“Uno de nues­tros pri­me­ros con­cier­tos fue en el ka­rao­ke de San­ta Cris­ti­na”

El cantante de un gru­po que aban­de­ra la es­ce­na al­ter­na­ti­va de nues­tro país con­fie­sa que los co­mien­zos fue­ron du­ros, y po­ne co­mo ejem­plo una de sus pri­me­ras ac­tua­cio­nes en A Co­ru­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ENTREVISTA - MI­KEL IZAL TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Mi­kel aca­ba de ter­mi­nar su par­ti­cu­lar te­ra­pia: sa­car a la luz las on­ce can­cio­nes que com­po­nen el cuar­to tra­ba­jo de es­tu­dio de Izal, Au­to­te­ra­pia. Un dis­co, que aun te­nien­do la mis­ma ma­sa ma­dre, sa­be di­fe­ren­te a los an­te­rio­res. Pa­ra es­ta exi­to­sa re­ce­ta han con­ta­do con un ma­yor tiem­po de coc­ción, in­gre­dien­tes de pri­me­ra y la gran com­pe­ne­tra­ción de to­do el equipo de co­ci­na.

—«Au­to­te­ra­pia» es un dis­co in­tros­pec­ti­vo. ¿Ha­bía mu­cho den­tro que sa­car?

—Siem­pre lo hay, la for­ma que ten­go de sa­car to­do eso des­de ha­ce mu­cho tiem­po son las can­cio­nes, pe­ro es ver­dad que creo que en es­te tra­ba­jo se ha acen­tua­do esa mi­ra­da in­tros­pec­ti­va, esa pri­me­ra per­so­na del sin­gu­lar. Po­dría pa­re­cer ob­vio que las his­to­rias gi­ra­ran en torno a lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de los úl­ti­mos años, que ha si­do la mú­si­ca y el pri­vi­le­gio de po­der dedicarse a lo que nos gus­ta, y la can­ti­dad de milagros mu­si­ca­les que he­mos vi­vi­do, pe­ro es cu­rio­so que si­go com­po­nien­do so­bre las mis­mas preo­cu­pa­cio­nes que ha­ce cua­tro dis­cos. Al fi­nal to­dos so­mos más igua­les de lo que pa­re­ce, nos de­di­que­mos a lo que nos de­di­que­mos, y hay un mon­tón de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes uni­ver­sa­les que son las que ver­da­de­ra­men­te im­por­tan, y no las que po­drán de­ri­var­se de una pro­fe­sión tan pe­cu­liar co­mo a la que me de­di­co.

—Es un dis­co di­fe­ren­te a los an­te­rio­res, ¿pe­ro más que un gi­ro es una evo­lu­ción?

—Creo que cual­quier mú­si­co siem­pre bus­ca evo­lu­cio­nar más que gi­rar, al fi­nal hay un esen­cia, una per­so­na­li­dad, una for­ma de es­cri­bir, de to­car la gui­ta­rra, de arre­glar con los te­cla­dos... Hay una ba­se que es la per­so­na­li­dad de ca­da gru­po, in­clu­so de ca­da miem­bro del gru­po. En nues­tro ca­so lo que he­mos bus­ca­do es la evo­lu­ción, la bús­que­da, la ex­pe­ri­men­ta­ción, no abu­rrir­nos de no­so­tros mis­mos. La gran di­fe­ren­cia es la can­ti­dad de re­cur­sos que he­mos te­ni­do: de tiem­po, de cal­ma, de la tran­qui­li­dad de la que dis­pu­si­mos... El pri­mer dis­co se gra­bó en ocho días y es­te se gra­bó en dos me­ses. Un ce­re­bro in­quie­to ne­ce­si­ta tiem­po. Aho­ra lo he­mos te­ni­do, y creo que ha si­do un in­gre­dien­te bá­si­co pa­ra es­te dis­co. Ade­más de mu­chos otros: una com­pe­ne­tra­ción mu­cho ma­yor que ha­ce ocho años cuan­do em­pe­zá­ba­mos, una pér­di­da de com­ple­jos o mie­do, aun­que nun­ca los tu­vi­mos, pe­ro hoy más que nun­ca ha­ce­mos lo que nos da la ga­na. Es­ta ha si­do otra de las má­xi­mas del gru­po des­de que em­pe­zó. Si an­tes lo ha­cía­mos, ima­gí­na­te aho­ra, des­pués de ver que ha­cien­do lo que te na­ce, y sin im­por­tar­te na­da más que di­ver­tir­te o ha­cer mú­si­ca...

