MÁS CA­LOR

La apues­ta por la ae­ro­ter­mia y la geo­ter­mia ya es una reali­dad en la pro­vin­cia

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial2 - - Portada - LUIS CON­DE

Las fuen­tes de ener­gía al­ter­na­ti­vas, entre las que des­ta­can la geo­ter­mia y la ae­ro­ter­mia, son ca­da vez más atrac­ti­vas para los usua­rios tan­to en vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res co­mo en edi­fi­cios. Una de las ra­zo­nes que ha­cen que los lu­cen­ses co­mien­cen a in­cli­nar­se por ellas es el con­ti­nuo au­men­to en el pre­cio de los com­bus­ti­bles tra­di­cio­na­les. La na­tu­ra­le­za ofre­ce nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des ba­ra­tas y eco­ló­gi­cas de pro­du­cir ca­lor. Las bom­bas de ca­lor usan la ener­gía que la na­tu­ra­le­za pro­por­cio­na de ma­ne­ra gratuita.

Una de las fir­mas que más es­tá apos­tan­do por es­te ti­po de ener­gía es Ins­ta­la­cio­nes Sior, cu­yo ge­ren­te, Má­xi­mo Rois, es un fir­me de­fen­sor de las re­no­va­bles. «En Lu­go es­ta­mos vien­do có­mo la gen­te co­mien­za a con­cien­ciar­se de la im­por­tan­cia tan­to de la ae­ro­ter­mia co­mo de la geo­ter­mia. Son ener­gías re­no­va­bles que per­mi­ten aho­rrar y aho­ra que el cam­bio cli­má­ti­co es una reali­dad, son las idó­neas por­que respetan el me­dio am­bien­te», se­ña­la Má­xi­mo Rois.

Las bom­bas de ca­lor en la ae­ro­ter­mia co­gen el ca­lor del ai­re, trans­for­mán­do­lo en agua ca­lien­te, mien­tras que en la geo­ter­mia lo to­man de la tie­rra. Am­bas fór­mu­las son similares, si bien en la pri­me­ra la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re va­ría, mien­tras que en la se­gun­da se man­tie­ne cons­tan­te. «Por las ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas, con­si­de­ro que en la pro­vin­cia la más ade­cua­da es la ae­ro­ter­mia. Es­ta­mos ha­blan­do de una ins­ta­la­ción que si bien es más ca­ra que las con­ven­cio­na­les, ten­go que de­cir que se amor­ti­za en cin­co años», aña­de Rois.

Usan­do las ener­gías re­no­va­bles, el usua­rio aho­rra. Por lo que res­pec­ta a la cuan­tía, to­do de­pen­de­rá en ma­yor o me­nor me­di­da de las ca­rac­te­rís­ti­cas del in­mue­ble en el que se ins­ta­le el sis­te­ma. «En un edi­fi­cio co­mo el que se cons­tru­yó en San Mar­cos, es­ta­mos ha­blan­do de un aho­rro de 5.000 eu­ros anua­les en con­su­mo. Si nos re­fe­ri­mos a una vi­vien­da uni­fa­mi­liar, el usua­rio aho­rra­rá en torno a los 1.100 eu­ros», in­di­ca Má­xi­mo Rois.

Más ven­ta­jas

Es­tas fuen­tes de ener­gía re­no­va­bles son más se­gu­ras y más có­mo­das. «Su uso es muy fá­cil, por­que co­nec­tas el ter­mos­ta­to y te ol­vi­das. La gen­te se ha da­do cuen­ta de que es­ta­mos ha­blan­do de un aho­rro en el con­su­mo de entre el 40 y el 45%», se­ña­la Rois.

En es­te ti­po de vi­vien­das e in­mue­bles, la cer­ti­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca me­jo­ra. «Es­to in­flu­ye en que su va­lor au­men­ta­rá en ca­so de que la que­ra­mos po­ner a la ven­ta. Cuan­do ha­bla­mos del res­pe­to al me­dio am­bien­te po­de­mos de­cir que se in­cre­men­ta en un 70% con res­pec­to a otro ti­po de ener­gías», di­ce.

El ge­ren­te de Ins­ta­la­cio­nes Sior lo tiene cla­ro. «El fu­tu­ro pa­sa por las ener­gías re­no­va­bles. Con­si­de­ro que es lo más sen­sa­to, y es por esa ra­zón por la que no­so­tros con­ti­nua­mos es­pe­cia­li­zán­do­nos en ellas. Es la apues­ta de Ins­ta­la­cio­nes Sior», con­clu­ye Má­xi­mo Rois.

El uso de la ae­ro­ter­mia y la geo­ter­mia va en au­men­to en la pro­vin­cia.

FOTO CAR­ME­LA QUEIJEIRO

La lle­ga­da del frío pro­vo­ca la pues­ta a pun­to de las ca­le­fac­cio­nes en los in­mue­bles y en las vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res

FOTO SIOR

Ins­ta­la­ción ae­ro­tér­mi­ca en una vi­vien­da uni­fa­mi­liar de Ou­tei­ro de Rei

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.