Ga­li­cia es úl­ti­ma ten­den­cia en li­bros

A Co­ru­ña es un bum, es­tá en­tre las ciu­da­des con más aje­treo li­te­ra­rio, en el top 5 de las más vi­si­ta­das por los au­to­res en gi­ra. La cul­tu­ra es di­ná­mi­ca de San­tia­go a Pontevedra, ai­re fres­co, tú a tú con la gen­te. Abren li­bre­rías. Hay una red que crece. Vo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EN PORTADA . CULTURA FRESCA, RAZÓN AQUÍ - TEX­TO: ANA ABELENDA

Lee y de­ja leer, di­ce la bol­sa que lle­va al hom­bro Lorena Bem­bi­bre, Lo en las Nu­bes, lec­to­ra vocacional a la que si­guen en la Red 14.200 per­so­nas. «Os lec­to­res so­mos a re­sis­ten­cia —ase­gu­ra—. Ler é mi­li­tar na cul­tu­ra. A li­te­ra­tu­ra é o úni­co que nos po­de sal­var... Nou­tros ám­bi­tos das re­des, co­mo a mo­da, é to­do po­ñer­se ver­des. No do li­bro é ou­tra cou­sa: com­par­tir. O li­bro crea la­zos, ami­za­des».

Las le­tras son ten­den­cia en A Co­ru­ña, en ebullición li­te­ra­ria con una red de pro­fe­sio­na­les que es­tán ten­dien­do puentes en­tre mun­dos, lec­to­res y li­bros. «Non é só un­ha sen­sa­ción. A Co­ru­ña es­tá vi­vin­do un mo­men­to real de di­na­mis­mo do li­bro que com­pa­ra­ría co ca­so de Cór­do­ba ou Gra­na­da anos atrás. Hai un cal­do de cul­ti­vo, es­tán pa­san­do cou­sas...», afir­ma la poe­ta Yo­lan­da Cas­ta­ño, alien­to que sos­tie­ne el ci­clo Poe­tas Di(n)ver­sos, el ta­ller de tra­duc­ción de la Illa de San Si­món y el Pon­te Poé­ti­ca, con que abrir bo­ca a ver­sos es­te fin de se­ma­na en Pontevedra pa­ra el 23 de abril.

En A Co­ru­ña sa­le el sol to­dos los días pa­ra los li­bros. A ve­ces has­ta hay que es­co­ger plan li­te­ra­rio. Es­ta es una ciu­dad en el top 5 de las ele­gi­das por los no­ve­lis­tas en gi­ra, apun­ta Ja­vier Pin­tor, otro nom­bre de re­fe­ren­cia en la que es hoy la úni­ca ciu­dad ga­lle­ga con una es­cue­la de es­cri­tu­ra crea­ti­va, que coor­di­nan las dos poe­tas que son el se­llo Apia­rio, Antía Otero y Do­res Tem­brás. «A Co­ru­ña ten ade­mais un­ha aso­cia­ción de edi­to­res e un­has li­bra­rías que es­tán cam­bian­do as ma­nei­ras de ache­gar­se ao li­bro —ar­gu­men­ta Yo­lan­da Cas­ta­ño-—. Hai apos­tas moi fi­llas des­te tem­po, e pe­que­nas edi­to­riais que non son tan pe­que­nas, que su­plen con de­di­ca­ción, mi­mo, aten­ción e en­tre­ga os me­dios das gran­des. E ven­den». Ahí es­tán Apia­rio, Chan da Pól­vo­ra, Ai­ra. Ade­más, han na­ci­do li­bre­rías que to­man el re­le­vo «con fuer­za, y otras que pa­re­cían apa­gar­se han re­sur­gi­do», di­ce Pin­tor, coor­di­na­dor del ci­clo li­te­ra­rio de la Fun­da­ción Luís Seoa­ne y de los en­cuen­tros con es­cri­to­res que lle­nan la UNED.

Begoña Va­re­la, que ha re­ce­ta­do li­te­ra­tu­ra a va­rias ge­ne­ra­cio­nes y vi­vi­do pri­me­ro el es­plen­dor del mun­do del li­bro en los 80 («con colas pa­ra pa­gar el día de Re­yes, ¡era una fies­ta!») y lue­go su­fri­do la cri­sis del 2009 avi­va hoy el fue­go lector en Lu­me. «Hay una ci­ta de Bolaño que vie­ne a de­cir al­go co­mo que hay co­sas que se aca­ban. Los li­bros son fi­ni­tos, los en­cuen­tros se­xua­les son fi­ni­tos, pe­ro el de­seo de leer y de se­xo es in­fi­ni­to, no se aca­ba. Los que vie­nen de­trás van a te­ner esas ga­nas», di­ce Begoña, que cuen­ta que, en el pos­fran­quis­mo, en Mo­list se ven­dían li­bros ba­jo cuer­da y có­mo a Lu­me se arro­ja­ron cóc­te­les mo­lo­tov. Hoy los tiem­pos son otros, y las li­bre­rías es­tán con ellos.

De las mo­zas Moi­to Con­to y Ber­bi­ria­na han oí­do ha­blar to­dos los que via­jan con el mapa de li­bre­rías mo­lo­nas en la mano. Hay con­ver­sa­cio­nes que so­lo pue­des te­ner en Moi­to Con­to, don­de siem­pre coin­ci­des con al­guien, y li­bros que so­lo en­con­tra­rás en Ber­bi­ria­na. «Nós era­mos de­vo­ra­do­ras de li­bros —cuen­ta Cris­ti­na Bar­bei­to, que mon­tó la li­bre­ría-ca­fé Ber­bi­ria­na con Alejandra de Die­go—... E anos atrás vi­mos que aquí can­do ías por un li­bro que fi­cha­ra­mos nas no­sas li­bra­rías de re­fe­ren­cia dou­tras ci­da­des non o ha­bía. Nós te­mos cla­ro que hai que es­tar coa xen­te, e ta­mén que­ria­mos com­ple­men­tar, ache­gar li­bros de edi­to­riais máis pe­que­nas. Ter en Ber­bi­ria­na a au­to­res e au­to­ras que ad­mi­ra­mos é un aga­sa­llo pa­ra nós».

