¡Ave pue­blos de Ga­llae­cia!

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Presentación -

Han pa­sa­do más de dos mil años des­de que yo, Paulo Fa­bio Má­xi­mo, le­ga­do del di­vino Cé­sar, fun­dé en su nom­bre la ciu­dad de Lu­cus Au­gus­ti. Hoy re­gre­so y pa­seo en­tre los des­cen­dien­tes de nues­tras tro­pas y de aque­llos va­lien­tes cas­tre­ños, que su­pu­sie­ron un desafío in­clu­so pa­ra Ro­ma, pe­ro con los que fi­nal­men­te apren­di­mos a con­vi­vir mez­clan­do san­gres y li­na­jes.

Con­tem­plo esas mag­ní­fi­cas mu­ra­llas, de­cla­ra­das Pa­tri­mo­nio de to­da la Hu­ma­ni­dad, que pro­te­gen un aco­ge­dor cas­co his­tó­ri­co, alma de esa ciu­dad que man­tie­ne las ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas del tra­za­do ori­gi­nal que di­se­ñé ha­ce ya tan­to tiem­po. Ob­ser­vo el templo de San­ta Eu­la­lia de Bó­ve­da con sus fan­tás­ti­cos fres­cos, los mo­sai­cos que de­co­ra­ban nues­tras do­mus o el Mi­treo, don­de nues­tras tro­pas prac­ti­ca­ban cul­tos ve­ni­dos de orien­te... has­ta se con­ser­va in­tac­to el mo­no­li­to fun­da­cio­nal de aquel cam­pa­men­to que da­ría lu­gar al ac­tual Lu­go.

El pa­so de los si­glos ha aña­di­do a mi que­ri­da ciu­dad ca­pas de his­to­ria, que, co­mo ani­llos de un ár­bol mi­le­na­rio, na­rran una com­ple­ja evo­lu­ción re­ma­ta­da en una ur­be pla­ga­da de rin­co­nes en­can­ta­do­res y una vi­da tran­qui­la, pa­cí­fi­ca, a la som­bra de su ex­tra­or­di­na­ria Ca­te­dral, ex­cep­cio­nal pun­to de par­ti­da pa­ra los pe­re­gri­nos del Ca­mino Pri­mi­ti­vo de Santiago, la pri­me­ra ru­ta a la tum­ba del Após­tol que une Lu­go, Ciu­dad del Sa­cra­men­to, con uno de los des­ti­nos es­pi­ri­tua­les más im­por­tan­tes del mun­do y pa­ra el que Lu­go cuen­ta con su pro­pia cre­den­cial. Mi Lu­cus Au­gus­ti es hoy una ciu­dad ex­tra­or­di­na­ria, que sa­be di­ver­tir­se

co­mo na­die y don­de in­clu­so hay una fuen­te que mana vino ca­da año, el 29 de ju­lio, en un «mi­la­gro» que re­co­noz­co que me ha sor­pren­di­do por ser lla­ma­ti­vo en su sen­ci­llez.

Es­toy muy or­gu­llo­so de lo que los lu­cen­ses han he­cho con nues­tro le­ga­do, y tam­bién de có­mo ce­le­bran la ri­que­za de su he­ren­cia mes­ti­za. En el ini­cio del ter­cer mi­le­nio un gru­po de hos­te­le­ros del cas­co his­tó­ri­co ideó una fies­ta, el Ar­de Lu­cus, pen­sa­da pa­ra con­me­mo­rar el pa­sa­do ro­mano y cas­tre­ño de Lu­go en la mágica no­che de San Juan. Es­ta ce­le­bra­ción ha cre­ci­do tan­to que aho­ra tie­ne en­ti­dad pro­pia y cuen­ta con sus fe­chas es­pe­cí­fi­cas. Se ha re­co­no­ci­do co­mo de In­te­rés Tu­rís­ti­co Au­to­nó­mi­co y Na­cio­nal, y en so­lo tres lus­tros ha lle­ga­do

a ser una de las ci­tas más im­por­tan­tes de Ga­li­cia, ri­va­li­zan­do con las mis­mí­si­mas fies­tas pa­tro­na­les de San Froi­lán. Eso so­lo se ex­pli­ca por la in­com­pa­ra­ble im­pli­ca­ción de una ciu­da­da­nía que se ca­rac­te­ri­za (nun­ca se dis­fra­za) re­cu­pe­ran­do la épo­ca de Augusto.

Ha su­pues­to tam­bién el re­sur­gi­mien­to de pro­fe­sio­nes que es­ta­ban en de­ca­den­cia y cu­ya su­per­vi­ven­cia se ga­ran­ti­za gra­cias a los me­ses de tra­ba­jo que su­po­ne ca­da edi­ción del Ar­de Lu­cus. Du­ran­te to­do el año ar­te­sa­nos, mo­dis­tas, car­pin­te­ros, es­cul­to­res, jo­ye­ros o he­rre­ros tra­ba­jan pa­ra cris­ta­li­zar to­das esas ener­gías en el fin de se­ma­na de la fies­ta, con una ca­li­dad, pre­ci­sión y ri­gor his­tó­ri­co que me­jo­ra año a año.

Y qué de­cir de esas die­ci­sie­te in­can­sa­bles

aso­cia­cio­nes que, con el apo­yo del Ayun­ta­mien­to de Lu­go, ha­cen po­si­ble la gran­de­za de es­ta ce­le­bra­ción. Su ti­tá­ni­co es­fuer­zo se ve re­com­pen­sa­do con la pro­yec­ción que nues­tro que­ri­do Lu­cus Au­gus­ti lo­gra edi­ción tras edi­ción. A es­tas agru­pa­cio­nes, alma, corazón y vi­da de la fies­ta, de­di­ca­mos es­tas pá­gi­nas, pues­to que no hay me­jor for­ma de des­cu­brir el Ar­de Lu­cus que a tra­vés de los ojos de sus pro­ta­go­nis­tas.

Ter­mino es­tas pa­la­bras con una in­vi­ta­ción pa­ra que to­dos acu­dáis al Ar­de Lu­cus, una fies­ta de her­ma­na­mien­to en­tre dos cul­tu­ras, la ro­ma­na y la cas­tre­ña, un fo­co de di­ver­sión, y un cri­sol de apren­di­za­je y en­ten­di­mien­to.

¡Vi­va Lu­cus Au­gus­ti! ¡Vi­va el Ar­de Lu­cus! ¡Vi­va Lu­go!

FO­TO ÓS­CAR CE­LA

Ini­cio del Ar­de Lu­cus del 2017 an­te la es­ta­tua del Cé­sar en­tre­gan­do el le­ga­do a Pa­blo Fa­bio Má­xi­mo pa­ra fun­dar Lu­cus Au­gus­ti. En la fo­to su­pe­rior, el mo­no­li­to fun­da­cio­nal de la ciu­dad, que se ex­po­ne en el Mu­seo In­ter­ac­ti­vo de His­to­ria de Lu­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.