“Te­ne­mos que cal­mar­nos un poquito”

Es un to­do­te­rreno de la es­ce­na. Le he­mos vis­to ha­cer de to­do, in­clu­so can­tar, y sa­lir ai­ro­so de cuan­to re­to se le ha pro­pues­to. Aho­ra, el que sal­tó a la fa­ma co­mo «El Neng de Cas­te­fa» se sube so­lo al es­ce­na­rio pa­ra ju­gar con el pú­bli­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - ESCENA - TEX­TO: FER­NAN­DO MOLEZÚN

Edu So­to an­da me­ti­do en tan­tos pro­yec­tos que se ve obli­ga­do a apar­car los que más le ape­te­cen. Ha en­con­tra­do un hue­co pa­ra pa­sar­se por Ga­li­cia con su nue­vo es­pec­tácu­lo, Más va­le so­lo que cien­to vo­lan­do, en el que se bas­ta y se so­bra él so­li­to so­bre el es­ce­na­rio.

—¿Có­mo se las ingenia así en so­li­ta­rio?

—Lo que ha­go es con­tar con el pú­bli­co, con­ver­tir­lo en el se­gun­do ac­tor. Es una prue­ba inequí­vo­ca de que se es­tá im­pro­vi­san­do, que se es­tá crean­do en el mo­men­to.

—Con­tar con el pú­bli­co, im­pro­vi­sa­ción… Sue­na arries­ga­do.

—Es cier­to, pe­ro es que eso va mu­cho con mi per­so­na­li­dad. Me gus­ta lo que na­ce en el mo­men­to, sin ha­ber­lo pre­vis­to. Es uno de los pla­tos fuer­tes del es­pec­tácu­lo. En un 70 % del show no sa­bes si la co­sa es­tá pre­pa­ra­da o no.

—Pe­ro in­sis­te en que no se tra­ta de un mo­nó­lo­go.

—Es que la gen­te cuan­do le ha­blas de un mo­nó­lo­go se es­pe­ra a un ti­po de pie, con un mi­cro, ex­pli­can­do co­sas co­ti­dia­nas. Me me­to en la piel de otros per­so­na­jes, ha­go hu­mor vi­sual… El tér­mino mo­nó­lo­go pue­de lle­var a con­fu­sión en ese sen­ti­do.

—Pe­ro sí que es co­me­dia. Al­go arries­ga­do de ha­cer úl­ti­ma­men­te, cuan­do to­do el mun­do se ofen­de por al­go.

—Es­ta­mos to­dos de­ma­sia­do sus­cep­ti­bles. Si es­tás pen­dien­te de no ofen­der a na­die, ca­si me­jor te vas a ca­sa con el dra­ma. Te­ne­mos que cal­mar­nos un poquito, to­mar­nos las co­sas

con más sen­ti­do del hu­mor. Y te­ner cla­ro que cuan­do ha­ces hu­mor tan so­lo pre­ten­des ha­cer pa­sar un buen ra­to a la gen­te.

—La pri­me­ra vez que le vi fue con el Neng. Pen­sé que ter­mi­na­ría de­vo­rán­do­le el per­so­na­je, pe­ro ha si­do al revés y se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co ca­ma­león al que he­mos vis­to ha­cien­do de to­do.

—Hay ac­to­res que han vi­vi­do to­da su vi­da ha­cien­do de ga­lán. Y no han que­ri­do o no han po­di­do ha­cer otra co­sa. A mí me gus­ta la va­rie­dad. Lo que me mo­ti­va real­men­te es que me

ofrez­can un tra­ba­jo que no ten­ga na­da que ver con el an­te­rior. Y has­ta el mo­men­to he te­ni­do suer­te.

—Has­ta le he­mos vis­to can­tan­do. Y bien, ade­más.

—Yo lo que soy es ac­tor, pe­ro aho­ra mis­mo es­toy en un mo­men­to en el que la mú­si­ca se co­me el 95 % de mi ilu­sión. Es al­go que quie­ro ex­plo­tar más, to­már­me­lo más en se­rio. Es­tu­ve en un pro­gra­ma imi­tan­do a can­tan­tes, pe­ro aho­ra quie­ro que la gen­te se­pa có­mo can­ta Edu So­to. Ten­go una ban­da que se lla­ma De­la­room y es­pe­ro pa­sar por Ga­li­cia con él. Pe­ro

ten­go que coor­di­nar mi agen­da, por­que en­tre to­dos los tra­ba­jos que ten­go has­ta des­pués del ve­rano no creo que ten­ga tiem­po.

—¿Y a qué sue­nan?

—Es­to va a ser com­pli­ca­do de ex­pli­car. A ver… Es un gru­po folk con gui­ta­rra, vio­lín, acor­deón, con­tra­ba­jo y voz, y con in­fluen­cias de mú­si­ca fran­ce­sa, de los Bal­ca­nes, celta, su­da­me­ri­ca­na… Es­toy ha­cien­do los te­mas con el gui­ta­rris­ta, Pa­blo Mén­dez, que tie­ne for­ma­ción clá­si­ca y es ca­paz de me­ter­te en un te­ma una so­na­ta es­pa­ño­la del si­glo XVIII.

MIÉR­CO­LES 16, 20.30. AU­DI­TO­RIO ABAN­CA DE SAN­TIA­GO. 15 EU­ROS. JUE­VES, 17. 20.30. AFUN­DA­CIÓN DE VIGO. 18 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.