Una car­ta para ti

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial2 - - Dumio - Jo­sé Luis Pi­ni­lla Mar­tin s.j. Di­rec­tor del Se­cre­ta­ria­do de Mi­gra­cio­nes de la CEE

2017. En­cuen­tran muer­to a un po­li­zón emi­gran­te en un bar­co de Cos­ta de Marfil y atra­ca­do en A Po­bra. 2014. Un hom­bre ha apa­re­ci­do muer­to en el te­ja­do de un co­mer­cio de Lon­dres. Era un emi­gran­te es­con­di­do en el tren de ate­rri­za­je y caí­do des­de un avión que ve­nía de Sudáfrica (¡13.000 ki­ló­me­tros!) y a pun­to de ate­rri­zar en Heath­row. Ahí, (¿lo sa­ben?) fal­ta oxí­geno y las tem­pe­ra­tu­ras son ba­jo ce­ro. De es­te hom­bre no sa­be­mos su nom­bre. Etc., etc. Y si­go mi­ran­do ha­cia atrás. Me voy a 1999. Es de­cir, ha­ce “tan so­lo” quin­ce años. Un su­ce­so pa­re­ci­do. En Bru­se­las. De es­tos sí sa­be­mos su nom­bre y edad. Se lla­ma­ban Ya­gui­ne Koi­ta de 14 años y Fo­dé Toun­ka­ra de 15 años. Es­tu­dian­tes de Gui­nea-Co­nakry. Mu­rie­ron con­ge­la­dos en el tren de ate­rri­za­je de un avión que les lle­va­ba, clan­des­ti­nos, al co­ra­zón de Eu­ro­pa. Aun­que iban muy abri­ga­dos, no pu­die­ron re­sis­tir las ba­jí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras (en­tre 40 y 55 gra­dos ba­jo ce­ro). Fue­ron los au­to­res de una car­ta de sen­ci­llez y cla­ri­vi­den­cia ad­mi­ra­bles, una au­tén­ti­ca bo­fe­ta­da a los in­to­le­ran­tes. Se la re­co­gie­ron abrien­do su mano apre­ta­da con­tra el co­ra­zón. La pu­de leer ha­ce po­co en Ga­li­cia, en las dió­ce­sis de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol y San­tia­go de Com­pos­te­la, an­te gen­te que sa­be prac­ti­car muy bien la hos­pi­ta­li­dad. Es su se­ña de iden­ti­dad. Ca­si llo­ra­ba al leer­la de nue­vo. Veía mi­ra­das aco­ge­do­ras y sen­si­bles… Es­te es el tex­to: “Ex­ce­len­cias, Se­ño­res miem­bros y res­pon­sa­bles de Eu­ro­pa. Te­ne­mos el ho­no­ra­ble pla­cer y la gran con­fian­za de es­cri­bir­les es­ta car­ta para ha­blar­les del ob­je­ti­vo de nues­tro via­je y del su­fri­mien­to que pa­de­ce­mos los ni­ños y los jó­ve­nes de Áfri­ca. Pe­ro, an­te to­do, les pre­sen­ta­mos nues­tros sa­lu­dos más de­li­cio­sos, ado­ra­bles y res­pe­tuo­sos con la vi­da. Con es­te fin, sean us­te­des nues­tro apo­yo y nues­tra ayu­da. Son us­te­des para no­so­tros, en Áfri­ca, las per­so­nas a las que hay que pe­dir so­co­rro. Les su­pli­ca­mos, por el amor de su con­ti­nen­te, por el sen­ti­mien­to que tie­nen us­te­des ha­cia nues­tro pue­blo y, so­bre to­do, por la afi­ni­dad y el amor que tie­nen us­te­des por sus hi­jos a los que aman para to­da la vi­da. Ade­más, por el amor y la ti­mi­dez de su crea­dor, Dios to­do­po­de­ro­so que les ha da­do to­das las bue­nas ex­pe­rien­cias, ri­que­zas y po­de­res para cons­truir y or­ga­ni­zar bien su con­ti­nen­te para ser el más be­llo y ad­mi­ra­ble en­tre to­dos. Se­ño­res miem­bros y res­pon­sa­bles de Eu­ro­pa, es a su so­li­da­ri­dad y a su bon­dad a las que gri­ta­mos por el so­co­rro de Áfri­ca. Ayú­den­nos, su­fri­mos enor­me­men­te en Áfri­ca, te­ne­mos pro­ble­mas y ca­ren­cias en el plano de los de­re­chos del ni­ño”. La he vuel­to a leer en Ro­ma. Por­que es una car­ta que atra­vie­sa el tiem­po y lo ta­la­dra. En un Se­mi­na­rio so­bre mi­gran­tes, re­fu­gia­dos y víc­ti­mas de la tra­ta don­de nos in­vi­ta­ron al Pre­si­den­te es­pa­ñol de la Co­mi­sión de Mi­gra­cio­nes y a un ser­vi­dor, jun­to a 36 de­le­ga­dos de 21 Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les, re­pre­sen­tan­tes de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do y de las Mi­sio­nes en Nue­va York y Gi­ne­bra, jun­to a la Sec­ción de Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos, del Di­cas­te­rio ins­ti­tui­do por el Pa­pa Fran­cis­co. Allí se dio es­pe­cial im­por­tan­cia a la pre­pa­ra­ción de los de­no­mi­na­dos ‘Glo­bal Com­pacts 2018’. Dos pac­tos glo­ba­les que la co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal se pro­po­ne adop­tar du­ran­te el año 2018, para con­cor­dar cri­te­rios bá­si­cos para una mi­gra­ción in­ter­na­cio­nal se­gu­ra, re­gu­lar y res­pon­sa­ble. La igle­sia quie­re ha­blar. In­ci­dir pro­fé­ti­ca­men­te an­te Go­bier­nos y Es­ta­dos. Oja­lá lo ha­ga­mos tan sen­ci­lla­men­te co­mo lo hi­cie­ron esos chi­qui­llos en esa car­ta que lue­go lle­vé a la Au­dien­cia del Pa­pa. Que­ría que la ben­di­je­ra. Y lo hi­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.