—El tiem­po ha si­do cla­ve, ¿ha­cía fal­ta to­mar dis­tan­cia?

—Yo creo que sí, por­que al fi­nal tie­nes que des­can­sar has­ta de la fe­li­ci­dad, de lo que más te gus­ta ha­cer en la vi­da, y en es­te ca­so de­ci­di­mos ha­cer­lo des­pués de sie­te años tra­ba­jan­do sin pa­rar. Creo que nos vino muy bien es­te tiem­po de pa­rón, de pen­sar en otras co­sas, de vi­vir ale­ja­dos de la mú­si­ca, aun­que al que le gus­ta la mú­si­ca nun­ca vi­ve ale­ja­do de ella, pe­ro sí que creo que lle­ga­mos al es­tu­dio de gra­ba­ción co­mo de­bía­mos pa­ra un cuar­to dis­co, des­can­sa­dos y abu­rri­dos de las va­ca­cio­nes, de no to­car. Es­te ha si­do otro de los in­gre­dien­tes, yo creo que se han ali­nea­do mu­chas cir­cuns­tan­cias que ha­cen que con­si­de­re­mos Au­to­te­ra­pia nues­tro tra­ba­jo más re­don­do, más com­ple­to y más emo­cio­nan­te.

—Me da la sen­sa­ción de que en tus dis­cos de­jas en­tre­ver tu ca­rác­ter in­con­for­mis­ta… ¿no?

—Si ha­bla­ras con mi ma­dre te sa­ca­ría de du­das in­me­dia­ta­men­te, siem­pre me di­ce que soy la per­so­na más in­con­for­mis­ta que co­no­ce.

—Ese ca­rác­ter te ha­ce que­rer siem­pre más. En «Co­pa­ca­ba­na» de­cíais que ha­bía re­cur­sos pa­ra su­pe­raros, aho­ra me aca­bas de de­cir que es el tra­ba­jo más re­don­do que ha­béis he­cho, aún así, ¿hay mar­gen pa­ra la su­pera­ción?

—Hay que pen­sar siem­pre que el pró­xi­mo dis­co se­rá di­fe­ren­te, ni me­jor ni peor, por­que eso es muy re­la­ti­vo. Es­toy se­gu­ro de que hay un mon­tón de gen­te a la que le gus­ta más Ma­gia y Efec­tos Es­pe­cia­les, que es el pri­me­ro, que el úl­ti­mo, por lo que sea, por­que lo es-

No nos per­mi­ti­mos so­ñar con es­to, so­lo que­ría­mos ser mi­leu­ris­tas

cu­chan en un mo­men­to di­fe­ren­te de sus vi­das, por­que el des­cu­bri­mien­to de un gru­po y ese so­ni­do es muy di­fí­cil de com­ba­tir con cual­quier otro ál­bum… Nos pa­sa a to­dos con el pri­mer dis­co que es­cu­chas de un gru­po te en­can­ta, esa pri­me­ra vez que es­cu­chas esa voz… es muy di­fí­cil con­se­guir lo mis­mo con otro dis­co. Por eso hay que pen­sar que el si­guien­te se­rá di­fe­ren­te, y nos he­mos de­mos­tra­do a no­so­tros mis­mos que mien­tras nos emo­cio­ne­mos no­so­tros to­do sal­drá bien, es tan sen­ci­llo co­mo eso. Se­gu­ro que nos in­ven­ta­re­mos co­sas di­fe­ren­tes, aun­que in­ten­ta­re­mos man­te­ner el lu­jo de te­ner tiem­po. Más que na­da por no­so­tros mis­mos, por­que va­mos a es­tar dos años es­cu­chán­do­lo, y co­mo no te apor­te nue­vas emo­cio­nes es­tás jo­di­do, por­que si lle­gas abu­rri­do del an­te­rior, ima­gí­na­te de uno que con­ti­núa la his­to­ria.

