La pro­pie­dad en bue­nas ma­nos

El ges­tor de fin­cas es un pro­fe­sio­nal que ase­so­ra y ad­mi­nis­tra los bie­nes inmuebles

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial2 - - Portada - LUIS CON­DE

To­da fin­ca ne­ce­si­ta ser co­rrec­ta­men­te ges­tio­na­da. Es­ta res­pon­sa­bi­li­dad per­te­ne­ce al presidente de la co­mu­ni­dad. No obs­tan­te, se per­mi­te la con­tra­ta­ción de un ter­ce­ro, un ges­tor de fin­cas. Es­ta op­ción es la más re­co­men­da­da, ya que con­fiar en un pro­fe­sio­nal de estas ca­rac­te­rís­ti­cas ha­ce más fá­cil las tareas ad­mi­nis­tra­ti­vas, al tiem­po que ayu­da a pro­mo­ver una me­jor con­vi­ven­cia evi­tan­do con­flic­tos ve­ci­na­les.

Un ges­tor de fin­cas es un pro­fe­sio­nal li­be­ral que ofre­ce sus ser­vi­cios de ad­mi­nis­tra­ción y ase­so­ra­mien­to a pro­pie­ta­rios de bie­nes inmuebles de for­ma con­ti­nua­da y ha­bi­tual a cam­bio de una re­tri­bu­ción, en­car­gán­do­se de la ad­mi­nis­tra­ción de al­qui­le­res y de la ges­tión de co­mu­ni­da­des. Co­mo re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble, los ges­to­res de fin­cas de­ben man­te­ner­se ac­tua­li­za­dos res­pec­to a la ley que nor­ma el ám­bi­to in­mo­bi­lia­rio y, ade­más, de­ben es­tar co­le­gia­dos.

Las fun­cio­nes

Ges­tio­nar una fin­ca es la su­ma de va­rias fun­cio­nes de las que mu­chas ve­ces, el presidente de la co­mu­ni­dad no pue­de ha­cer­se car­go, ya sea por fal­ta de tiem­po o de co­no­ci­mien­to. La ges­tión im­pli­ca ren­ta­bi­li­zar y con­ser­var los bie­nes inmuebles con el cri­te­rio más pro­fe­sio­nal po­si­ble. La aten­ción que­da cen­tra­da en las ins­ta­la­cio­nes y en el man­te­ni­mien­to or­di­na­rio co­mo el de sis­te­mas de se­gu­ri­dad, cli­ma­ti­za­ción, elec­tri­ci­dad y ser­vi­cios de pro­tec­ción con­tra in­cen­dios, en­tre otros man­te­ni­mien­tos.

A la ho­ra de en­con­trar un in­qui­lino, de­be ga­ran­ti­zar que el in­mue­ble sea ha­bi­ta­ble, bus­car al in­qui­lino ade­cua­do y ha­cién­do­se car­go de for­ma­li­zar el con­tra­to, de­po­si­tar la fian­za, co­brar y ac­tua­li­zar las ren­tas, pa­gar los gas­tos que gra­ven la fin­ca y con­tro­lar los co­bros.

Este pro­fe­sio­nal ase­so­ra­rá co­rrec­ta­men­te a la co­mu­ni­dad de ve­ci­nos en el ca­so de que se pro­duz­can cam­bios en la nor­ma­ti­va. Si sur­gen con­flic­tos en­tre la co­mu­ni­dad y los pro­pie­ta­rios, el ges­tor tiene la ca­pa­ci­dad de me­diar en­tre ellos para en­con­trar la so­lu­ción que me­jor be­ne­fi­cie a am­bas par­tes.

En ma­te­ria de obras, guar­da la in­for­ma­ción im­por­tan­te, con­tro­la a los pro­vee­do­res, en­car­gán­do­se de los co­bros y los pa­gos, ade­más de llevar una ade­cua­da con­ta­bi­li­dad. Se en­car­ga tam­bién de ges­tio­nar los se­gu­ros en ca­so de ocu­rrir al­gún ac­ci­den­te y dar par­te a las com­pa­ñías.

Si la fin­ca tiene em­plea­dos, el ges­tor se en­car­ga de ges­tio­nar las re­la­cio­nes la­bo­ra­les de la ma­ne­ra más fa­vo­ra­ble, apli­can­do la nor­ma­ti­va del con­ve­nio, lle­va a ca­bo las li­qui­da­cio­nes de la Se­gu­ri­dad So­cial y las que pro­ce­dan fis­cal­men­te.

Ad­vier­te de la exis­ten­cia de mo­ro­si­dad y en ca­so de pro­du­cir­se im­pa­go, lo co­mu­ni­ca a los pro­pie­ta­rios e in­ten­ta me­diar para so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. La im­por­tan­cia de una bue­na ges­tión de fin­cas ra­di­ca en que el ges­tor ayu­da­rá en el man­te­ni­mien­to en to­do momento, brin­da­rá su apo­yo a los ve­ci­nos y ase­so­ra­mien­to aten­dien­do a cual­quier du­da que pue­da sur­gir. Ade­más, se ase­gu­ra del co­rres­pon­dien­te man­te­ni­mien­to y or­ga­ni­za­ción del in­mue­ble aten­dien­do a las cir­cuns­tan­cias más ur­gen­tes.

FO­TO DAVID MEJUTO

Los ges­to­res ase­so­ran y ad­mi­nis­tran las comunidades de ve­ci­nos de los in­mue­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.