LA MÚ­SI­CA ATRONA CON­TRA TRUMP: ASÍ SE LAS GAS­TAN LOS GRU­POS EN ES­TA­DOS UNI­DOS

Hu­bo reac­ción con­tra That­cher, con­tra Bush y con­tra Rea­gan. Pe­ro la que se ha ge­ne­ra­do en la mú­si­ca po­pu­lar con el ac­tual pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos no tie­ne pa­ran­gón. Las gui­ta­rras y los es­tri­bi­llos ru­gen. Y la co­sa va pa­ra lar­go.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: JAVIER BE­CE­RRA

Ha na­ci­do una suer­te de sub­gé­ne­ro mu­si­cal? ¿Po­de­mos ha­blar ya de un rock an­ti-Do­nald Trump? ¿La reac­ción de los mú­si­cos con­tra el ac­tual pre­si­den­te se­gui­rá o se des­va­ne­ce­rá con los me­ses? Los in­te­rro­gan­tes es­tán for­mu­la­dos. Las res­pues­tas em­pie­zan a per­fi­lar­se. To­das afir­ma­ti­vas. No se re­cuer­da una reac­ción así en el mun­do de la mú­si­ca an­glo­sa­jo­na. Es cier­to que la Rei­na Isa­bel II o Mar­ga­ret That­cher se con­vir­tie­ron en la dia­na de ban­das como Sex Pis­tols, The Spe­cials, The Jam o The Smiths. O que Geor­ge Bush lo­gró irri­tar al má­xi­mo a for­ma­cio­nes como Fu­ga­zi, Pu­blic Enemy o R.E.M, pa­ra que años des­pués su hi­jo ge­ne­ra­se el mis­mo re­cha­zo. Pe­ro una res­pues­ta tan ma­si­va y con­tun­den­te como la que exis­te en for­ma de can­cio­nes con­tra Trump no se co­no­cía. Y ojo, se tra­ta solo del prin­ci­pio.

No ha­bía pasado ni un mes de la vic­to­ria del lí­der re­pu­bli­cano y los ra­pe­ros Run The Je­wells edi­ta­ban RTJ3, con­si­de­ra­do el pri­mer dis­co pro­tes­ta de la era Trump. No es­ca­ti­man en vio­len­cia mu­si­cal y poé­ti­ca. («No más ma­dres y pa­dres llo­ran­do / No más bra­zos al ai­re / Po­ne­mos las pis­to­las en el ai­re / Cóc­te­les mo­lo­tov vo­lan­do por los ai­res»). Po­co des­pués apa­re­ció Smo­ke ‘em Out, la co­la­bo­ra­ción en­tre Anoh­ni y Co­coRo­sie. Tam­po­co con­tem­po­ri­zan con las me­tá­fo­ras en su pop in­tré­pi­do. Ins­tan a que­mar la ca­sa de Do­nald Trump y plan­tar­le ca­ra «con una mul­ti­tud de mu­je­res y ni­ños ar­ma­dos con te­ne­do­res y cu­chi­llos».

El río tur­bu­len­to si­guió flu­yen­do. Green Day edi­ta­ron el 16 de enero

Trou­bled Ti­mes, un sin­gle gui­ta­rre­ro en que el trío se pre­gun­ta «¿Qué par­te de la his­to­ria apren­di­mos cuan­do se re­pi­te? / Al­gu­nas co­sas nun­ca ven­ce­rán, si no lo bus­ca­mos / El mun­do de­ja de gi­rar, el pa­raí­so es­tá ar­dien­do / así que no te lo pien­ses dos ve­ces». Por si que­da­se al­gu­na du­da, los ca­li­for­nia­nos lan­za­ron un ví­deo (obra del ga­lle­go Ma­nu Vi­quei­ra) to­tal­men­te ex­plí­ci­to, en el que se re­pa­sa esa his­to­ria ame­ri­ca­na lle­na de mo­men­tos de luz y de tinieblas.

En­ton­ces, Do­nald Trump aún no ha­bía si­do in­ves­ti­do. Eso ocu­rrió el día 20. En pa­ra­le­lo, una de las ban­das más im­por­tan­tes del rock al­ter­na­ti­vo ac­tual, Ar­ca­de Fi­re, lan­za­ron I Gi­ve

You The Po­wer con to­da la in­ten­ción del mun­do. Sobre un col­chón de ten­so pop elec­tró­ni­co asis­ti­do por la voz de Ma­vis Sta­ples, la ban­da de Win Butler di­ce: «Yo te doy po­der, pe­ro ten­go que ser li­bre». En su cuen­ta de Twit­ter se pue­de leer lo si­guien­te: «Nun­ca ha si­do más im­por­tan­te es­tar jun­tos y cui­dar los unos de los otros». El mis­mo día tam­bién lan­zó un

sin­gle Go­ri­llaz, Ha­lle­lu­jah Mo­ney, con re­ca­dos pa­ra Trump y un vi­deo­clip car­ga­do de sim­bó­li­cas imá­ge­nes que con­clu­yen en una que ha­bla por sí so­la: Bob Es­pon­ja rom­pien­do a llo­rar y es­ca­pán­do­se de lo que es­tá vien­do. Te­rri­ble. UNIR­SE POR LA CAU­SA Unos se po­nen a com­po­ner como lo­cos en me­dio de la tor­men­ta. Otros vuel­ven a los es­ce­na­rios pa­ra al­zar su voz. Es el ca­so de Au­dios­la­ve, su­per­gru­po for­ma­da el lí­der de Sound­gar­den Ch­ris Cor­nell y los Ra­ge Against The Ma­chi­ne, Tom Mo­re­llo, Tim Com­mer­ford y Brad Wilk.

