Una gran voz pa­ra des­cu­brir Broad­way

LA MEZ­ZO­SO­PRANO DE PIT­TS­BURGH, UNA DE LAS ME­JO­RES IN­TÉR­PRE­TES AC­TUA­LES DE VERDI, RE­GRE­SA A CO­RU­ÑA, CON CU­YO PÚ­BLI­CO MAN­TIE­NE UN IDI­LIO DES­DE HA­CE UN PAR DE AÑOS, PA­RA INAU­GU­RAR LA PRO­GRA­MA­CIÓN LÍ­RI­CA Y CAN­TAR Y PAR­TI­CI­PAR EN LA ÓPE­RA «FALS­TAFF». ES­TE DOMI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - CRIS­TÓ­BAL MANEIRO

| Marianne Cornetti y Gre­goy Kun­de in­ter­pre­tan un pro­gra­ma con al­gu­nas de las arias más po­pu­la­res de Verdi y se­lec­cio­nes de mu­si­ca­les co­mo Cats, West si­de story o El fan­tas­ma de la ópe­ra, en­tre otros.

—Ha di­cho su com­pa­ñe­ro en el con­cier­to de pa­sa­do ma­ña­na, el te­nor Gre­gory Kun­de, que us­ted tie­ne una voz so­bre­na­tu­ral…

—Mi que­ri­do Gre­gory Kun­de es muy ama­ble y yo apre­cio mu­cho su des­crip­ción de mi voz pe­ro nun­ca he pen­sa­do que es­ta sea so­bre­na­tu­ral, sim­ple­men­te di­ría que des­pués de años y años de es­tu­dio con gran­des pro­fe­so­res y una téc­ni­ca só­li­da ha lle­ga­do de ma­ne­ra na­tu­ral a lo que es hoy.

—Es­te es su ter­cer com­pro­mi­so en A Co­ru­ña en ape­nas dos años , ¿se pue­de ha­blar de un fle­cha­zo en­tre el pú­bli­co de es­ta ciu­dad y us­ted?

—La pri­me­ra vez que can­té aquí fue en un con­cier­to be­né­fi­co, y ya en­ton­ces me re­ci­bie­ron tan bien, sen­tí de una ma­ne­ra tan di­rec­ta el en­tu­sias­mo que el pú­bli­co mos­tró ha­cia mi voz, que acep­té in­me­dia­ta­men­te la pro­pues­ta de Ami­gos de la Ópe­ra pa­ra can­tar Il Tro­va

to­re. Fue una ex­pe­rien­cia real­men­te fa­bu­lo­sa, sin du­da una de las me­jo­res de mi ca­rre­ra. Mi co­ra­zón se pren­dó de es­te tea­tro y de su pú­bli­co por su gran co­no­ci­mien­to y su amor. Hay una ca­li­dez y un en­tu­sias­mo en el es­ce­na­rio co­ru­ñés que es tan má­gi­co… Los can­tan­tes so­ña­mos con tra­ba­jar con gen­te y ac­tuar pa­ra per­so­nas que se­pan apreciar real­men­te la mú­si­ca tan­to co­mo su­ce­de aquí.

—Y aho­ra, ade­más de ópe­ra, va a can­tar por pri­me­ra vez mú­si­ca de Broad­way, can­cio­nes muy po­pu­la­res co­mo el «Me­mory» de «Cats», que in­mor­ta­li­zó Bar­bra Strei­sand. ¿Po­dría ase­gu­rar­se que es­ta mú­si­ca es la ver­da­de­ra ópe­ra nor­te­ame­ri­ca­na?

—Yo cre­cí can­tan­do to­das los gran­des éxi­tos de Broad­way y par­ti­ci­pé en bas­tan­tes mu­si­ca­les. Mu­chos can­tan­tes de ópe­ra apa­re­cían tam­bién en los mu­si­ca­les des­de los años 20 has­ta los 50, pe­ro hoy es un po­co dis­tin­to por­que ya no ha­cen fal­ta gran­des vo­ces lí­ri­cas. Los de aho­ra uti­li­zan am­pli­fi­ca­ción y el so­ni­do es bas­tan­te di­fe­ren­te. En cual­quier ca­so, tan­to los mu­si­ca­les de Broad­way co­mo la ópe­ra han lo­gra­do con­vi­vir y atra­vie­san un mo­men­to fan­tás­ti­co en EE UU. Broad­way es una par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar ame­ri­ca­na co­mo el fút­bol pue­de ser­lo en Es­pa­ña. —Pre­ci­sa­men­te una de esas gran­des obras, el mu­si­cal West si­de story, te­nía que ha­ber­lo in­ter­pre­ta­do el pa­sa­do mes de ju­lio en A Co­ru­ña, co­mo par­te de la Tem­po­ra­da Lí­ri­ca.

¿Có­mo ha vi­vi­do es­ta can­ce­la­ción?

—Lo que ha pa­sa­do es­te año aquí con la ópe­ra es muy tris­te y a la vez in­dig­nan­te. To­da la pro­fe­sión co­no­ce y apre­cia el tra­ba­jo que se ha­ce en A Co­ru­ña, don­de ca­da año se ha­bía lo­gra­do re­unir a los me­jo­res can­tan­tes del mun­do, al­go na­da fá­cil. Creo que en Eu­ro­pa los po­lí­ti­cos de­be­rían preo­cu­par­se por desa­rro­llar más in­cen­ti­vos que per­mi­tan a la em­pre­sa pri­va­da in­vo­lu­crar­se en el sos­te­ni­mien­to de la cul­tu­ra. Pe­ro mien­tras tan­to, mi res­pon­sa­bi­li­dad co­mo ar­tis­ta es ayu­dar.

