nes y sí ca­mi­nan­tes, ex­tran­je­ros en mu­chos ca­sos, que agra­de­cen la con­ser­va­ción de lo tra­di­cio­nal.

El al­ber­gue se ha pues­to en mar­cha en es­ta pri­ma­ve­ra, y Prie­to co­men­ta, sa­tis­fe­cho, la im­pre­sión que le tras­la­dó un pe­re­grino ex­tran­je­ro. «Es el me­jor al­ber­gue que he vis­to», le di­jo.

FO­TO P.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.