Can­nes bai­la con Ja­ne Fon­da y Tra­vol­ta

El cer­ta­men que arran­ca el mar­tes rin­de tri­bu­to a dos glo­rias del «star-sys­tem» y, tras la rup­tu­ra de re­la­cio­nes con Net­flix, mi­ra so­lo de reojo a Holly­wood

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE - TEX­TO: IOSÉ LUIS LO­SA

Den­tro de cin­co días se abre en Can­nes el gran tea­tro del mun­do. Una vez co­no­ci­do su menú, ya te­ne­mos en es­ce­na la in­fi­ni­ta lis­ta de de­ba­tes ar­tís­ti­cos, in­dus­tria­les o po­lí­ti­cos que ha­ce que los es­tu­dio­sos de es­te fes­ti­val, sus in­tri­gas y sus mi­tos sean lo más pa­re­ci­do a los ya ex­tin­tos krem­li­nó­lo­gos. Can­nes es un mis­te­rio en­vuel­to en un enig­ma, co­mo Chur­chill de­fi­nía a la Ru­sia so­vie­ti­za­da. Nun­ca sa­bre­mos qué exis­te de­trás de una pro­gra­ma­ción ofi­cial que ha pi­lla­do a to­do el mun­do con el pie cam­bia­do, an­te las au­sen­cias de los aguar­da­dos fil­mes de Brian de Pal­ma, Te­rren­ce Ma­lick, Car­los Rey­ga­das, Mia Han­sen-Love, Pao­lo So­rren­tino e tut­ti quan­ti. Tam­po­co ca­be adi­vi­nar si la pre­sen­cia de so­lo tres pe­lí­cu­las fir­ma­das por di­rec­to­ras en­tre las 20 que op­tan a la Pal­ma de Oro y la cla­ri­dad con la que el res­pon­sa­ble del fes­ti­val Thierry Fre­maux ha sen­ten­cia­do que no se va a de­jar lle­var por una dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va ha­cia la mu­jer van a ser líneas sos­te­ni­bles en el tiem­po.

Can­nes ma­ne­ja sus tiem­pos. Tras ce­der en la edi­ción pa­sa­da an­te Net­flix, es­te año ha acep­ta­do el ór­da­go y ha ro­to re­la­cio­nes con el ya co­lo­sal enemi­go del ci­ne en pan­ta­lla gran­de. No sé si en re­la­ción con eso la pre­sen­cia de Holly­wood es­te 2018 es ca­si nu­la. El que sí vuel­ve, des­pués de la fa­mo­sa tarjeta ro­ja tras sus gro­se­ras bro­mas so­bre el na­zis­mo el año de

Me­lan­co­lía, es Lars Von Trier aunque, tal vez co­mo par­te de la san­ción, lle­ga fue­ra de con­cur­so, con una pe­lí­cu­la de ho­rror. Y si Holly­wood no es­tá ni se le es­pe­ra a la ho­ra de los ho­me­na­jes, el fes­ti­val sí se ha acor­da­do de dos glo­rias del eva­nes­cen­te star-sys­tem: con Ja­ne Fon­da se les ade­lan­tó ya Ve­ne­cia el pa­sa­do sep­tiem­bre, aunque a Can­nes lle­gue con un do­cu­men­tal que co­mien­za con una de las ya le­gen­da­rias cin­tas-ca­set­te de Ri­chard Nixon, en la cual mal­di­ce a Ja­ne Fon­da por su pre­sen­cia en Ha­nói co­mo ami­ga del Viet­cong mien­tras el agente na­ran­ja aún llo­vía so­bre In­do­chi­na. Un fil­me que pro­fun­di­za en su do­lo­ro­sa re­la­ción de afec­to pa­terno no bien en­cau­za­do con aquel es­qui­na­do enig­ma lla­ma­do Henry Fon­da y en có­mo ese trau­ma afec­tó a su vi­da emo­cio­nal y ar­tís­ti­ca.

