JU­LIÁN HER­NÁN­DEZ. «A los gru­pos nue­vos los la­va­mos con agua y Ne­nu­co»

DES­PUÉS DE 35 AÑOS DE UNA NA­DA ACOMODATICIA TRA­YEC­TO­RIA MAN­TIE­NE IN­TAC­TA ESA CA­PA­CI­DAD PA­RA CON­VER­TIR CA­DA CAN­CIÓN EN UNA HIRIENTE PRO­CLA­MA. SI­NIES­TRO TO­TAL NO SE PER­MI­TE BA­JAR LA GUAR­DIA. NI SI­QUIE­RA CUAN­DO COM­PAR­TE ES­CE­NA­RIO, CO­MO EN EL AR­MA­DI­ÑA ROCK, C

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA -

| A po­co que se le azu­ce, el pun­ki que ha­bi­ta den­tro de Ju­lián Her­nán­dez aflo­ra mag­né­ti­co, mor­daz e in­so­len­te. A es­tas al­tu­ras pre­fie­re no es­tar de vuel­ta de na­da y sí en me­dio de to­do. Aten­to eso sí, a que no se apo­de­re de él la nos­tal­gia, «un sen­ti­mien­to reac­cio­na­rio y pa­ra­li­zan­te».

—En el Ar­ma­di­ña actúan jun­to a gru­pos a los que du­pli­can en edad y quin­tu­pli­can en tra­yec­to­ria. ¿Có­mo se sien­ten en es­te ti­po de en­cuen­tros?

—Lo que ha­ce­mos es lle­var una pa­lan­ga­na con agua, una es­pon­ja, acei­te John­son y co­lo­nia Ne­nu­co y los la­va­mos con mu­cho ca­ri­ño y una pu­re­za ca­si ab­so­lu­ta. Así les en­se­ña­mos que el rock and roll no está re­ñi­do con la hi­gie­ne.

—¿Está al co­rrien­te de la emer­gen­te es­ce­na de gru­pos ga­lle­gos que pue­blan es­te ti­po de fes­ti­va­les?

—Sé que gru­pos co­mo Ter­bu­ta­li­na, Fa­mi­lia Caa­magno o No­ve­da­des Car­min­ha se han la­bra­do bue­na par­te de su ca­mino a ba­se de fes­ti­va­les. Por­que los fes­ti­va­les son mu­cho más úti­les pa­ra ellos que pa­ra las vie­jas reino­nas del rock co­mo no­so­tros.

—Mu­chos de es­tos gru­pos ci­tan a Si­nies­tro To­tal co­mo fun­da­men­tal re­fe­ren­cia.

—Eso tie­ne una ex­pli­ca­ción cla­ra, las ca­jas de pu­ros y el ja­món que les man­da­mos por Na­vi­dad. Esa es la ra­zón por la que nos ci­tan por­que otra co­sa no creo que ha­ya­mos he­cho no­so­tros pa­ra ser un re­fe­ren­te de na­die.

—¿No ad­vier­ten el víncu­lo en­tre las le­tras com­ba­ti­vas de es­tos nue­vos gru­pos y el es­pí­ri­tu re­bel­de que Si­nies­tro To­tal pro­pi­ció en Galicia?

—Sin­ce­ra­men­te, no. No­so­tros so­lo ve­mos gru­pos que es­tán ha­cien­do lo que les ape­te­ce. Pe­ro la ver­dad es que son tan in­creí­ble­men­te ama­bles que me voy a echar a llo­rar.

—«El mun­do da vuel­tas» han ti­tu­la­do su gi­ra. ¿En qué di­rec­ción?

—En to­das, ese es el pro­ble­ma. Aun­que sí que pa­re­ce que el

sen­ti­do es uno, el desas­tre. No­so­tros so­mos op­ti­mis­tas, es­pe­ra­mos que la hu­ma­ni­dad se ex­tin­ga de aquí a po­co tiem­po.

—¿Dón­de se ba­ja us­ted?

—No se pue­de uno ba­jar muy fá­cil­men­te. Ahí tie­nes el ca­so de Si­nies­tro To­tal, que es un gru­po que ya de­be­ría ir pen­san­do en la ju­bi­la­ción, pe­ro no sa­be­mos pa­rar­lo por­que per­di­mos el ma­nual de ins­truc­cio­nes el pri­mer día.

