Co­nó­ce­te a ti mis­mo

Ra­zón y co­ra­zón pa­ra convertirse en el des­tino de mo­da en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Ría de Muros Noia -

Ri­bei­ra / La Voz.

La fi­lo­so­fía, co­mo la poe­sía, re­quie­re de un ade­cua­do es­ta­do de áni­mo; y en el áni­mo de las per­so­nas los fac­to­res am­bien­ta­les in­ci­den de ma­ne­ra irre­sis­ti­ble. Es di­fí­cil ima­gi­nar al des­di­cha­do Goet­he es­cri­bien­do cui­tas en un rui­do­so an­dén del me­tro ma­dri­le­ño. Pa­ra com­pen­sar a los vi­si­tan­tes de la me­se­ta, re­co­no­ce­re­mos que las ex­ten­sio­nes cas­te­lla­nas siem­pre han si­do más ade­cua­das pa­ra la mís­ti­ca que nues­tra oro­gra­fía ga­lle­ga, tan so­bra­da de ma­ti­ces. Pe­ro es­ta vez va­mos a ha­blar de un te­rri­to­rio gallego sin­gu­lar, un es­ce­na­rio don­de la va­rie­dad y be­lle­za del en­torno no nos dis­traen, al con­tra­rio: re­fuer­zan el sen­ti­mien­to de ha­llar­nos en una tie­rra eter­na.

Va­mos a con­tem­plar la ría de Mu­ros Noia co­mo si mi­rá­se­mos den­tro de no­so­tros mis­mos. Co­men­ce­mos por el prin­ci­pio, acep­te­mos el afo­ris­mo grie­go: «Co­nó­ce­te a ti mis­mo». No es un mal prin­ci­pio: ¿qué has ve­ni­do a bus­car? Des­con­fía de des­ti­nos tu­rís­ti­cos que te lo ofre­cen to­do. Prin­ci­pios esen­cia­les Un des­tino tu­rís­ti­co no es un ba­zar chino. Tam­po­co de­be ser un recinto es­pe­cia­li­za­do, la vi­da no es un par­que te­má­ti­co; pe­ro sí que de­be te­ner cla­ros los prin­ci­pios esen­cia­les de su iden­ti­dad.

De­mos un sal­to en el tiem­po y em­plee­mos un pro­ce­di­mien­to ana­lí­ti­co pa­ra des­en­tra­ñar la esen­cia de es­ta ría. Dos son sus ele­men­tos cla­ves: au­ten­ti­ci­dad y sos­te­ni­bi­li­dad; Des­car­tes se mos­tra­ría con­ten­to.

La au­ten­ti­ci­dad la per­ci­bi­mos con nues­tros cin­co sen­ti­dos: es sen­ci­llo re­co­no­cer a qué nos en­fren­ta­mos.

Loc­ke em­plea­ría en­sa­yo y acier­to: es­ta­mos an­te un te­rri­to­rio sin fil­tros, tal cual es. Lo sen­si­ble y lo in­te­li­gi­ble se mez­clan de igual a igual.

Pla­tón se mos­tra­ría des­con­cer­ta­do al des­cu­brir que su idea de un te­rri­to­rio ideal se en­cuen­tra fren­te a un te­rri­to­rio real.

Pes­ca­dos y ma­ris­cos se mues­tran tal co­mo son, sin pre­pa­ra­cio­nes que en­mas­ca­ren sus sa­bo­res. Los mu­seos no aco­gen crea­cio­nes, aco­gen tra­di­cio­nes. Sos­te­ni­bi­li­dad Si re­fle­xio­na­mos en el tiem­po, re­cor­da­re­mos a Par­mé­ni­des: el ser es, el no ser, no es. Y es­tá cla­ro que la ría de Mu­ros Noia es... y quiere se­guir sien­do. Ahí en­con­tra­mos el se­gun­do ele­men­to cla­ve: la sos­te­ni­bi­li­dad.

Es­te te­rri­to­rio se ha li­bra­do del desa­rro­llis­mo ani­qui­la­dor, y sa­be que ese es su gran tesoro. Kant nos da­ría la ra­zón, ya que de al­gu­na for­ma se­gui­mos los pre­cep­tos de su im­pe­ra­ti­vo ca­te­gó­ri­co: que­re­mos que nues­tra for­ma de en­ten­der el tu­ris­mo res­pon­sa­ble se con­vier­ta en ley uni­ver­sal. Pa­ra mu­chos ya es tar­de, pe­ro pa­ra es­ta ría no. Y es al­go que dis­fru­ta­rás des­de tu lle­ga­da.

La ci­ta la­ti­na es pri­mun vi­ve­re, dein­de phi­lo­so­fa­re. Pe­ro aun­que lo he­mos de­ja­do pa­ra el fi­nal, lo que te pro­po­ne­mos es vi­vir una ex­pe­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria en un te­rri­to­rio que se sa­be eterno. Mon­ta a ca­ba­llo, des­cien­de ba­rran­cos, na­ve­ga, pe­ro sa­bien­do dón­de es­tás y qué re­pre­sen­ta es­te en­torno.

He­rá­cli­to no se ba­ña­ría dos ve­ces en la mis­ma pla­ya, pues ten­dría do­ce­nas de op­cio­nes. Apro­ve­cha nues­tras pro­pues­tas de ac­ti­vi­da­des y dis­fru­ta. Ve­te al mon­te Lou­ro, haz sen­de­ris­mo por el En­xa; vi­si­ta el mu­seo mi­ne­ro de San Finx o el inigua­la­ble cas­tro de Ba­ro­ña; sor­prén­de­te en el mu­seo de lá­pi­das noiés o en los ca­lle­jo­nes de Mu­ros. En de­fi­ni­ti­va: Fi­lo­so­fa, pe­ro vi­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.