El se­gun­do ho­me­na­je es­pe­cial es no tan­to pa­ra John Tra­vol­ta y su na­da irre­le­van­te ca­rre­ra sino pa­ra am­bien­tar las ce­le­bra­cio­nes de los 40 años de

Grea­se, que se pro­yec­ta­rá den­tro de Can­nes Clas­sics. Y no se ol­vi­de que a Tra­vol­ta per­te­ne­ce una libra del co­ra­zón de la Pal­ma de Oro que se lle­vó ha­ce ca­si un cuar­to de si­glo Pulp Fic­tion.

Hay un ter­cer tri­bu­to del fes­ti­val: el que pro­yec­ta so­bre Jean Luc Go­dard en la elec­ción co­mo car­tel ofi­cial de es­ta edi­ción del be­so au­to­mo­vi­lís­ti­co en­tre Jean Paul Bel­mon­do y An­na Ka­ri­na en Pie­rrot le fou.

CAN­NES Y AL­MO­DÓ­VAR

Pe­ro Go­dard no es so­lo el mi­to fun­da­cio­nal al cual el pa­sa­do Can­nes Mi­chel Ha­za­na­vi­cius ri­di­cu­la­ba en Le Re­dou­ta­ble. Es­tá muy vi­vo y com­pi­te por los pre­mios con una nue­va pe­lí­cu­la-ma­ni­fies­to, Le li­bre d’ima­ge. Y no sé si Can­nes ha­brá so­pe­sa­do el ries­go de que el ho­me­na­je pue­de vol­ver­se chan­za si Go­dard no sa­le del pal­ma­rés con la Pal­ma de Oro: o sí se le da un pre­mio me­nor del ju­ra­do, ex-ae­quo con un ci­neas­ta vein­tea­ñe­ro pa­sa­do de in­ten­so. O tal vez de eso se tra­te pre­ci­sa­men­te: de ma­tar al pa­dre. Una de las pro­duc­cio­nes mal­di­tas de la His­to­ria del ci­ne re­cien­te, el Qui­jo­te de Terry Gi­lliam, de­fe­nes­tra­do en el 2000 en un ro­da­je al que al­guien hi­zo vu­dú, re­na­ce en es­te Can­nes 2018 pa­ra su clau­su­ra. An­tes de eso, on­ce días que arran­can ha­blan­do en cas­te­llano, con Penélope Cruz y Ja­vier Bar­dem di­ri­gi­dos por el ira­ní Asg­har Far­ha­di. Pe­ro ahí ter­mi­na la par­ti­ci­pa­ción es­pa­ño­la de un Can­nes que si­gue en­ten­dien­do que, sal­vo Al­mo­dó­var, so­mos un erial. En­tre las 20 pe­lí­cu­las en com­pe­ti­ción, la ge­ne­ro­sa cuo­ta par­te fran­ce­sa con 5 fil­mes fran­ce­ses, dos ita­lia­nos, otros dos ja­po­ne­ses, el vis­to­so com­pro­mi­so de pre­sen­tar obra de dos ci­neas­tas re­pre­sa­lia­dos en sus paí­ses (el ira­ní Ja­far Pa­nahi y el ru­so Ki­rill Se­re­brein­ni­kov, a quien Pu­tin tie­ne en arres­to do­mi­ci­lia­rio). Y co­mo au­to­res de res­pe­to ma­yor, a la iz­quier­da de dios Go­dard, el chino Jia Zhang­ke, el po­la­co Pa­wel Pal­kows­ki y el co­reano Lee Chang-dong- So­lo hay es­te año un di­rec­tor que co­noz­ca el sa­bor de la Pal­ma de Oro: el tur­co Bil­ge Cey­lan. Y la re­pre­sen­ta­ción nor­te­ame­ri­ca­na no pue­de ser más he­te­ro­do­xa e ilu­sio­nan­te, con un emer­gen­te Da­vid Robert Mit­chell, re­no­va­dor ha­ce tres años del ci­ne de te­rror ex­qui­si­to con It Fo­llows. Y un ve­te­rano de vuel­ta de mil ba­ta­llas, Spi­ke Lee, que no, no es­ta­ba muer­to.

Bar­dem y Penélope Cruz po­nen ros­tro a la par­ti­ci­pa­ción es­pa­ño­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.