—Vis­to lo vis­to, por ejem­plo, con el ca­so de César Strawberry, ¿cree que hoy se­rían ad­mi­si­bles can­cio­nes co­mo «Ma­tar ji­pis en las Cíes» u «Hoy voy a ase­si­nar­te»?

—No sé si es tan im­por­tan­te lo que se di­ce co­mo la ma­ni­pu­la­ción y la so­bre­ex­po­si­ción de lo que se di­ce. Ade­más hay va­rios ra­se­ros. Si di­ce una bar­ba­ri­dad César Strawberry aca­ba en la Au­dien­cia Na­cio­nal. Si la di­ce Ji­mé­nez Lo­san­tos pue­de ser beatificado por el Pa­pa.

—¿Qué pa­sa­ría si hu­bie­sen pu­bli­ca­do hoy «Alé­gra­me el día»?

—No sé, ese ro­llo an­ti­tau­rino fue un po­co avan­za­do. Pe­ro Alé­gra­me el día res­pon­día a aque­lla acu­mu­la­ción de rock to­re­ro que, con gru­pos co­mo Ga­bi­ne­te Ca­li­ga­ri, nos ha­bía in­va­di­do. Hoy la sen­si­bi­li­dad social va por otro la­do.

—Us­ted ad­vir­tió que la del 15-M fue «una re­vo­lu­ción sin mú­si­ca». ¿A qué atri­bu­ye que fue­ra así?

—To­das las re­vo­lu­cio­nes tu­vie­ron su mú­si­ca. In­clu­so las gue­rras te­nían sus can­cio­nes. Can­cio­nes que en al­gu­nos ca­sos lle­ga­ban a com­par­tir los dos ban­dos, co­mo Li­li Mar­len. Viet­nam tu­vo una ban­da so­no­ra aco­jo­nan­te. Y aho­ra mis- mo en Si­ria, ¿qué can­ción hay? Las can­cio­nes de la re­vo­lu­ción cu­ba­na fue­ron más im­por­tan­tes que las ca­mi­se­tas del Che Gue­va­ra. Pues bien, al 15-M le fal­tó ese ar­dor gue­rre­ro ba­sa­do en can­cio­nes e him­nos. Y si la co­lec­ti­vi­dad no can­ta fal­ta ese ele­men­to que una más allá de las ideas. Si la mú­si­ca des­apa­re­ce la unión se de­bi­li­ta un mon­tón.

—Des­apa­re­cen los dis­cos y, por tan­to, des­apa­re­cen tam­bién sus por­ta­das. Us­ted lle­gó a de­cir que sin la por­ta­da que Mariné hi­zo pa­ra «¿Cuán­do se co­me aquí?» pro­ba­ble­men­te Si­nies­tro To­tal no ha­bría si­do na­da.

—Es­toy con­ven­ci­do de ello. Ha­bía un cri­te­rio punk que se ha­bía con­ver­ti­do en un es­tán­dar, lo cual es una con­tra­dic­ción sal­va­je. Y era co­piar las le­tras re­cor­ta­das de la por­ta­da de Sex Pis­tols. Si no me­tías eso no eras un gru­po punk. En­ton­ces, lo que hi­ci­mos no­so­tros fue ro­bar la por­ta­da del có­mic de Mo­rris y Gos­cinny y me­ter­nos no­so­tros. Y aun­que los pun­kis nos re­ti­ra­ron el sa­lu­do in­me­dia­ta­men­te esa por­ta­da fue de­ter­mi­nan­te.

—¿Echa de me­nos to­car la ba­te­ría?

—Pa­ra na­da. Cuan­do yo aca­ba­ba de re­co­ger la ba­te­ría el res­to del gru­po ya se ha­bía lle­va­do a las chi­cas del bar.

SI DI­CE UNA BAR­BA­RI­DAD, STRAWBERRY ACA­BA EN LA AU­DIEN­CIA. SI LA DI­CE OTRO ES BEATIFICADO

PE­PA LO­SA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.