¿Por qué de­bes ver ya «Mind­hun­ter»?

David Fin­cher vuel­ve al 79 pa­ra lle­var­nos al pri­me­ro y más es­ca­lo­frian­te lu­gar del cri­men: la men­te de un ase­sino. Co­ge ai­re. La última apues­ta de Net­flix es bru­tal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LO NUEVO DE NETFLIX - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

Por­que en­tra has­ta el só­tano en el FBI, pe­ro no es «otra» se­rie so­bre el FBI. Por­que es lo nue­vo en Net­flix, y de lo más vis­to en strea­ming, pe­ro re­vien­ta el per­fil ci­ne­ma­to­grá­fi­co usual de un ase­sino en se­rie. Por­que se atre­ve a en­trar en el pri­mer lu­gar del cri­men: la men­te del cri­mi­nal. Por in­da­gar con lu­ces en el la­do os­cu­ro de la men­te hu­ma­na. Por el guion. Por­que va de me­nos a más, y se­du­ce sin pri­sas (la prue­ba, un epi­so­dio pi­lo­to flo­jo que te ten­ta­rá a aban­do­nar. ¡No lo ha­gas!). Por­que lo tre­pi­dan­te va por den­tro, da que pen­sar (y ha­ce pu­pa). Por­que uno de los pun­tos fuer­tes de la tra­ma es real; se ba­sa en crí­me­nes co­me­ti­dos en los 70, y en en­tre­vis­tas man­te­ni­das por los agen­tes del FBI John Dou­glas y Ro­bert Ress­ler con ase­si­nos se­cuen­cia­les co­mo Ed Kem­per, Jerry Bru­dos, Ri­chard Speck, y su cró­ni­ca ne­gra no ol­vi­da a Char­les Man­son, el pro­fe­ta hippy de Sa­tán, el ce­re­bro del ase­si­na­to a cu­chi­llo de sie­te per­so­nas en el 69. Por el mag­ne- tis­mo y la po­ten­cia ex­pre­si­va de Hol­den Ford (ese cóc­tel le­tal de inocen­cia, obs­ti­na­ción, in­te­li­gen­cia y vul­ne­ra­bi­li­dad que le da a es­te agen­te es­pe­cial, no­va­to, del FBI el actor Jo­nat­han Groff, al que co­no­ces de Glee o te sue­na de The Good Wi­fe). Por el per­fec­to com­ple­men­ta­rio que es, pa­ra Hol­den, Bill Tench, un guan­te de Holt Mc­Ca­llany (agen­te de una pie­za, ve­te­rano, se­gu­ro de sí mis­mo, y con un ex­pe­dien­te X fa­mi­liar). Por la ter­ce­ra fa­bu­lo­sa pie­za del trío in­ves­ti­ga­dor, Wendy Carr, psi­có­lo­ga im­pla­ca­ble que te re­ve­la la erótica del sa­ber e in­ter­pre­ta de ci­ne la aus­tra­lia­na An­na Torv (con ex­pe­rien­cia co­mo agen­te del FBI en Frin

ge). Por­que Hol­den tie­ne al­go de guardián, un ai­re con Hol­den Caul­field, de Sa­lin­ger. Y por­que su chi­ca, la es­tu­dian­te Deb­bie Mit­ford (Han­nah Gross) es­con­de co­sas y lle­va en su nom­bre el au­ra de las her­ma­nas aris­tó­cra­tas que es­cri-

bían co­sas tan ama­bles co­mo Amor en cli­ma frío o A la ca­za del amor.

Por­que es fac­tu­ra de David Fin­cher

( Alien 3, Se­ven, Zo­diac, El cu­rio­so ca­so

de Ben­ja­min But­ton, la freak y bri­llan­te Per­di­da, la a su pe­sar y por cau­sa ma­yor fi­ni­qui­ta­da Hou­se of Cards).

Por he­lar­nos de frío in­te­rior, de pá­ni­co or­gá­ni­co, y ha­cer­nos du­dar. Por lan­zar esa pre­gun­ta, La Pre­gun­ta: «¿Có­mo vas a ade­lan­tar­te a los lo­cos si no sa­bes co­mo pien­san?». Y esa que bus­ca a las cos­qui­llas a la ba­na­li­dad del mal: «¿Los cri­mi­na­les nacen... o se ha­cen?». Por­que hay in­fan­cias ro­tas, he­ri­das de fon­do que van a matar. Por­que la vio­len­cia es­tá en la len­gua, en las pa­la­bras de cri­mi­na­les co­mo Ed Kem­per o Ri­chard Speck. Por­que ves lo que pa­só en lo que te cuen­tan, y es bas­tan­te, es efec­ti­vo, no lo se­ría tan­to si se mos­tra­se más. Por­que te in­vi­ta a re­cor­dar a Han­ni­bal Lec­ter y Cla­ri­se Star­ling... Cla­ri- se... y mi­ti­gó esa sen­sa­ción de huér­fano de se­rie que ex­pe­ri­men­tas­te a la es­pe­ra de la se­gun­da de Stran­ger Things.

Por esa ele­gan­cia es­té­ti­ca y re­tó­ri­ca a lo

Mad Men, por­que se sien­te real co­mo The Wi­re y es un tra­lla­zo men­tal más se­rio que Gy­psy. Por la at­mós­fe­ra gris azu­la­da, por las som­bras, por el gui­ño a los 70: esa gra­ba­do­ra prehis­tó­ri­ca, ¡el Ca­sio do­ra­do de Bill Tench!

Por re­cor­dar­nos có­mo se fun­dó el FBI y ex­hi­bir, y com­ba­tir, los ins­tin­tos que de­jan en cal­zo­nes a las fuer­zas de la ley. Por esa in­ter­ven­ción de la doc­to­ra Carr tras la pre­gun­ta: «¿Có­mo se pue­de lle­gar a pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos sien­do un so­ció­pa­ta?». La res­pues­ta: «La pre­gun­ta es: ¿có­mo se pue­de ser pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos sin ser­lo?». Por las vi­das pri­va­das, y en­tre vi­si­llos des­ve­la­das, de Wendy Carr, Hol­den Ford y Bill Tench. Por el mo­men­to do­mi­na­trix de Deb­bie que trun­can sus za­pa­tos. Por la tra­ma del ga­to que rom­pe la so­le­dad de Wendy. Y por In The Light de Led Zep­pe­lin, y el im­pre­sio­nan­te fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da. ¡Buaaah! Pe­ro hay más mo­ti­vos pa­ra ver Mind­hun­ter. Bru­tal. El pá­ni­co es­tá den­tro. Me fal­ta el ai­re.

Ba­sa­da en ca­sos reales, es­tá en el top de lo más vis­to en strea­ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.