Las co­mu­ni­da­des su­fren im­pa­gos

La cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­có el au­men­to de la mo­ro­si­dad a la ho­ra de pa­gar las cuotas

La Voz de Galicia (Viveiro) - Especial2 - - Comunidades - LUIS CON­DE

La cri­sis eco­nó­mi­ca dis­pa­ró la mo­ro­si­dad en las co­mu­ni­da­des de ve­ci­nos. Un por­cen­ta­je al­to de in­qui­li­nos fue­ron acu­mu­lan­do cuotas men­sua­les sin pa­gar. Con la apa­ri­ción de los de­no­mi­na­dos bro­tes ver­des, el nú­me­ro de mo­ro­sos ha ido dis­mi­nu­yen­do, aun­que los si­gue ha­bien­do.

Para in­ten­tar so­lu­cio­nar la cues­tión y re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción de los ve­ci­nos que adeudan cuotas, el pri­mer pa­so es con­vo­car una jun­ta ge­ne­ral en la que se da cuen­ta del pro­ble­ma. Lo que se acon­se­ja es re­cu­rrir a la vía di­plo­má­ti­ca, es de­cir, ha­blar con el deu­dor. «No to­das las si­tua­cio­nes son igua­les, ya que hay gen­te que no pa­ga por­que no quie­re, pe­ro hay otros que no lo ha­cen por fal­ta de re­cur­sos», co­men­ta un ad­mi­nis­tra­dor de la pro­pie­dad lu­cen­se.

La jun­ta ge­ne­ral aprue­ba la li­qui­da­ción de deu­da, co­mu­ni­cán­do­le al deu­dor lo que de­be y los pla­zos para pa­gar. En ca­so de no ha­llar vo­lun­tad de re­so­lu­ción por par­te del mo­ro­so, hay una se­rie de re­cur­sos le­ga­les a dis­po­si­ción de los ve­ci­nos. Los pro­pie­ta­rios pue­den pri­var al ve­cino deu­dor de su de­re­cho de vo­to, pe­ro no de voz, en las jun­tas ge­ne­ra­les que ce­le­bra la co­mu­ni­dad.

Una vez con­su­ma­da la vía amis­to­sa y si nos po­si­ble al­can­zar acuer­do al­guno con el mo­ro­so, las op­cio­nes se re­du­cen a la pre­sen­ta­ción de ac­cio­nes ju­di­cia­les. Este pro­ce­di­mien­to, co­no­ci­do co­mo Pe­ti­ción Ini­cial de Pro­ce­so Mo­ni­to­rio, ha de pre­sen­tar­se an­te el Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia del do­mi­ci­lio del deu­dor. O bien, si se des­co­no­ce, en el em­pla­za­mien­to don­de el deu­dor pu­die­ra ser ha­lla­do a efec­tos del re­que­ri­mien­to de pa­go por el Tri­bu­nal o en el Juz­ga­do del lugar don­de se ha­lle la fin­ca.

Los pa­sos que de­ben se­guir­se en el pro­ce­di­mien­to mo­ni­to­rio son va­rios. El presidente o el ad­mi­nis­tra­dor de­ben so­li­ci­tar una nota sim­ple al Re­gis­tro de la Pro­pie­dad para ase­gu­rar­se de que el deu­dor es el pro­pie­ta­rio de la vi­vien­da.

Con­vo­ca­rá una jun­ta ex­tra­or­di­na­ria con to­dos los pro­pie­ta­rios, con avi­so de pri­va­ción de de­re­cho del vo­to a los deu­do­res, en la que se cer­ti­fi­que y aprue­be la li­qui­da­ción de la deu­da, la cuan­tía y su deu­dor. En el ac­ta de­ben cons­tar de­ta­lla­da­men­te los im­pa­gos.

Ac­to se­gui­do se no­ti­fi­ca­rán el ac­ta y los acuer­dos adop­ta­dos a to­dos los pro­pie­ta­rios y al pro­pie­ta­rio deu­dor, prin­ci­pal­men­te me­dian­te car­ta cer­ti­fi­ca­da con acu­se de re­ci­bo o bu­ro­fax y con re­que­ri­mien­to de pa­go y un pla­zo para ello de 20 días. El presidente de la co­mu­ni­dad, au­to­ri­za­do por la jun­ta, re­cla­ma­rá an­te el juz­ga­do la can­ti­dad adeu­da­da.

Res­pues­ta del deu­dor

Lle­ga­dos a este pun­to, el deu­dor pue­de pa­gar en el pla­zo de 20 días y fi­na­li­zar el plei­to. En ca­so con­tra­rio, el juez dic­ta­rá au­to de eje­cu­ción con­tra los bie­nes del mo­ro­so por el im­por­te re­cla­ma­do más los in­tere­ses de­ven­ga­dos, para lo cual se or­de­na­rá el em­bar­go de los mis­mos. El ve­cino deu­dor res­pon­de­ría con la pro­pie­dad del pi­so.

En ca­so de que se opon­ga se ci­ta­rá a las par­tes para jui­cio ver­bal, o bien el juez da­rá el pla­zo de un mes para que pre­sen­te una de­man­da de jui­cio or­di­na­rio en re­cla­ma­ción de la deu­da.

FO­TO PALACIOS

Mu­chos pro­ble­mas de mo­ro­si­dad en las comunidades aca­ban en los juz­ga­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.