El cru­ci­fi­jo: ¿cul­tu­ra o re­li­gión?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS - TEX­TO: RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

La Cons­ti­tu­ción de 1978, des­de ha­ce un tiem­po de­nos­ta­da por la ex­tre­ma iz­quier­da con tan­to en­cono co­mo fal­ta de ra­zón, sen­tó las ba­ses pa­ra re­sol­ver los prin­ci­pa­les pro­ble­mas po­lí­ti­cos de una his­to­ria con­tem­po­rá­nea tor­tuo­sa, en la que avan­ces in­du­da­bles se com­bi­na­ron con so­no­ros des­ca­la­bros. En­tre esos pro­ble­mas se si­tuó de for­ma des­ta­ca­da el de las re­la­cio­nes en­tre la Igle­sia y el Es­ta­do. Su ne­ta se­pa­ra­ción en nues­tra vi­gen­te ley fun­da­men­tal rom­pió, de he­cho, con una his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal mar­ca­da por la con­fe­sio­na­li­dad es­ta­tal, la au­sen­cia de li­ber­tad re­li­gio­sa y el cre­cien­te an­ti­cle­ri­ca­lis­mo que ge­ne­ró en España la mez­cla de am­bas reali­da­des.

La cla­ve de ar­co del con­sen­so pa­ci­fi­ca­dor de 1978 con­sis­tió en pro­cla­mar, de un la­do, un prin­ci­pio de­mo­crá­ti­co esen­cial: que en nues­tro país nin­gu­na con­fe­sión re­li­gio­sa ten­dría ca­rác­ter es­ta­tal. Mien­tras, de for­ma pa­ra­le­la, se re­co­no­cía la reali­dad so­cio­ló­gi­ca de la España del mo­men­to: los po­de­res pú­bli­cos se com­pro­me­tían a te­ner en cuen­ta las creen­cias re­li­gio­sas de los par­ti­cu­la­res y a man­te­ner re­la­cio­nes de coope­ra­ción con la Igle­sia Ca­tó­li­ca —men­cio­na­da ex­pre­sa­men-

te en la ley fun­da­men­tal— y las de­más con­fe­sio­nes re­li­gio­sas. Con ese gran acuer­do his­tó­ri­co se clau­su­ra­ba un con­flic­to que ha­bía mar­ca­do co­mo po­cos la his­to­ria na­cio­nal, pe­ro, cla­ro es­tá, no se ce­rra­ban to­dos sus fren­tes y per­fi­les, pues una co­sa era de­ci­dir po­ner fin a cua­ren­ta años de na­cio­nal­ca­to­li­cis­mo y otra muy dis­tin­ta ha­cer reali­dad tal de­ci­sión en to­das las es­fe­ras en que la se­pa­ra­ción de la Igle­sia y el Es­ta­do de­be­ría aca­bar por con­cre­tar­se.

Y ahí, cla­ro, iban a sur­gir inevi­ta­ble­men­te dis­cre­pan­cias, de ma­yor o me­nor grado, que, en to­do ca­so, que­da­rían siem­pre muy le­jos, por for­tu­na, de los du­ros en­fren­ta­mien­tos del pa­sa­do. Tal si­tua­ción se vio in­flui­da, ade­más, por la pro­gre­si­va se­cu­la­ri­za­ción de la so­cie­dad es­pa­ño­la des­de la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia y por la cre­cien­te apa­ri­ción de otras con­fe­sio­nes re­li­gio­sas (el Is­lam, de for­ma des­ta­ca­da) que iba a de­ri­var­se de la con­ver­sión de España, de un país de emi­gra­ción, en un país de in­mi­gra­ción.

En­tre esas dis­cre­pan­cias, la per­ma­nen­cia en España de sim­bo­lo­gía re­li­gio­sa, y muy es­pe­cial­men­te el man­te­ni­mien­to de cru­ci­fi­jos en lu­ga­res ofi­cia­les, aca­ba­rá por te­ner no­ta­ble re­le­van­cia. Y es pre­ci­sa­men­te en ella en la que en un li­bro ver­da­de­ra­men­te es­plén­di­do se cen­tra Vi­cen­te San­jur­jo, pa­ra ofre­cer- nos una com­ple­ta in­for­ma­ción so­bre un de­ba­te ju­rí­di­co-po­lí­ti­co que no so­lo se ha plan­tea­do en España sino tam­bién en Es­ta­dos Uni­dos y en otros paí­ses eu­ro­peos. ¿Son los sím­bo­los ca­tó­li­cos, y, en­tre ellos, el cru­ci­fi­jo, una ex­pre­sión re­li­gio­sa in­com­pa­ti­ble con la acon­fe­sio- na­li­dad del Es­ta­do o son una ma­ni­fes­ta­ción de la cul­tu­ra de raíz ju­deo­cris­tia­na que ha re­sul­ta­do esen­cial en la con­for­ma­ción del mun­do Oc­ci­den­tal? Ese es el de­ba­te en el que el profesor San­jur­jo cen­tra una obra cons­trui­da en gran me­di­da so­bre las apor­ta­cio­nes de

la doc­tri­na sen­ta­da al res­pec­to por los tri­bu­na­les es­pa­ño­les e ita­lia­nos, por la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos y por el Tri­bu­nal Eu­ro­peo de De­re­chos

Hu­ma­nos de Es­tras­bur­go. Pue­de ol­vi­dar­se de es­te li­bro quien es­pe­re ese tra­ta­mien­to bur­do de las cues­tio­nes re­li­gio­sas al que es­ta­mos hoy acos­tum­bra­dos en España. Quien, por el con­tra­rio, bus­que ar­gu­men­tos pon­de­ra­dos y re­fle­xio­nes com­ple­jas so­bre un te­ma tan fun­da­men­tal co­mo es­pi­no­so acer­ta­rá con su lec­tu­ra. Y dis­fru­ta­rá de una obra ma­ra­vi­llo­sa­men­te es­cri­ta por un ju­ris­ta con­ven­ci­do de que el com­pro­mi­so con los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les no es in­com­pa­ti­ble ni con el ri­gor ni con la bue­na edu­ca­ción.

Es es­te un li­bro con ar­gu­men­tos pon­de­ra­dos y re­fle­xio­nes com­ple­jas

ÁL­VA­RO VA­QUE­RO

PRIN­CI­PIO DE LAICIDAD Y SÍM­BO­LOS RE­LI­GIO­SOS EL VA­LOR DEL CRU­CI­FI­JO AU­TOR

VI­CEN­TE SAN­JUR­JO RIVO EDI­TO­RIAL

J.M BOSCH EDI­TOR ALI­CAN­TE, 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.