—El do­cu­men­tal «Cró­ni­ca de un par­pa­deo» ex­pli­ca el efec­to Izal. Co­mo de­ci­mos aquí ca­si: «Che­gar e en­cher».

—Yo creo que el ca­mino ha si­do muy lar­go. Pa­ra mí em­pie­za a los 16 años, cuan­do co­jo la pri­me­ra gui­ta­rra y com­pon­go la pri­me­ra can­ción. Des­pués soy can­tau­tor unos años y lue­go lle­ga Izal, con los otros cua­tro iza­les… No es en ab­so­lu­to un par­pa­deo, eso es lo bueno, que han si­do mu­chí­si­mos pe­que­ños pa­sos que han he­cho un ca­mino. Ocho años de Izal dan pa­ra mu­cho, en los que no he­mos pa­ra­do por­que sa­bía­mos que se tra­ta­ba de po­ner to­da la car­ne en el asa­dor.

—Me re­fe­ría de pa­sar de 100 es­pec­ta­do­res a 17.000.

—Sí, sí lo sé, pe­ro has­ta en ese sen­ti­do ese cre­ci­mien­to lo he­mos vi­vi­do con mu­cha in­ten­si­dad pe­ro a lo lar­go del tiem­po. Los tres pri­me­ros años del gru­po es­tán pla­ga­dos de anéc­do­tas, es co­mo si se hu­bie­ra es­ti­ra­do mu­chí­si­mo el tiem­po, y sin em­bar­go, na­die los co­no­ce. Lue­go po­co a po­co, y di­go po­co a po­co, por­que pa­ra mí sí ha si­do po­co a po­co, han ve­ni­do un ca­fé La Pal­ma, una Joy, la Ri­vie­ra.. pa­sos que pa­re­cen rá­pi­dos pe­ro que son cin­co me­ses de tra­ba­jo que se te ha­cen muy lar­gos. Si mi­ro ha­cia atrás, es­tos ocho años han si­do ago­ta­do­res, pe­ro me pa­re­ce la for­ma más emo­cio­nan­te de vi­vir un éxi­to en cual­quier ám­bi­to. Al­go tan gran­de co­mo en lo que se ha con­ver­ti­do Izal, no cre­ce de la no­che a la ma­ña­na.

—¿Al­gu­na vez lo so­ñas­teis?

—No nos lo per­mi­tía­mos. So­mos gen­te rea­lis­ta. Re­cuer­do per­fec­ta­men­te la con­ver­sa­ción en la fur­go­ne­ta de Ale­jan­dro du­ran­te los cua­tro pri­me­ros años del gru­po. Re­cuer­do que nues­tro ob­je­ti­vo sin­ce­ro y ho­nes­to era po­der me­ter 100 per­so­nas en 20-30 ciu­da­des de Es­pa­ña pa­ra po­der se­guir gi­ran­do, era a lo que as­pi­rá­ba­mos. Ha­cía­mos nues­tras cuen­tas y si to­cá­ba­mos dos tres o ve­ces a la se­ma­na en dos o tres si­tios, y ven­día­mos 100 en­tra­das, po­día­mos ser mi­leu­ris­tas de la mú­si­ca, y ese era el ob­je­ti­vo. To­do lo de­más es re­ga­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.