10ra­zo­nes pa­ra ado­rar a Beyoncé

¿Es la in­ter­pre­te de «Single La­dies» la es­tre­lla de­fi­ni­ti­va de la mú­si­ca po­pu­lar del mo­men­to? Mu­chos pien­san que sí. La his­to­ria vie­ne de le­jos, pe­ro aho­ra se en­cuen­tra en un mo­men­to en el que pa­re­ce un vol­cán en ple­na erup­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EL PERSONAJE - TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

1 Apo­teó­si­ca ac­tua­ción en el fes­ti­val Coa­che­lla

Em­pe­ce­mos por lo más re­cien­te. El New York Times no es­ca­ti­mó en­tu­sias­mo y ti­tu­ló: «Beyoncé es más gran­de que Coa­che­lla». Su pa­se por el fes­ti­val de­jó a to­dos bo­quia­bier­tos. Des­de la era de Mi­chael Jack­son no se ha­bía vis­to una ex­hi­bi­ción de gran­de­za si­mi­lar. Lo que se pu­do con­tem­plar ahí es ni más ni me­nos que a la es­tre­lla mu­si­cal más des­lum­bran­te del mo­men­to bri­llan­do con to­do su es­plen­dor. Cuan­do mu­chas ve­ces se du­da de si el pre­sen­te del pop de­ja­rá fi­gu­ras pa­ra la pos­te­ri­dad, apa­re­ce ella pa­ra cer­ti­fi­car que sí, que en el fu­tu­ro se­rá re­cor­da­da.

2 Una cantante de la vie­ja es­cue­la con una gran voz

Esa mez­cla de éxi­to des­me­su­ra­do y be­lle­za arre­ba­ta­do­ra, sa­có a re­lu­cir uno de los peo­res tics de la crí­ti­ca: el pre­jui­cio. Ha­bía que es­tar muy sor­do. Con so­lo es­cu­char su mo­do de can­tar, que­da­ba cla­ro que aquí ha­bía al­go más. Esa voz edu­ca­da en el co­ro la Igle­sia Me­to­dis­ta Uni­da de San Juan en Te­xas mi­ra­ba de cría a can­tan­tes co­mo Ste­ve Won­der, Ti­na Tur­ner, Mi­chael Jack­son o Whit­ney Hous­ton.

3 Su muy apre­cia­ble eta­pa con Des­tiny’s Child

Ha cre­ci­do tan­to la figura de Beyoncé que, a ve­ces, se ve a su an­ti­guo gru­po co­mo al­go pres­cin­di­ble. Error. Ha­gan so­lo una prue­ba. Pon­gan una can­ción co­mo Booty­li­cious e in­ten­ten con­tro­lar el cuer­po. Es so­lo un ejem­plo de un ra­mi­lle­te de te­mas co­mo Lo­se My Breath, Say My Na­me o In­de­pen­dent Woman. ¿Si­gues pen­san­do lo mis­mo?

4 La con­vul­sión que su­pu­so “Crazy in Lo­ve”

Aquel hu­ra­cán de vien­tos, po­de­río vo­cal y fuer­za arre­ba­ta­do­ra con el que irrum­pió Beyoncé en so­li­ta­rio en el 2003 re­sul­tó de­fi­ni­ti­vo. So­lo al­guien sin san­gre en las ve­nas se po­día re­sis­tir a esa ex­hi­bi­ción de pop ne­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.