Vi­das pe­ri­fé­ri­cas en la ca­sa flo­tan­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD - TEX­TO: HÉC­TOR J. POR­TO

Ad­mi­ra­da por es­cri­to­res co­mo Julian Bar­nes, A.S. Byatt o Jo­nat­han Fran­zen, la obra de la na­rra­do­ra in­gle­sa Pe­ne­lo­pe Fitz­ge­rald (Reino Uni­do; Lin­coln, 1916-Londres, 2000) no ha­bía te­ni­do una suer­te edi­to­rial dig­na en el mer­ca­do de la len­gua cas­te­lla­na, a años luz por ejem­plo de su con­tem­po­rá­nea du­bli­ne­sa Iris Mur­doch. Mon­da­do­ri ha­bía pu­bli­ca­do sin de­ma­sia­do eco La flor azul (1998) y A la de­ri­va (2000), y ahí lo de­jó. No fue has­ta que en el 2010 apa­re­ció La li­bre­ría en el ca­tá­lo­go de Im­pe­di­men­ta que Fitz­ge­rald se fue con­vir­tien­do en una au­to­ra im­pres­cin­di­ble, a la al­tu­ra de lo que re­pre­sen­ta en la li­te­ra­tu­ra de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Lle­gó pa­ra que­dar­se, y des­de en­ton­ces, ayu­da­do por el em­pu­je tran­qui­lo de La li­bre­ría, el se­llo ma­dri­le­ño ha ido res­ca­tan­do su pro­duc­ción a un rit­mo cer­cano al de un tí­tu­lo por tem­po­ra­da. El sal­to de­fi­ni­ti­vo lle­gó de la mano de la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que de La li­bre­ría fil­mó la rea­li­za­do­ra bar­ce­lo­ne­sa Isa­bel Coi­xet: la po­pu­la­ri­dad de la es­cri­to­ra y de su no­ve­la ha ido cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te, de tal for­ma que hoy el li­bro ha al­can­za­do en Es­pa­ña las 22 edi­cio­nes (si se in­clu­ye las cua­tro que su­ma su tra­duc­ción al ca­ta­lán). Aho­ra, pre­ci­sa­men­te, Im­pe­di­men­ta res­ca­ta, con nue­va ver­sión, de Ma­riano Pey­rou, la no­ve­la A la

de­ri­va, que le dio el Boo­ker Pri­ze en 1979 y es­tá cons­trui­da so­bre un tris­te epi­so­dio au­to­bio­grá­fi­co. Per­mi­ti­rá al lector acer­car­se a lo ex­tre­ma­da­men­te du­ra que fue la pe­ri­pe­cia vi­tal de Fitz­ge­rald, em­pu­ja­da a la in­di­gen­cia por las desas­tro­sas con­se­cuen­cias de los trau­mas que la ex­pe­rien­cia de la gue­rra en Ita­lia de­jó en su ma­ri­do, Des­mond Fitz­ge­rald, al que el al­coho­lis­mo aca­bó ma­tan­do. En al­gu­na oca­sión, eso sí, ella de­jó di­cho que fue la en­fer­me­dad de su es­po­so lo que la ani­mó a es­cri­bir su pri­me­ra no­ve­la —su ini­cia­ción fue tar­día, ya pa­sa­ba de la cin­cuen­te­na— pa­ra así dis­traer­lo en su pos­tra­ción fi­nal.

VE­CIN­DA­RIO «AN­FI­BIO»

Pues bien, los es­tra­gos eco­nó­mi­cos que la pe­no­sa de­ri­va de su pa­re­ja oca­sio­nó —fal­si­fi­có unos che­ques y hu­bo de re­nun­ciar a la abo­ga­cía— si­túan a Pe­ne­lo­pe y Des­mond vi­vien­do (con sus hi­jos Valpy, Ti­na y Ma­ria y du­ran­te unos dos años) en una bar­ca­za atra­ca­da a ori­llas del río Tá­me­sis, en Bat­ter­sea Reach, en los do­mi­nios del puer­to de Londres, igual que le ocu­rre a la du­do­sa co­mu­ni­dad de ar­tis­tas (ex­tra­va­gan­te ve­cin­da­rio an­fi­bio) que pu­lu­lan por su no­ve­la A la de­ri­va, am­bien­ta­da en los ini­cios de los 60. Su evi­den­te car­ga dra­má­ti­ca no im­pi­de a la na­rra­ción bor­dear los lí­mi­tes de la co­me­dia, y adop­tar una to­na­li­dad di­ver­ti­da, en eso que ella mis­ma gus­ta­ba de ca­li­fi­car de tra-

gi­far­sa. La es­cri­to­ra des­pla­za to­da in­ten­ción au­to­bio­grá­fi­ca y en­tre­ga el pro­ta­go­nis­mo a Nen­na Ja­mes, una mu­jer, muy es­ca­sa de re­cur­sos, aban­do­na­da por su pa­re­ja, y que re­si­de con sus dos hi­jas, Til­da y Mart­ha, de 6 y 12 años, res­pec­ti­va­men­te, en el Gra­ce, su des­ven­ci­ja­da ca­sa flo­tan­te. Que­da co­rro­bo­ra­da la ca­pa­ci­dad de Fitz­ge­rald pa­ra ra­dio­gra­fiar vi­das pe­ri­fé­ri­cas, pa­ra re­tra­tar con una len­te cáus­ti­ca, pe­ro con so­bria hu­ma­ni­dad, sus con­tra­dic­cio­nes, mi­se­rias y felicidades.

EL EFEC­TO COI­XET La ma­gia de Pe­ne­lo­pe Fitz­ge­rald per­ma­ne­ció ocul­ta pa­ra el lector es­pa­ñol has­ta que el se­llo Im­pe­di­men­ta co­men­zó a edi­tar­la. El efec­to Coi­xet (la rea­li­za­do­ra ca­ta­la­na lle­vó con éxi­to al ci­ne su no­ve­la «La li­bre­ría») ha dis­pa­ra­do la...

A LA DE­RI­VA AU­TO­RA PE­NE­LO­PE FITZ­GE­RALD TRA­DUC­TOR MA­RIANO PEY­ROU EDI­TO­RIAL IM­PE­DI­MEN­TA 220 PÁ­GI­NAS; 20,50 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.