Las jo­yas del ro­má­ni­co lo­cal

Mon­te­rro­so cuen­ta con una ru­ta na­tu­ral y ar­tís­ti­ca en la que emer­gen va­rias igle­sias

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Fiestas De Monterroso - LUIS CON­DE

Cual­quier per­so­na que vi­si­te Mon­te­rro­so pue­de dis­fru­tar de su patrimonio na­tu­ral y pai­sa­jís­ti­co, pe­ro tam­bién tie­ne la opor­tu­ni­dad de re­crear­se en las igle­sias ro­má­ni­cas. El Ayun­ta­mien­to di­se­ñó una ru­ta es­pe­cí­fi­ca pa­ra que los tu­ris­tas vi­si­ten es­tos tem­plos. Es la de­no­mi­na­da Ru­ta do Ro­má­ni­co na Na­tu­re­za. Con­tem­pla un tra­yec­to de do­ce ki­ló­me­tros, y el tiem­po es­ti­ma­do en rea­li­zar­la es de dos ho­ras y me­dia apro­xi­ma­da­men­te.

La ru­ta em­pie­za en la igle­sia de San Mi­guel de Es­po­riz. Es­te tem­plo des­ta­ca por su por­ta­da prin­ci­pal muy ela­bo­ra­da y dig­na de ver. Su ori­gen da­ta de la se­gun­da mi­tad del si­glo XII, aun­que fue re­for­ma­da en el XVI y el pres­bi­te­rio en el si­glo XIX. Cuen­ta con una na­ve rec­tan­gu­lar, con un áb­si­de cua­dra­do y sa­cris­tía co­nec­ta­da con el pres­bi­te­rio. Los mu­ros son de gra­ni­to y cuen­ta con una cu­bier­ta de te­ja a dos aguas.

Des­ta­ca por su por­ta­da prin­ci­pal y de me­dio pun­to, con ar­qui­vol­tas in­te­rio­res, de­co­ra­ción de ar­qui­llos y ban­das en el ex­te­rior, con dos ór­de­nes de co­lum­nas y fus­tes es­tria­dos con bo­las. Los ca­pi­te­les es­tán de­co­ra­dos con for­mas zoo­mor­fas y ve­ge­ta­les.

Des­de Es­po­riz, la ru­ta con­ti­núa en di­rec­ción a Ca­ri­za, don­de se en­cuen­tra un la­va­de­ro y una fuen­te en me­dio de ro­bles, ejem­plo cla­ro del patrimonio et­no­grá­fi­co de la zo­na. En es­te lu­gar co­mien­za el as­cen­so ha­cia A Pe­na da Chou­sa No­va pa­ra lue­go ba­jar por la cues­ta de A Fon­te­la has­ta la ca­rre­te­ra LU-221 y des­de aquí di­ri­gir­se ha­cia la igle­sia de Bi­dou­re­do, otra de las jo­yas del ro­má­ni­co lo­cal.

Igle­sia más an­ti­gua

Des­de es­te tem­plo arran­ca el tu­ris­ta en di­rec­ción a Mo­rei­ra, des­de don­de se as­cien­de al mon­te de A Re­ga, en la pa­rro­quia de San Lo­ren­zo. Aquí emer­ge su igle­sia ro­má­ni­ca, tem­plo más an­ti­guo del mu­ni­ci­pio –año 1127-. Des­ta­can los re­ta­blos de sus ca­pi­llas la­te­ra­les, que son de es­ti­lo neo­clá­si­co. Es­ta ha de ser una pa­ra­da obli­ga­to­ria pa­ra los aman­tes del ar­te ro­má­ni­co ga­lle­go. Ade­más, des­ta­ca por el en­torno en el que se en­cuen­tra ubi­ca­da.

En la par­te tra­se­ra de la ca­pi­lla, el sen­de­ris­ta re­to­ma la ru­ta en di­rec­ción es­te, con gi­ro a la iz­quier­da, pa­ra en­con­trar a unos 765 me­tros un nuevo tem­po. En es­te ca­so es la igle­sia de San­ta Ma­ría de Pe­dra­za. Si bien man­tie­ne su es­truc­tu­ra ro­má­ni­ca, hay que se­ña­lar que fue el tem­plo que más re­for­mas su­frió en el si­glo XIX.

Des­pués de go­zar de es­tas jo­yas ar­qui­tec­tó­ni­cas, el tra­mo fi­nal de la ru­ta es el más in­di­ca­do pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za. Tres ki­ló­me­tros an­tes de lle­gar a la úl­ti­ma pa­ra­da, en la pa­rro­quia de Po­den­te, el sen­de­ris­ta se re­la­ja­rá con un pai­sa­je ar­bo­la­do, del que so­bre­sa­len abe­du­les y ro­bles, que en­ca­jan a la per­fec­ción en un en­torno que tam­bién sur­ca al­gún que otro ria­chue­lo. En es­ta pa­rro­quia de Po­den­te des­ta­ca su pa­zo, un edi­fi­cio de cons­truc­ción ba­rro­ca, que por­ta en sus es­cu­dos las ar­mas de los Sal­ga­do en un mu­ro, y de los Ri­ve­ra en el por­ta­lón de la en­tra­da prin­ci­pal.

Una vez vi­si­ta­do es­te pa­zo, el vi­si­tan­te re­gre­sa al pun­to de par­ti­da, y lo ha­ce co­no­cien­do un po­co más so­bre el ar­te ro­má­ni­co y el patrimonio na­tu­ral del mu­ni­ci­pio.

Por­ta­da de la igle­sia de Es­mo­riz, cons­trui­da en el si­glo XII

El tem­plo de San Lo­ren­zo es el más an­ti­guo del mu­ni­ci­pio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.