La reha­bi­li­ta­ción co­rrec­ta

An­tes de aco­me­ter cual­quier re­for­ma, el in­qui­lino de­be ase­so­rar­se con un buen pro­fe­sio­nal

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Reformas - LUIS CON­DE

Con el pa­so del tiem­po las vi­vien­das van de­te­rio­rán­do­se. Por esa ra­zón en mu­chos ca­sos es ne­ce­sa­rio rea­li­zar una re­for­ma in­te­gral. No obs­tan­te, lle­var a ca­bo es­ta reha­bi­li­ta­ción pa­sa por ha­cer un aná­li­sis ex­haus­ti­vo de las ne­ce­si­da­des que pre­sen­ta el in­mue­ble, así co­mo por te­ner en cuen­ta la si­tua­ción pre­sen­te y fu­tu­ra de quie­nes lo ha­bi­ta­rán. Es­tos fac­to­res son fun­da­men­ta­les pa­ra de­ter­mi­nar la dis­tri­bu­ción del nue­vo es­pa­cio, su acon­di­cio­na­mien­to tér­mi­co y los ma­te­ria­les con los que am­bos pa­sos se van a lle­var a ca­bo.

An­tes de po­ner­se ma­nos a la obra, es im­por­tan­te que el clien­te ten­ga cla­ro el pre­su­pues­to con el que va a con­tar pa­ra lle­var a ca­bo la re­for­ma. En es­te pro­ce­so de de re­no­va­ción to­tal o par­cial de la vi­vien­da es de­ter­mi­nan­te ele­gir co­rrec­ta­men­te al pro­fe­sio­nal que la lle­va­rá a ca­bo, en es­te ca­so el ar­qui­tec­to.

El contrato que fir­me el in­qui­lino pa­ra ha­cer la re­for­ma in­te­gral de la vi­vien­da de­be es­pe­ci­fi­car el con­te­ni­do de los ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les que se con­tra­tan y re­cal­car en el do­cu­men­to las res­pon­sa­bi­li­da­des que re­caen en ca­da una de las par­tes im­pli­ca- das en las obras. Es­tas re­for­mas ge­ne­ra­les con­lle­van el pa­go del im­pues­to so­bre cons­truc­cio­nes, ins­ta­la­cio­nes y obras, y las ta­sas de ur­ba­nis­mo. En ca­so de que sea ne­ce­sa­rio, tam­bién hay que aco­me­ter el abono de ta­sas por ocu­pa­ción de es­pa­cio pú­bli­co. Eso per­mi­ti­rá la ins­ta­la­ción de con­te­ne­do­res de es­com­bros en la ca­lle en la que es­té ubi­ca­da la vi­vien­da.

El sue­lo es un bien es­ca­so y tie­ne un gran cos­te. De ahí que se de­ba apro­ve­char al má­xi­mo el es­pa­cio dis­po­ni­ble de la vi­vien­da, re­dis­tri­bu­yén­do­lo en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio.

Las vi­vien­das se en­cuen­tra ro­dea­das de un en­torno, que im­po­ne una se­rie de con­di­cio­nan­tes des­de el pun­to de vis­ta del sol, rui­do o sus con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. Por esa ra­zón es acon­se­ja­ble que an­tes de ini­ciar el pro­yec­to, el res­pon­sa­ble se reúna con el ad­mi­nis­tra­dor de la fin­ca y ana­li­ce cues­tio­nes re­la­ti­vas a la ba­ja­da de los re­si­duos de de­mo­li­ción, la pro­tec­ción de los ele­men­tos co­mu­nes de la fin­ca en la que se si­túe el in­mue­ble, así co­mo las nor­mas es­té­ti­cas de la ca­sa —en con­cre­to, las puer­tas de en­tra­da a la vi­vien­da y el co­lor de las ven­ta­nas y de las per­sia­nas—.

En el di­se­ño del pro­yec­to de la re­for­ma in­te­gral han de es­tu­diar­se as­pec­tos co­mo la orien­ta­ción y pro­tec­ción so­lar del edi­fi­cio, la iner­cia tér­mi­ca, la ilu­mi­na­ción y la luz na­tu­ral. En la ma­yo­ría de las re­for­mas que se lle­van a ca­bo en la pro­vin­cia, tan­to en vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res co­mo edi­fi­cios, los in­qui­li­nos apues­tas por ener­gías re­no­va­bles.

Elec­ción co­rrec­ta

Pa­ra lo­grar la reha­bi­li­ta­ción co­rrec­ta re­sul­ta fun­da­men­tal ele­gir los ma­te­ria­les más pro­pi­cios y ade­cua­dos, que ade­más se adap­ten a la nor­ma­ti­va del es­pa­cio en la que se ma­te­ria­li­za­rá el pro­yec­to.

Una re­for­ma in­te­gral su­po­ne tras­la­dar a la reali­dad un sue­ño pa­ra el due­ño de la vi­vien­da en la que se aco­me­ten las obras. Por es­ta ra­zón, es­te de­be par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te du­ran­te los cam­bios que se aco­me­tan en ella, así co­mo vi­si­tar de ma­ne­ra re­gu­lar las obras.

FO­TO SI­MÓN BALVÍS

En los úl­ti­mos años se han lle­va­do a ca­bo mu­chas reha­bi­li­ta­cio­nes en el ru­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.