La última gran sa­la de fies­tas

Rosa Lar de Ri­ba­deo es la úni­ca dis­co­te­ca des­de Ovie­do has­ta As Pon­tes

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Rosa Lar - A.Q.

Rosa Lar. Un nom­bre que for­ma par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de gallegos y as­tu­ria­nos. La última de las gran­des sa­las de fies­tas, la úni­ca que que­da des­de Ovie­do has­ta As Pon­tes si­gue en ple­na for­ma en Ri­ba­deo. Su es­ce­na­rio fue pi­sa­do el si­glo pa­sa­do por pri­me­ras fi­gu­ras de la can­ción, des­de Ju­lio Igle­sias al más exi­to­so Juan Par­do. To­do era po­si­ble en el Rosa Lar, don­de se fra­gua­ron mi­les de ro­man­ces, de ma­tri­mo­nios y pa­re­jas.

Pe­ro eso es pa­sa­do, por­que en el pre­sen­te el Rosa Lar si­gue en ple­na for­ma, des­de ha­ce nue­ve años bajo la ges­tión de dos hos­te­le­ros, Ma­nuel Ye­bra y Mar­cos Quin­ta­na, que se ani­ma­ron a dar el pa­so de co­ger la sa­la de fies­tas y la ca­fe­te­ría ane­xa, del mis­mo nom­bre, y re­vi­ta­li­zar­la, «aun­que con­ser­van­do el pú­bli­co que te­nía, si­guien­do la mis­ma lí­nea, sin es­pe­cu­lar», apun­ta Mar­cos Quin­ta­na.

Hoy sá­ba­do, el Rosa Lar, ya en su nue­va tem­po­ra­da, ce­le­bra su aniver­sa­rio. Y lo ha­ce co­mo siem­pre, con mú­si­ca y di­ver­sión.

Con el pa­so de los años, la sa­la de fies­tas Rosa Lar si­gue sor­pren­dien­do por sus di­men­sio­nes, ca­li­dad y ca­rac­te­rís­ti- cas. Con sus más de ocho­cien­tos me­tros cua­dra­dos de plan­ta, con dos pi­sos, es­ce­na­rio, ca­me­ri­nos, una am­plia zo­na de so­fás pro­pi­cia pa­ra to­mar una co­pa, con ser­vi­cio de ban­de­ja y con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar a unas 2.000 per­so­nas. Unas ins­ta­la­cio­nes co­mo ya no se ha­cen, he­re­de­ras de los tiem­pos de glo­ria de los gran­des bai­les y dis­co­te­cas, de las que el Rosa Lar es el úl­ti­mo re­pre­sen­tan­te.

Con Ri­ba­deo en un cru­ce de ca­mi­nos, la sa­la de fies­tas Rosa Lar se con­vier­te en una su­ge­ren­te pro­pues­ta pa­ra cen­te­na­res de per­so­nas que acu­den ca­da sá­ba­do por la no­che a dis­fru­tar de la mú­si­ca y de las or­ques­tas. Hoy vol­ve­rán a ha­cer­lo, cuan­do abra sus puer­tas a las 22.00 ho­ras, has­ta so­bre las cua­tro de la ma­dru­ga­da.

«Lle­va­mos nue­ve años y el ba­lan­ce es muy po­si­ti­vo. Re­cuer­do que la pri­me­ra or­ques­ta que con­tra­ta­mos fue Océano y des­de en­ton­ces no pa­ra­mos», apun­ta Ma­nuel Ye­bra.

«Ca­da año tra­ta­mos de me­jo­rar, vien­do lo que le gus­ta mas al pú­bli­co y tra­tan­do de com­pla­cer­lo. A un pú­bli­co que, por cier­to, ca­da vez es más jo­ven», aña­de Mar­cos Quin­ta­na.

FO­TO MI­GUEL

La gran pis­ta de bai­le del Rosa Lar, al po­co de ini­ciar­se la se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.