Lu­go, sin pla­ya flu­vial ni pis­ci­na gra­tui­ta

Lu­go no tie­ne pis­ci­nas gra­tui­tas ni zo­nas de ba­ño pú­bli­cas, a pe­sar de las pro­pues­tas

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Portada - A.CABADO / M.C.

La inexis­ten­cia de una zo­na de ba­ño pú­bli­ca gra­tui­ta es ya un clá­si­co del ve­rano lu­cen­se. To­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos con re­pre­sen­ta­ción en el Con­ce­llo coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de ha­bi­li­tar­la, pe­ro ha lle­ga­do un nue­vo pe­río­do es­ti­val y el pro­ble­ma si­gue vi­gen­te.

A es­tas al­tu­ras, no obs­tan­te, los lu­cen­ses ya son cons­cien­tes de que esas pro­me­sas son al­go así co­mo una za­naho­ria col­ga­da del ex­tre­mo de una ra­ma. Por lo vis­to has­ta aho­ra, los gru­pos mu­ni­ci­pa­les han mos­tra­do un ma­yor in­te­rés en em­plear el asun­to co­mo ex­cu­sa pa­ra cri­ti­car­se mu­tua­men­te, que en tra­ba­jar con­jun­ta­men­te en un pro­yec­to que pue­da con­ver­tir­se en reali­dad.

Las pro­pues­tas se han su­ce­di­do a lo lar­go de los años, des­de que el exal­cal­de Ló­pez Oroz­co pro­me­tió la crea­ción de una pla­ya flu­vial, allá por 2009. Ocho años han trans­cu­rri­do des­de en­ton­ces y la ha­bi­li­ta­ción de la mis­ma si­gue pen­dien­te. El ac­tual Go­bierno reali­zó una pro­pues­ta en mar­zo, con es­ca­so mar­gen tem­po­ral, que fi­nal­men­te se ha per­di­do en­tre com­ple­jos trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos y que, por en­de, no lle­ga a tiem­po pa­ra es­te ve­rano.

Por su par­te, el BNG ha re­ci­bi­do re­cien­te­men­te la apro­ba­ción pa­ra la ins­ta­la­ción de una es­ca­le­ra de ma­de­ra en el Par­que das Saa­ma­sas y con­fía en po­der ha­bi­li­tar­la de for­ma in­mi­nen­te, si bien el PSOE no cree que sean ca­pa­ces de lle­var a ca­bo di­cha em­pre­sa. Los na­cio­na­lis­tas han ins­ta­do a los so­cia­lis­tas a co­la­bo­rar en su pro­pues­ta, pe­ro es­tos lo han re­cha­za­do, pues con­si­de­ran que di­cha área de­be­ría es­tar ubi­ca­da en la zo­na de unión en­tre los pa­seos del Mi­ño y del Ra­to.

La fal­ta de coope­ra­ción en un asun­to teó­ri­ca­men­te tan sen­ci­llo es exas­pe­ran­te. Y los más per­ju­di­ca­dos son los lu­cen­ses, que se en­cuen­tran un año más sin un lu­gar gra­tui­to en el que ba­ñar­se pa­ra com­ba­tir el ca­lor es­ti­val, al­go que re­sul­ta inau­di­to en una ciu­dad sur­ca­da por el río más lar­go de Ga­li­cia. La com­pa­ra­ción con la otra gran ciu­dad atra­ve­sa­da por el Mi­ño, Ou­ren­se, es son­ro­jan­te.

Tras ca­si una dé­ca­da de pro­pues­tas in­fruc­tuo­sas, me­dias tin­tas y ex­cu­sas ab­sur­das, los lu­cen­ses ya se han can­sa­do de es­pe­rar. En ca­so de que la es­ca­le­ra del BNG sea ins­ta­la­da, se ha­brá da­do un paso ade­lan­te, pe­ro Lu­go ne­ce­si­ta, de una vez por to­das, un pro­yec­to a gran es­ca­la pa­ra di­na­mi­zar su zo­na flu­vial.

FO­TO ÓS­CAR CE­LA

Par­que das Saa­ma­sas, jun­to al río Mi­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.