—Ha­bla us­ted de los me­jo­res can­tan­tes, que en mu­chas oca­sio­nes es­tos días no son los más po­pu­la­res. Aho­ra a ve­ces re­sul­ta me­jor te­ner una bo­ni­ta fi­gu­ra que can­tar bien, ¿no cree?

—Es una cues­tión que me po­ne es­pe­cial­men­te fu­rio­sa, tan tris­te co­mo real. Aho­ra mis­mo las vo­ces en la ópe­ra han pa­sa­do a un se­gun­do plano fren­te a la ima­gen. Y por cul­pa de es­to, en mu­chos

HAY UNA CA­LI­DEZ Y UN EN­TU­SIAS­MO EN EL ES­CE­NA­RIO CO­RU­ÑÉS QUE ES REAL­MEN­TE MÁ­GI­CO

lu­ga­res, la ópe­ra ha al­can­za­do su ac­tual es­ta­do de me­dio­cri­dad. Sé per­fec­ta­men­te que, en mu­chos ca­sos, bas­tan­tes de mis co­le­gas no son ele­gi­dos por sus vo­ces sino por co­mo lu­cen en es­ce­na. No po­de­mos ol­vi­dar­lo: es la voz lo que ha­ce la ópe­ra tan úni­co y es­pe­cial.

—¿Y no le mo­les­ta que sean las so­pra­nos quie­nes fi­nal­men­te se lle­ven to­do el pro­ta­go­nis­mo en la ópe­ra?

—Bueno, es cier­to que ellas son las di­vas y los te­no­res los di­vos pe­ro, por ejem­plo, en mu­chas ópe­ras de Verdi, co­mo en Il Tro­va­to­re, quien ver­da­de­ra­men­te im­pul­sa el dra­ma es la mez­zo. De he­cho el pro­pio com­po­si­tor pen­só en ti­tu­lar es­ta obra co­mo Azu­ce­na. Ebo­li (Don Car­lo) y Am­ne­ris ( Ai­da, de la que ofre­ce­rá una mues­tra en su con­cier­to de es­te do­min­go) tam­bién son ro­les fa­bu­lo­sos, pe­ro es cier­to, ¡tú nun­ca eres la so­prano! Ni si­quie­ra pien­so en esas co­sas, no me im­por­tan de­ma­sia­do.

—Ade­más del con­cier­to se­rá una de las pro­ta­go­nis­tas del «Fals­taff», que se es­tre­na la pró­xi­ma se­ma­na. ¿Có­mo se es­tán vi­vien­do los en­sa­yos?

—Du­ran­te mu­cho tiem­po me han pe­di­do can­tar la Quickly de Fals­taff y has­ta aho­ra siem­pre la ha­bía de­ja­do pa­ra más ade­lan­te. Pe­ro aquí no po­día de­cir­les que no, so­bre to­do te­nien­do en cuenta el re­par­to fa­bu­lo­so que han reuni­do, con Bryn Ter­fel, Ain­hoa Arte­ta y Juan Je­sús Rodríguez. Si a eso se le aña­de la ba­tu­ta de Al­ber­to Zed­da, es­to se­rá ya co­mo la guin­da del pas­tel. Es la gran obra maes­tra de Verdi, sin du­da. ¡Y una vez can­ta­da Quickly ya po­dré de­cir que ha­bré in­ter­pre­ta­do to­dos los ro­les de Verdi pa­ra mez­zo!

—Vol­vien­do a es­ta ópe­ra, ¿Por qué re­cuer­da Il Tro­va­to­re que can­tó el año pa­sa­do aquí de una ma­ne­ra tan es­pe­cial?

— Co­mo ya he di­cho an­tes, aque­llas fun­cio­nes de

Il Tro­va­to­re del año pa­sa­do en el Pa­la­cio de la Ópe­ra de A Co­ru­ña per­ma­ne­ce­rán por siem­pre en mi me­mo­ria co­mo uno de los mo­men­tos real­men­te má­gi­cos de mi ca­rre­ra. Pe­ro que es­to su­ce­da no so­lo de­pen­de de mi pro­pia in­ter­pre­ta­ción, sino de la de to­dos los com­pa­ñe­ros en con­jun­to, de su com­pro­mi­so con ca­da uno de ellos y con la mú­si­ca. Y aquí, muy fe­liz­men­te, tu­vi­mos un re­par­to así, lo que no es muy ha­bi­tual. An­ge­la Mea­de, Gre­gory Kun­de, Juan Je­sús Rodríguez y el res­to de los com­pa­ñe­ros eran sim­ple­men­te ma­ra­vi­llo­sos. Y cuan­do tie­nes ami­gos en el es­ce­na­rio la fun­ción es to­da­vía mu­cho me­jor. Eso es jus­ta­men­te lo que pa­só aquí.

AHO­RA LAS VO­CES EN LA ÓPE­RA HAN PA­SA­DO A UN SE­GUN­DO PLANO FREN­TE A LA IMA­GEN: TRIS­TE Y REAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.