KRIS­TEN STE­WART. La úl­ti­ma mu­sa de Woody Allen

TORTURADA, IN­SE­GU­RA, AU­TÉN­TI­CA Y MUY NER­VIO­SA, KRIS­TEN STE­WART (LOS ÁN­GE­LES, 1990) NO TER­MI­NA DE ASI­MI­LAR EL ÉXI­TO Y LA PO­PU­LA­RI­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - MA­RÍA ES­TÉ­VEZ

| Es­tre­na hoy Ca­fé So­ciety, lo úl­ti­mo de Woody Allen, su pri­me­ra pe­lí­cu­la con el di­rec­tor neo­yor­quino. Ído­lo ado­les­cen­te gra­cias a Cre­púscu­lo, Ste­wart su­frió la pre­sión de la fa­ma en su breve e im­pos­ta­da aven­tu­ra con el ac­tor Ro­bert Pat­tin­son. Fe­liz jun­to a Ali­cia Car­gi­le, la ac­triz ya no es­con­de su ho­mo­se­xua­li­dad, aun­que elu­de pre­gun­tas in­có­mo­das. En Ca­fé So­ciety via­ja a los años 30 en una his­to­ria ple­na de nos­tal­gia y ro­man­ti­cis­mo. Una co­me­dia que re­tra­ta la épo­ca en que los ac­to­res es­ta­ban a mer­ced de los due­ños de los es­tu­dios, ro­da­da con la ha­bi­tual agi­li­dad del ci­neas­ta.

—¿Qué su­pu­so tra­ba­jar con Woody Allen?

—Es un ar­tis­ta in­me­dia­ta­men­te re­co­no­ci­ble. Sus pe­lí­cu­las son ab­so­lu­ta­men­te par­ti­cu­la­res. Le he ad­mi­ra­do to­da mi vi­da, pre­gun­tán­do­me si al­gu­na vez en­ca­ja­ría en su tra­ba­jo. Ha­ce el ti­po de ci­ne que dis­fru­to. Creo que co­mo ac­triz doy lo me­jor en los mo­men­tos im­pro­vi­sa­dos, cuan­do soy im­pul­si­va.

—¿Está muy or­gu­llo­sa del re­sul­ta­do?

—Te­mía que de­bía apren­der­me ca­da lí­nea del guion. Pe­ro Woody no en­sa­ya, no tra­ba­ja de me­mo­ria. Soy muy ma­la a la ho­ra de pre­pa­rar­me, pe­ro en es­te ca­so so­lo ne­ce­si­ta­ba man­te­ner­me lú­ci­da en ca­da es­ce­na. Hay una cua­li­dad to­nal en el tra­ba­jo de Allen co­mo ci­neas­ta, una fa­mi­lia­ri­dad in­trín­se­ca que sur­ge en el ro­da­je de for­ma na­tu­ral. En­tre los dos en­con­tra- mos la voz de mi per­so­na­je y de­bo re­co­no­cer que es mi me­jor ver­sión co­mo ac­triz has­ta la fe­cha.

— De « Cre­púscu­lo » a «Ca­fé So­ciety» ¿Se ha des­pren­di­do de sus in­se­gu­ri­da­des?

—No cam­bias por com­ple­to cuan­do in­ter­pre­tas un per­so­na­je; has de en­con­trar den­tro de ti ese as­pec­to que te­ne­mos en­te­rra­do. Gra­cias a Allen he vis­to al­go de mí que des­co­no­cía. Es el me­jor sen­ti­mien­to del mun­do, y por eso ha­go lo que ha­go. La me­jor re­la­ción ac­tor-di­rec­tor sur­ge cuan­do és­te des­cu­bre en ti al­go que ig­no­ra­bas.

—¿Le per­mi­tió Allen leer el guion de la pe­lí­cu­la?

— Sí. No ha­bría he­cho pe­lí­cu­la sin ha­ber­lo leí­do. Pe­ro só­lo me dio una ho­ra pa­ra leer­lo. Un asis­ten­te fue a mi ca­sa con la or­den de es­pe­rar en la puer­ta mien­tras lo leía.

—De­jó de tra­ba­jar un tiem­po ¿Hu­yen­do qui­zás de su pro­pia ima­gen?

— Aún me preo­cu­pa lo que el pú­bli­co pien­sa de mí, pe­ro me he da­do cuenta que la fal­ta de con­trol ha­ce que la per­cep­ción del pú­bli­co sea más real. Así que cuan­do me pre­gun­tan al­go que des­co­noz­co, res­pon­do que no lo sé sin sen­tir­me obli­ga­da a res­pon­der.

MIS ME­JO­RES MO­MEN­TOS CO­MO AC­TRIZ SON CUAN­DO SOY IM­PUL­SI­VA»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.