Or­de­nan­zas mu­ni­ci­pa­les de ha­ce 111 años

El pleno del Con­ce­llo de Sa­rria apro­bó el 5 de ju­nio del año 1906 un com­ple­to re­gla­men­to de 75 pá gi­nas que con­te­nía 192 ar­tícu­los

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Portada - X. R. PENOUCOS

El 6 de ju­nio de 1906 eran apro­ba­das por el pleno de Sa­rria las or­de­nan­za mu­ni­ci­pa­les, que fue­ron re­fren­da­das por el go­ber­na­dor pro­vin­cial el 22 de oc­tu­bre.

El re­gla­men­to cons­ta­ba de 75 pá­gi­nas y es­ta­ba for­ma­do ini­cial­men­te por 187 ar­tícu­los a los que se su­ma­ron otros 5 adi­cio­na­les an­tes de apro­bar­se.

El ín­di­ce de la úl­ti­ma pá­gi­na in­cluía las or­de­nan­zas re­fe­ren­tes a: Policía ur­ba­na, es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos, lu­ga­res pú­bli­cos, es­pec­tácu­los pú­bli­cos, fies­tas po­pu­la­res, ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas, mo­ra­li­dad pú­bli­ca, men­di­ci­dad, seguridad per­so­nal, edi­fi­ca­cio­nes y obras, ob­je­tos so­bre la vía pú­bli­ca, es­ta­ble­ci­mien­tos pe­li­gro­sos, in­cen­dios, ba­ños, de­men­tes, ani­ma­les da­ñi­nos, lim­pie­za de la vía pú­bli­ca, ce­men­te­rio, fo­cos de in­fec­ción, ríos y fuen­tes, ar­tícu­los de con­su­mo, ma­ta­de­ro, policía de seguridad, policía ru­ral y ca­za y pes­ca.

El ho­ra­rio de aper­tu­ra de los lo­ca­les di­fe­ría mu­cho del ac­tual. Los des­ti­na­dos a ca­fé, bi­llar, ta­ber­na o bo­de­gón po­dían abrir has­ta las 23 ho­ras de no­viem­bre a abril y una ho­ra más el res­to del año. Es­ta nor­ma so- lo se la po­dían sal­tar las fon­das pa­ra abrir a los clien­tes.

Es­ta­ba prohi­bi­do lan­zar pie­dras a los ár­bo­les de los pa­seos, re­cin­tos fe­ria­les y pla­zas pú­bli­cas o sa­cu­dir­los pa­ra re­co­ger su fru­to, así co­mo su­bir­se a ellos. La per­so­na que les cau­sa­ra al­gún da­ño ten­dría que pa­gar­lo y si era me­nor asu­mi­rían el gas­to sus pa­dres.

El al­cal­de era el que de­ci­día so­bre la li­cen­cia de es­pec­tácu­los y te­nía que ve­lar pa­ra que no ofen­die­ra la mo­ral y bue­nas con­duc­ta, vi­gi­lar si era al ai­re li­bre du­ran­te el día que no mo­les­ta­ra al ve­cin­da­rio y si era de no­che que se ce­le­bra­ra en un re­cin­to ce­rra­do y en con­di­cio­nes de sa­lu­bri­dad.

En el apar­ta­do de fies­tas po­pu­la­res, es­ta­ba prohi­bi­do lan­zar fue­gos ar­ti­fi­cia­les pa­ra evi­tar in­cen­dios en eras y cam­pos en la épo­ca ve­ra­nie­ga.

Una nor­ma cu­rio­sa era que las ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas de cul­to ca­tó­li­co au­to­ri­za­das por el Es­ta­do y que se ce­le­bren en la vía pú­bli­ca no po­drán in­te­rrum­pir el trán­si­to ni en­tor­pe­cer las fae­nas o tra­ba­jos de la po­bla­ción.

El re­gla­men­to es­ti­pu­la­ba que cual­quier per­so­na que se ha­lla­ra en es­ta­do de em­bria­guez se­ría acom­pa­ña­da a su do­mi­ci­lio por agen­tes de la au­to­ri­dad, ex­cep­to si mon­ta­ran es­cán­da­lo pú­bli­co, en cu­yo ca­so se­rán detenidos. Es­ta­ba prohi­bi­do can­tar, vo­cear y ha­cer mue­cas en la ca­lle sin au­to­ri­za­ción del al­cal­de.

La men­di­ci­dad es­ta­ba prohi­bi­da en to­do el tér­mino mu­ni­ci­pal, ex­cep­to pa­ra las per­so­nas au­to­ri­za­das, que pre­ci­sa­ban es­tar acre­di­ta­dos con una cha­pa me­tá­li­ca.

Los ca­rros o ca­rrua­jes no po­dían cir­cu­lar por la po­bla­ción a una ve­lo­ci­dad su­pe­rior al pa­so de una per­so­na y sus con­duc­to­res no po­drían aban­do­nar­los en la vía pú­bli­ca. Si dos ca­rros se en­con­tra­ran en un lu­gar es­tre­cho ten­dría que ce­der el pa- so el que fue­ra va­cío o el que es­tu­vie­ra más cer­ca de la es­qui­na. Es­ta­ba prohi­bi­do que cer­dos y otro ti­po de ga­na­do an­du­vie­ran suel­tos.

Era pre­ci­so te­ner li­cen­cia pa­ra co­lo­car es­ca­pa­ra­tes o mues­tra­rios en la vía pú­bli­ca y no po­dían ex­ce­der 5 cen­tí­me­tros de la lí­nea de edi­fi­ca­ción.

En Ur­ba­nis­mo era pre­ci­so so­li­ci­tar li­cen­cia pa­ra cons­truir, ba­jo ame­na­za de que de no ser así la edi­fi­ca­ción se­ría de­mo­li­da de in­me­dia­to. Las ven­ta­nas no po­dían abrir ha­cia la vía pú­bli­ca.

Las per­so­nas que de­tec­ta­ran un in­cen­dio es­ta­ban obli­ga­das a co­mu­ni­car­lo de in­me­dia­to a las au­to­ri­da­des pa­ra que pue­dan anun­ciar­lo con to­ques de cam­pa­na.

Una de las nor­mas más cu­rio­sas era la que prohi­bía ba­ñar­se jun­tos a per­so­nas de dis­tin­to se­xo en pis­ci­nas pú­bli­cas.

Los ani­ma­les sal­va­jes no po­drán ser ex­hi­bi­dos, aun­que es­tén do­mes­ti­ca­dos, sin per­mi­so del al­cal­de.

Los pa­na­de­ros te­nían que ela­bo­rar el pan con ha­ri­na de tri­go, cen­teno, maíz u otras gra­mí­neas sin mez­cla de otras fé­cu­las, de­be­rían de ama­sar­lo y co­cer­lo bien y ex­pen­der­lo al pú­bli­co por pie­za.

Los men­di­gos te­nían que es­tar iden­ti­fi­ca­dos con una cha­pa

Los bo­rra­chos te­nían que ser acom­pa­ña­dos a ca­sa por la au­to­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.