El ar­qui­tec­to, a pie de ca­lle

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha pro­vo­ca­do cam­bios en la pro­fe­sión en los úl­ti­mos años

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Construcción - LUIS CON­DE

Co­rren tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra. El pa­no­ra­ma si­gue en­quis­ta­do en una cri­sis que no ter­mi­na de ir­se, y las úni­cas edi­fi­ca­cio­nes que se desa­rro­llan son de pe­que­ño ta­ma­ño y tie­nen un cos­te muy ajus­ta­do.

La pro­fe­sión ha cam­bia­do mu­cho es­tos años. El ar­qui­tec­to ha evo­lu­cio­na­do ne­ce­sa­ria­men­te en sus fun­cio­nes. Pa­só de ser un téc­ni­co al ser­vi­cio del pú­bli­co a ser un pe­que­ño ges­tor de pro­yec­tos de ca­lle. «Asu­mi­mos fun­cio­nes re­la­cio­na­das no so­lo con lo pro­fe­sio­nal sino tam­bién con to­do lo re­la­cio­na­do con las tra­mi­ta­cio­nes con las di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes y or­ga­nis­mos sec­to­ria­les», in­di­ca Ma­nuel Martínez, ge­ren­te de la em­pre­sa lu­cen­se Ar­qui­tec­tu­ra e In­terio­ris­mo.

El ar­qui­tec­to lu­cen­se ve ne­ce­sa­rio en­fo­car de ma­ne­ra di­fe­ren­te los pro­yec­tos, ya que ac- tual­men­te se exi­ge ha­cer plan­tea­mien­tos más ajus­ta­dos a los pre­su­pues­tos que la clien­te­la ma­ne­ja. «Aun así, el gra­do de im­pli­ca­ción y res­pon­sa­bi­li­dad con el clien­te es ma­yor si ca­be ya que el mar­gen de ma­nio­bra es me­nor», aña­de Martínez.

El ge­ren­te de Ar­qui­tec­tu­ra e In­terio­ris­mo la­men­ta que las ad­mi­nis­tra­cio­nes exi­jan tan­tos trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos pa­ra lle­var a buen puer­to un pro­yec­to. «Son trá­mi­tes que en mu­chos ca­sos ni las pro­pias ad­mi­nis­tra­cio­nes se po­nen de acuer­do a la ho­ra de so­li­ci­tar. Lo que ha­cen es re­tra­sar los pro­ce­sos en el tiem­po», di­ce.

Por to­das es­tas ra­zo­nes, Ar­qui­tec­tu­ra e In­terio­ris­mo Ma­nuel Martínez ha te­ni­do que ex­pan­dir ho­ri­zon­tes tan­to en la ti­po­lo­gía de las obras co­mo en su ubi­ca­ción. En los úl­ti­mos años ges­tio­na­ron pro­yec­tos que no tie­nen na­da que ver con las edi­fi­ca­cio­nes en ám­bi­tos re­si­den­cia­les. «He­mos desa­rro­lla­do pro­yec­tos co­mo ta­na­to­rios, cen­tros de aten­ción de per­so­nas ma­yo­res, ins­ti­tu­tos de en­se­ñan­za se­cun­da­ria. Tam­bién nos ex­pan­di­mos has­ta ciu­da­des y re­gio­nes en las que se de­tec­tan pe­que­ños sín­to­mas de re­cu­pe­ra­ción», in­di­ca Martínez.

Exi­gen­cias ban­ca­rias

El ar­qui­tec­to lu­cen­se con­si­de­ra que el pa­no­ra­ma es com­pli­ca­do. Ha­ce men­ción es­pe­cial a los ban­cos. «La ban­ca no lo po­ne na­da fá­cil, ya que las con­di­cio­nes en las que con­ce­den prés­ta­mos al pro­mo­tor no son na­da fa­vo­ra­bles. Las exi­gen­cias son al­tas en lo to­can­te a re­cur­sos pro­pios y ava­les», in­di­ca.

Ma­nuel Martínez re­co­no­ce que a pe­sar de es­tas ad­ver­si­da­des, los ar­qui­tec­tos si­guen mo­ti­va­dos. «Los aman­tes de es­ta pro­fe­sión tan de­nos­ta­da de un tiem­po a es­ta par­te no nos re­sig­na­mos y se­gui­mos arri­man­do Los com­po­nen­tes de Ar­qui­tec­tu­ra e In­terio­ris­mo el hom­bro. Bus­ca­mos nue­vas es­tra­te­gias pa­ra po­der ma­te­ria­li­zar los sue­ños de los clien­tes que se pre­sen­tan en nues­tro es­tu­dio», ase­gu­ra Martínez.

Lle­gan los bro­tes ver­des

Los ar­qui­tec­tos lu­cen­ses tie­nen la es­pe­ran­za de que la si­tua­ción me­jo­re. «Se res­pi­ran ai­res de cam­bio y ya co­mien­za a sa­lir ade­lan­te al­gu­na pe­que­ña pro­mo­ción de vi­vien­das. La so­cie­dad es­tá har­ta de tan­to oír ha­blar de cri­sis y quie­re pa­sar pá­gi­na. No­so­tros co­mo pro­fe­sio­na­les al ser­vi­cio de la so­cie­dad de­be­mos aten­der y sa­ber dar res­pues­ta a sus de­man­das», con­clu­ye

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.