Es­cri­be Mons.

Luis Án­gel de las Heras, Obis­po de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial2 - - Portada -

Lle­gan los me­ses es­ti­va­les para dar­nos un res­pi­ro en el tras­cur­so del año o pre­ci­sa­men­te tra­ba­jar más por­que la cir­cuns­tan­cia lo re­quie­re o lo per­mi­te. Co­mo ocu­rre to­dos los ve­ra­nos, ha­brá quien pla­ni­fi­que con ilu­sión le­ja­nas es­ca­pa­das, quien no va­ya muy le­jos, quien de­di­que tiem­po y es­fuer­zo para es­tar con sus se­res que­ri­dos… En cual­quier ca­so se nos brin­da la opor­tu­ni­dad de abrir un es­pa­cio de des­can­so, pues siem­pre lo ne­ce­si­ta­mos. Je­sús, cuan­do se da cuen­ta de que sus dis­cí­pu­los no tie­nen tiem­po ni para co­mer, les in­vi­ta a des­can­sar (cf Mc 6,31). Ellos, un po­co an­tes, han com­par­ti­do con el Maes­tro sus obras y en­se­ñan­zas, han eva­lua­do su tra­ba­jo por el Reino. Han cons­ta­ta­do que “la mies es mu­cha, pe­ro los obre­ros po­cos” (Mt 9,37; Lc 10,2). Ir a un lu­gar so­li­ta­rio, apar­ta­do, para des­can­sar con Je­sús es un pro­yec­to atra­yen­te. La pro­pues­ta tu­vo que cautivar a los dis­cí­pu­los, can­sa­dos y des­bor­da­dos por la ne­ce­si­dad de cu­ra­ción, de amor, de paz, de mi­se­ri­cor­dia, de ale­gría y de es­pe­ran­za de tan­ta gen­te que acu­día a ellos o en­con­tra­ban por los ca­mi­nos. El pri­mer plan del ve­rano de­be ser pro­cu­rar el des­can­so ne­ce­sa­rio y fa­ci­li­tar que los de­más lo ten­gan. Oja­lá po­da­mos se­cun­dar la in­vi­ta­ción de Je­sús para ir a un lu­gar apar­ta­do y en­con­trar­nos me­jor con Él, ade­más de de­di­car ca­da día un tiem­po su­fi­cien­te a la ora­ción y a la lec­tu­ra de la Pa­la­bra de Dios. Ese el me­jor mo­do de al­can­zar con­sue­lo, es­par­ci­mien­to, ali­vio de cual­quier car­ga pe­sa­da que nos dé paz y ale­gría. A ello con­tri­bui­rán las fies­tas que dis­fru­ta­re­mos en ho­nor de los san­tos y, so­bre to­do, de la Vir­gen María. En nues­tra dió­ce­sis de Mon­do­ñe­doFe­rrol in­vo­ca­da co­mo su pa­tro­na, Ntra. Sra. de los Re­me­dios. Que­ri­da e im­plo­ra­da des­de la vi­da ma­ri­ne­ra ba­jo la ad­vo­ca­ción del Car­men y San­ta María del Mar. Igual­men­te fa­vo­re­ce­rá ese buen plan ve­ra­nie­go rea­li­zar una ge­ne­ro­sa hos­pi­ta­li­dad, pues­to que son mu­chos quie­nes vie­nen por ra­zo­nes fa­mi­lia­res o sen­ci­lla­men­te bus­can­do un buen des­tino tu­rís­ti­co. Re­quie­ren una men­ción es­pe­cial los pe­re­gri­nos del Ca­mino de San­tia­go. Ca­da vez po­de­mos es­me­rar­nos más en la hos­pi­ta­li­dad dio­ce­sa­na con ellos a su pa­so por nues­tras pa­rro­quias. Que en­cuen­tren igle­sias abier­tas para re­zar, en­co­men­dar­se a la Vir­gen María, al Após­tol San­tia­go… y pe­dir la ben­di­ción del Se­ñor. Que ten­gan cuan­to ne­ce­si­ten. Que re­ci­ban nues­tro sa­lu­do y apre­cio cris­tia­nos, de pa­la­bra y de co­ra­zón, para fa­vo­re­cer que su ca­mino les lle­ve a dis­fru­tar una vi­da abun­dan­te en la bús­que­da y el en­cuen­tro con Dios. Así, en­tre “ta­reas de des­can­so”, vi­va­mos el evan­ge­lio de la paz en un mun­do sal­pi­ca­do por el mie­do y las ame­na­zas, con nue­vas he­ri­das que se su­man a las que no ter­mi­nan de ci­ca­tri­zar. Vi­vién­do­lo, sea­mos men­sa­je­ros del evan­ge­lio de la paz co­mo di­ce el pro­fe­ta Isaías: “¡Qué her­mo­sos son, so­bre los mon­tes, los pies del que trae bue­nas nue­vas; del que pro­cla­ma la paz, del que anun­cia bue­nas no­ti­cias…” (Is 52,7) ¡Qué her­mo­so se­rá anun­ciar la paz a ca­da pa­so del ve­rano! Una paz que en­cie­rra los bie­nes que ne­ce­si­ta­mos y que ale­gra y mue­ve el co­ra­zón hu­mano. Sa­be­mos que al lle­gar Je­sús con sus dis­cí­pu­los a aquel lu­gar apar­ta­do, las ur­gen­cias y ne­ce­si­da­des de la mies abun­dan­te des­ba­ra­tan los pla­nes de des­can­so. El buen pas­tor se con­mue­ve vién­do­los “co­mo ove­jas sin pas­tor” (Mc 6,34) y se po­ne a su ser­vi­cio has­ta el ex­tre­mo. Cuan­do ya pa­re­ce que no se pue­de ha­cer más y es ho­ra de des­pe­dir a la gen­te, se ce­le­bra un ban­que­te que sa­cia una mul­ti­tud (cf Mc 6, 3444). En me­dio del des­can­so, hoy tam­bién nos di­ce Je­sús: “Dad­les vo­so­tros de co­mer” (Mc 6, 37), dad­les vo­so­tros la paz y la ale­gría. cuer­do de un he­cho del pa­sa­do, sino la vi­ven­cia ac­tual de la pre­sen­cia ac­tuan­te del Es­pí­ri­tu San­to en la Igle­sia y en ca­da bau­ti­za­do. De­be­mos dar­nos cuen­ta de es­te he­cho de fe que nos re­nue­va, alien­ta y for­ta­le­ce con una vi­da abun­dan­te (cf Jn 10,10). Co­mo di­ce la cons­ti­tu­ción pas­to­ral Gau­dium et Spes en su pri­mer nú­me­ro, es­ta­mos se­gu­ros de que la co­mu­ni­dad cris­tia­na es­tá in­te­gra­da por per­so­nas que, reu­ni­das en Cris­to y guia­das por el Es­pí­ri­tu San­to en su pe­re­gri­nar ha­cia el reino del Pa­dre, han re­ci­bi­do la bue­na nue­va de la sal­va­ción para co­mu­ni­car­la a to­dos (cf GS 1). El Se­ñor va lle­gan­do a to­das las gen­tes, a su mo­do, y cuen­ta con ca­da per­so­na y el con­jun­to de la Igle­sia par­ti­cu­lar de Mon­do­ñe­do-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.