Se reunie­ron pa­ra el even­to Po­wer To The Peo­ple. ¿El men­sa­je? «Re­sis­ten­cia al ra­cis­mo. Re­sis­ten­cia al se­xis­mo. Re­sis­ten­cia a la ho­mo­fo­bia. Re­sis­ten­cia al bull­ying. Re­sis­ten­cia a la de­vas­ta­ción am­bien­tal. Re­sis­ten­cia al fas­cis­mo. Re­sis­ten­cia a Do­nald Trump». A ese con­cep­to se ha ad­he­ri­do tam­bién es­ta se­ma­na Bru­ce Springs­teen. Tras la mar­cha de las mu­je­res, ha­bló en me­dio de la gi­ra aus­tra­lia­na: «Nues­tros corazones y pen­sa­mien­tos es­tán con los cien­tos de mi­les que sa­lie­ron a las ca­lles pa­ra pro­tes­tar. Mi ban­da y yo tam­bién for­ma­mos par­te de la nue­va re­sis­ten­cia ame­ri­ca­na». So­bra in­sis­tir en la gran pro­ta­go­nis­ta de aque­lla mar­cha, Ma­don­na. Una fra­se su­ya ocu­pó los ti­tu­la­res de me­dio mun­do: «He pen­sa­do en ha­cer ex­plo­tar la Ca­sa Blan­ca, pe­ro es­co­jo el amor».

IBA A LLE­GAR

Aun­que to­da es­ta re­pues­ta ma­si­va de la cul­tu­ra pop con­tra el nue­vo di­ri­gen­te ame­ri­cano pue­da ver­se como una ex­plo­sión re­pen­ti­na, lo cier­to es que to­do vie­ne de muy atrás. La vic­to­ria la de­to­nó. Pe­ro la ira con­tra Trump ya se pal­pa­ba en Ame­ri­can Band, el dis­co que la ban­da su­re­ña Dri­ve-By Truc­kers lan­zó el pasado oto­ño. To­do un tra­ta­do con­tra esa nue­va po­lí­ti­ca que, al fi­nal, se asen­tó. Tam­bién exis­ten en la he­me­ro­te­ca re­cien­te de­cla­ra­cio­nes y ges­tos de re­pul­sa. En no­viem­bre los Guns n’ Ro­ses ac­tua­ron en Mé­xi­co. Al tér­mino de su con­cier­to se pu­do ver col­gan­do de su es­ce­na­rio una gran pi­ña­ta con el ros­tro de Trump. Axl Ro­se pi­dió a al­gu­nos de sus se­gui­do­res que subie­ran al es­ce­na­rio y la des­tro­za­sen a pa­los. An­tes, era el ba­te­ría de Me­ta­lli­ca Lars Ul­rich quien ase­gu­ra­ba que si fi­nal­men­te ven­cía en las elec­cio­nes él to­ma­ría rum­bo a Di­na­mar­ca, su país na­tal. Por aho­ra, no se sa­be na­da de ese mo­vi­mien­to.

Mu­cho an­tes, en ma­yo, va­rios ar­tis­tas prohi­bie­ron de ma­ne­ra ro­tun­da que se usa­se su re­per­to­rio en los ac­tos de cam­pa­ña de Do­nald Trump. En­tre ellos se en­con­tra­ba Ade­le, Neil Young , R.E.M. o los Ro­lling Sto­nes. Cuan­do es­tos com­pro­ba­ron como el en­ton­ces as­pi­ran­te a pre­si­den­te usa­ba Star Me Up pa­ra sus mí­ti­nes, die­ron la or­den: que no se re­pi­ta. In­clu­so se creó la cam­pa­ña 30 Days,

30 Songs. En ella se lan­za­ba un te­ma al día que hu­bie­ra si­do «gra­ba­da y es­cri­ta pa­ra una Amé­ri­ca li­bre de Trump». La lis­ta la inau­gu­ró Death Cub For Cu­tie y lue­go des­fi­la­ron nom­bres como Franz Fer­di­nand, R.E.M o Ai­mee Mann. In­clu­so el ra­pe­ro Emi­nem pu­so sus vi­ru­len­tas ri­mas al ser­vi­cio de la cau­sa con Cam­paign Speech. Pe­ro no sir­vió de na­da. Do­nald Trump go­bier­na. Le ga­nó el pul­so el rock. Pe­ro es­te no se da por ven­ci­do. Que­dan mu­chas can­cio­nes por so­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.