LA RÍA DE MU­ROS NOIA SE PO­NE DE MO­DA

La mar­ca Km. 0 de Mar Ga­lai­ca dis­tin­gue la co­ci­na de pro­duc­to en la ría de Mu­ros Noia

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Portada -

Po­de­mos res­pi­rar tran­qui­los: he­mos con­fir­ma­do que hay vi­da más allá de las es­tre­llas Mi­che­lín. El mun­do de la gas­tro­no­mía es un uni­ver­so com­ple­jo. So­me­ti­do a las inevi­ta­bles (y es­ti­ma­bles) va­ria­bles mar­ca­das por la tem­po­ra­li­dad de los pro­duc­tos, ha ido aña­dien­do nue­vas com­pli­ca­cio­nes. Una per­ti­naz cri­sis eco­nó­mi­ca, qui­zá ha­ya si­do la más gra­ve de to­das, pe­ro otros nu­ba­rro­nes cu­brían el cie­lo de las co­ci­nas. El peor de to­dos: las mo­das.

Po­drían sig­ni­fi­car pro­gre­so, o eso es lo que de­be­ría­mos es­pe­rar de una evo­lu­ción cons­tan­te, pe­ro con fre­cuen­cia, lo que la mo­da nos ofre­ce es la ba­na­li­dad de unos cam­bios irre­fle­xi­vos. Ser vo­lu­bles con la ves­ti­men­ta pue­de su­po­ner en­tre­te­ni­mien­to y ale­gría. Ser­lo en­tre los fo­go­nes sue­le sig­ni­fi­car la pér­di­da del buen ha­cer y de re­ce­tas tra­di­cio­na­les que son par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

Si sa­zo­na­mos con otros ma­los con­di­men­tos, las pri­sas en la ela­bo­ra­ción, el de­seo de ren­ta­bi­li­zar rá­pi­da­men­te un lo­cal o la es­ca­sa pro­fe­sio­na­li­dad del ser­vi­cio, el re­sul­ta­do pue­de ser un pla­to in­di­ges­to. Si­ga­mos res­pi­ran­do.

Si de­ci­mos que hay vi­da más allá de Mi­che­lín, de las mo­das o de la mala ca­li­dad es por­que hay una co­ci­na que pue­de bus­car otro ca­mino. Nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la co­ci­na de pro­duc­to.

Tra­ta­mien­to sen­ci­llo

Pue­de en­ten­der­se co­mo una so­lu­ción sen­ci­lla, pe­ro es­to es pu­ra apa­rien­cia. El pro­duc­to de gran ca­li­dad lle­va pa­re­jo un cos­te ele­va­do: obli­ga a con­tar con un clien­te que lo va­lo­re. Obli­ga tam­bién a un tra­ta­mien­to sen­ci­llo. No quiere de­cir sim­ple. Sen­ci­llo por­que re­nun­cia a lo su­per­fluo, al ar­ti­fi­cio. Los poe­tas, co­su­mi­dos por la bús­que­da de la pa­la­bra exac­ta (esa y so­lo esa) sa­ben muy bien a qué nos re­fe­ri­mos.

Los co­ci­ne­ros de nues­tra ría lo han sa­bi­do in­ter­pre­tar. Ellos se han desa­rro­lla­do pro­fe­sio­nal­men­te en­fren­ta­dos al desafío de un pro­duc­to inigua­la­ble. Es­tar a esa al­tu­ra su­po­ne mu­cho es­fuer­zo y mu­cho com­pro­mi­so con un te­rri­to­rio.

El GALP Cos­ta Sos­ti­ble hi­zo ese mis­mo ra­zo­na­mien­to y creó la mar­ca KM. 0 Mar Ga­lai­ca, to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Ese dis­tin­ti­vo en la puer­ta de un res­tau­ran­te sig­ni­fi­ca que tra­ba­jan con pro­duc­to au­tóc­to; un pro­duc­to que en nin­gún ca­so ha su­fri­do un des­pla­za­mien­to de más de 100 km. des­de su puer­to de des­car­ga, lo que con­vier­te a nues­tras lon­jas en una gran des­pen­sa. Tam­bién es la mar­ca de la pes­ca cos­te­ra ar­te­sa­nal, en de­fi­ni­ti­va: es la ga­ran­tía del res­pe­to por una iden­ti­dad y por la eco­no­mía lo­cal. Un mar­cha­mo de ca­li­dad y de di­fe­ren­cia­ción que acor­ta al má­xi­mo la dis­tan­cia y en es­to co­mo en tan­tas otras co­sas, me­jor cuan­to más cer­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.