Dio­ce­se:

Pi­lar Lou­ri­do. Pe­da­go­ga y miem­bro del Ser­vi­cio dio­ce­sano de MCS

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial2 - - Portada - Pi­lar Lou­ri­do

Juan Carlos Ro­drí­guez es mi­sio­ne­ro cla­re­tiano y di­rec­tor de la Mi­sión Ca­tó­li­ca de Len­gua Es­pa­ño­la del Can­tón de Zú­rich (Suiza). Se en­car­ga de la pas­to­ral en Win­tert­hur y -con otros dos mi­sio­ne­ros cla­re­tia­nos- ani­ma la vi­da de la Mi­sión. Le co­no­ce­mos por su ta­rea pas­to­ral en la Dió­ce­sis de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol en­tre 2006 y 2011. Des­de que se tras­la­dó a Zú­rich le po­de­mos se­guir a tra­vés de su per­fil de fa­ce­book, co­no­cien­do una ta­rea de la Igle­sia que es po­co co­no­ci­da para mu­chos de no­so­tros:

DUMIO: Juan Carlos, ¿qué es la Mi­sión Cá­to­li­ca de Len­gua Es­pa­ño­la?

Se tra­ta de un ser­vi­cio pas­to­ral para los emi­gran­tes. Fun­cio­na “co­mo si” fue­ra una pa­rro­quia pe­ro es­tá di­ri­gi­do a to­das las per­so­nas de len­gua his­pa­na que lle­gan a es­ta tie­rra y vi­ven en cual­quier rin­cón del Can­tón de Zú­rich. So­mos co­mo un pe­que­ño fa­ro, un lu­gar de en­cuen­tro, una mano ten­di­da…

DUMIO: Es­ta mi­sión ¿es es­pe­cí­fi­ca de los mi­sio­ne­ros cla­re­tia­nos? (te­ne­mos a Ar­tu­ro Mui­ño en Pa­rís...)

No. No es es­pe­cí­fi­ca de los Mi­sio­ne­ros Cla­re­tia­nos; lo que ocu­rre es que en nues­tras op­cio­nes co­mo evan­ge­li­za­do­res he­mos que­ri­do es­tar cer­ca de la reali­dad de los emi­gran­tes y por ello te­ne­mos co­mu­ni­da­des al ser­vi­cio de la emi­gra­ción en Fran­cia y aquí en Suiza (co­mo tu­vi­mos tam­bién has­ta ha­ce unos años en Ale­ma­nia).

DUMIO: ¿Quié­nes par­ti­ci­pan en la Mi­sión Ca­tó­li­ca? ¿Es una aten­ción es­pe­cí­fi­ca a la reali­dad de po­bla­ción emi­gran­te en esa zo­na?

A la Mi­sión se acer­can per­so­nas de len­gua his­pa­na de Es­pa­ña y de los di­fe­ren­tes paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Las ofi­ci­nas de la Mi­sión en Zú­rich, Klo­ten o Win­tert­hur son lu­gar de aco­gi­da, es­cu­cha y orien­ta­ción; so­bre to­do, para los re­cién lle­ga­dos por­que el cho­que con la nue­va reali­dad (len­gua, cul­tu­ra, es­ti­lo de vi­da…) es siem­pre fuer­te. Mu­cha gen­te des­pués del pri­mer con­tac­to se va in­te­gran­do en los gru­pos de la Mi­sión para vi­vir la fe des­de sus raí­ces, para for­mar­se, para se­guir cre­cien­do co­mo cris­tia­nos…

DUMIO: ¿Se vi­ve con más fuer­za la re­li­gio­si­dad en es­ta co­mu­ni­dad?

Cuan­do uno es­tá le­jos de su pa­tria, de su cul­tu­ra, de su mun­do ocu­rre que, o bien uno se “pier­de” en la nue­va reali­dad, con el pe­li­gro de que se de­bi­li­ten los va­lo­res re­li­gio­sos que traía o, por el con­tra­rio, se bus­ca con más ga­nas e in­ten­si­dad la ma­ne­ra de se­guir vi­vien­do y cul­ti­van­do las va­lo­res per­so­na­les. Las Mi­sio­nes son una opor­tu­ni­dad es­tu­pen­da que fa­ci­li­ta al que emi­gra po­der cul­ti­var lo que lle­va en su co­ra­zón. Es­ta­mos agra­de­ci­dos a es­ta igle­sia suiza que res­pal­da la la­bor de más de 20 mi­sio­nes de len­gua ex­tran­je­ra, co­mo la nues­tra.

DUMIO: ¿Có­mo es­tá sien­do es­ta ex­pe­rien­cia para ti? ¿Es un re­to de nue­va evan­ge­li­za­ción?

Ca­da día me sien­to in­ter­pe­la­do por los mie­dos de los que es­tán aquí sin pa­pe­les, por la in­se­gu­ri­dad del que no en­cuen­tra un tra­ba­jo, por las di­fi­cul­ta­des del que se arries­gó a ve­nir con lo pues­to, por los abu­sos que se dan… Y me sien­to es­pe­ran­za­do por las re­des de apo­yo que va­mos crean­do, por las ini­cia­ti­vas en fa­vor de la in­te­gra­ción, por tan­tos cre­yen­tes que lle­van ade­lan­te el día a día de la Mi­sión… Con mis com­pa­ñe­ros de co­mu­ni­dad y con ellos nos plan­tea­mos có­mo res­pon­der me­jor a las ne­ce­si­da­des que sur­gen y có­mo ser ex­pre­sión vi­va de Evan­ge­lio en es­ta so­cie­dad, en es­ta cul­tu­ra, en es­ta igle­sia suiza.

DUMIO: El pa­sa­do mes ha­béis te­ni­do al obis­po de Mon­do­ñe­doFe­rrol...

Su pre­sen­cia en­tre no­so­tros ha si­do un re­ga­lo. Un re­ga­lo de cer­ca­nía para el gru­po de jó­ve­nes y adul­tos a los que ad­mi­nis­tró el sa­cra­men­to de la Con­fir­ma­ción. Un re­ga­lo por su pa­la­bra un­gi­da, un re­ga­lo por el es­pí­ri­tu mi­sio­ne­ro y por el áni­mo evan­ge­li­za­dor que tras­mi­te. ¡Gra­cias por ‘pres­tár­nos­lo’!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.