DE­DI­CA­CIÓN Y MI­MO

Las le­tras tie­nen bue­na ima­gen. Y gé­ne­ro. Ellas. Son so­bre to­do ma­nos de mu­je­res las que mue­ven y sos­tie­nen el mun­do del li­bro en A Co­ru­ña y en Ga­li­cia. «Hay que po­ner en va­lor la fi­gu­ra de la li­bre­ra, esa sensibilidad es­pe­cial de las mu­je­res ha­cia los li­bros. La fi­gu­ra de la mu­jer en el mun­do del li­bro, des­de la es­cri­to­ra a la li­bre­ra», ins­ta Begoña Va­re­la. Otra li­bre­ra de pre­mio es Est­her Gó­mez, de Moi­to Con­to —con ga­lar­dón Smart Com­mer­ce de la Xun­ta y un don pa­ra atraer a to­do ti­po de gen­te—, quien apun­ta que una li­bre­ra, un li­bre­ro, de­be hoy te­ner fee­ling con el pú­bli­co. ¿Qué de­be te­ner ade­más una li­bre­ría pa­ra que la pa­sión por las le­tras cua­dre los nú­me­ros? «Non hai un­ha re­cei­ta má­xi­ca, pe­ro un li­brei­ro o pri­mei­ro que de­be fa­cer é ler. As li­bre­rías de­ben ser es­pa­zos aber­tos nos que po­der ir cos ne­nos, nos que un ado­les­cen­te poi­da sen­tir­se tan có­mo­do co­mo o lector ávi­do. O li­brei­ro é, co­mo o bi­blio­te­ca­rio, o in­ter­me­dia­rio. O li­brei­ro ten que ser ade­mais es­ca­pa­ra­tis­ta, xes­tor de re­des so­ciais, xes­tor de re­cur­sos hu­ma­nos e, por su­pos­to, pres­cri­tor de li­bros. Es­tar aten­to a to­das as ten­den­cias do mer­ca­do! E eli­xir ben, asu­min­do ris­cos», sos­tie­ne Est­her. La vo­ca­ción es un poe­ma. Hay un bum lector, clu­bes que no se pier­den una ci­ta con los li­bros, li­bre­rías co­mo li­bros abier­tos, bi­blio­te­cas que te aco­gen con ca­fés con le­tras. Per­so­nas, nom­bres pro­pios, que rom­pen con va­lor iner­cias mor­ta­les. Y una ne­ce­si­dad pal­ma­ria, que se­ña­lan Yo­lan­da y Cris­ti­na: apo­yo ins­ti­tu­cio­nal. «O apoio das ins­ti­tu­cións á pro­du­ción ar­tís­ti­ca, á crea­ción, é ne­ce­sa­rio pa­ra que o mo­ve­men­to so­cial te­ña for­za. Se non hai ese apoio, iso lan­za un­ha men­sa­xe á so­cie­da­de», ma­ni­fies­tan.

La bue­na li­te­ra­tu­ra tam­bién se aso­ma a Ins­ta­gram. «Na Re­de ato­pas xen­te re­fle­xi­va, un li­bro é un ac­to ín­ti­mo que des­pois po­des com­par­tir. Ni­so axu­dan as re­des. A es­cri­to­ra Laura Fe­rre­ro di­cía, can­do es­ti­vo na li­bra­ría, que se sen­tía fe­liz de des­vir­tua­li­zar ca­ras, que a xen­te que se co­ñe­ce a tra­vés dos li­bros por Ins­ta­gram non de­cep­cio­na. É al­go que ta­mén sa­be Si­ra...», co­men­ta Est­her. «Se te re­flic­tes na Re­de de ver­da­de, es a mes­ma que no mun­do real pe­ro che­gan­do a máis xen­te. A bi­blio­te­ca pú­bli­ca é un ser­vi­zo esen­cial, e así es­tá re­co­lli­do na le­xis­la­ción —afir­ma Si­ra Gon­zá­lez, que lle­va las re­des so­cia­les de las bi­blio­te­cas co­ru­ñe­sas y se dis­tin­gue en la pres­crip­ción de có­mics—. A Co­ru­ña ten un­ha re­de de bi­blio­te­cas que se am­plía con au­to­res, li­brei­ras, lec­to­res em­pe­der­ni­dos. O le­ma é es­te: ache­gar o li­bro per­fec­to á per­soa no mo­men­to no que o ne­ce­si­ta».

En San­tia­go la di­fe­ren­cia es un va­lor en al­za. Nu­max —un ci­ne, una li­bre­ría y un la­bo­ra­to­rio de crea­ti­vi­dad que sos­tie­nen Ramiro Le­do, Ir­ma Ama­do, Pablo Ca­yue­la, Carlos Hi­dal­go, An­to­nio Do­ña­te, Xan Gó­mez, Ma­ri­ña de Toro, Ola­lla Co­ci­ña y Mar­ga­ri­ta Le­do— es un ejem­plo, un pro­yec­to em­pre­sa­rial que flo­re­ce en San­tia­go so­bre to­do en

A li­te­ra­tu­ra de­be es­tar on­de es­tá a xen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.