La ce­tre­ría se ha­ce chai­re­ga

El te­cor Te­rra Chá crea una sec­ción pa­ra po­ten­ciar la ac­ti­vi­dad en la zo­na

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial1 - - Caza - X.M.PA­LA­CIOS

La Te­rra Chá, con sus am­plios es­pa­cios, pue­de va­ler pa­ra mu­chas ac­ti­vi­da­des. Una de ellas, has­ta aho­ra con po­ca pre­sen­cia en la zo­na, es la ce­tre­ría. Tan­to se pre­ten­de po­ten­ciar que el te­cor Te­rra Chá ha crea­do una sec­ción pa­ra esa fa­ce­ta y pre­vé rea­li­zar ac­ti­vi­da­des pró­xi­ma­men­te.

De esa sec­ción se ocu­pa el vi­lal­bés Jo­sé Gui­zán, que, re­cuer­da, se ini­ció en esa afi­ción ha­ce seis años tras ha­ber pa­sa­do mu­cho tiem­po so­ñan­do con ella. La crea­ción de la sec­ción lo lle­va a ha­blar de la ce­tre­ría con un co­no­ci­mien­to de cau­sa que no ocul­ta to­da la pa­sión que po­ne en es­ta afi­ción. En pri­mer lu­gar, sub­ra­ya, es no­ve­do­so que se de­ci­da po­ten­ciar la sec­ción de ce­tre­ría en un te­cor. En se­gun­do, ex­pli­ca, zo­nas de Te­rra Chá co­mo Vei­ga de Pu­mar (Cos­pei­to) son muy in­di­ca­das pa­ra prac­ti­car­la, co­mo tam­bién lo es, di­ce, la co­mar­ca ou­ren­sa­na de A Li­mia.

Las aves que se em­plean en ce­tre­ría son va­rias y cam­bian de unos mo­dos de ca­za a otros, igual que son dis­tin­tas las pie­zas que se aba­ten con ca­da sis­te­ma. Con águi­las y con azo­res se pue­den ca­zar co­ne­jos, per­di­ces, cuer­vos y ga­vio­tas; con los hal­co­nes, so­lo pie­zas de plu­ma, co­mo co­ne­jos, per­di­ces o tor­ca­ces.

Los sis­te­mas son va­rios: al­ta­ne­ría, mano por mano y bajo vue­lo. El pri­me­ro, ex­pli­ca Gui­zán, con­sis­te en sol­tar el hal­cón pa­ra que to­me al­tu­ra y se lan­ce so­bre la presa, que pue­de ser una per­diz o un pa­to. Con el se­gun­do se suel­ta el ani­mal tras di­vi­sar la presa. El ter­ce­ro, en el que sue­le em­plear­se el azor, tie­ne co­mo par­ti­cu­la­ri­dad que el ave se lle­va en la mano mien­tras se bus­ca la ca­za, sol­tán­do­la cuan­do apa­re­ce al­gu­na pie­za —una per­diz o un co­ne­jo, por ejem­plo—.

La prác­ti­ca es­tá bas­tan­te ex­ten­di­da en Ga­li­cia, co­men­ta Gui­zán. El he­cho de que exis­ta una so­cie­dad ga­lle­ga de­di­ca­da a esa ac­ti­vi­dad pa­re­ce un cla­ro ejem­plo. Si se tie­ne en cuen­ta que hay unos 130 so­cios, tam­bién se re­fuer­za esa im­pre­sión. No obs­tan­te, hay tam­bién otro dato que re­ve­la la po­ca im­plan­ta­ción de es­ta afi­ción en Lu­go: ape­nas me­dia do­ce­na de so­cios son lu­cen­ses.

Pon­te­ve­dra es la pro­vin­cia ga­lle­ga en la que es­ta afi­ción es­tá más arrai­ga­da. Sin em­bar­go, la apues­ta del te­cor Te­rra Chá es fir­me, co­mo lo de­mues­tra el he­cho de que se van a ce­le­brar pró­xi­ma­men­te char­las en co­le­gios de la co­mar­ca: las pri­me­ras ten­drán lu­gar en Fei­ra do Mon­te y en Cas­tro de Ri­bei­ras de Lea, y se pre­vé con­ti­nuar­las des­pués.

Los que se ini­cien en la ac­ti­vi­dad de­ben con­tac­tar con al­guien que se­pa, pe­ro ade­más po­ner­se en con­tac­to con al­gu­na em­pre­sa de te­le­me­tría. Esas fir­mas, afir­ma Gui­zán, tie­nen lo­ca­li­za­do­res pa­ra que no se des­pis­ten las aves.

Es­ta ac­ti­vi­dad tie­ne ade­más una ven­ta­ja que le sir­ve pa­ra sub­ra­yar el arrai­go y el pres­ti­gio so­cial de la ce­tre­ría: es­tá de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de la hu­ma­ni­dad.

La zo­na tie­ne es­ce­na­rios apro­pia­dos pa­ra es­ta prác­ti­ca

La afi­ción se ex­pli­ca­rá a jó­ve­nes con char­las en va­rios co­le­gios

FO­TO ADRIÁN GONZÁLEZ

Prue­ba de ce­tre­ría ce­le­bra­da en el mon­te Iroi­te (Boi­ro) en oc­tu­bre del 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.