CIEN POR CIEN GA­LLE­GO.

Los tu­rro­nes ar­te­sa­nos he­chos en Ga­li­cia, un re­ga­lo de ca­li­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada - TEX­TO LAU­RA MÍGUEZ, MAR­TA OTE­RO

Aun­que

hu­bo un tiem­po en que Ga­li­cia po­día pre­su­mir de tra­di­ción cho­co­la­te­ra, lo cier­to es que en la ac­tua­li­dad no que­da mu­cho de es­ta in­dus­tria. De fá­bri­cas co­mo Sa­búLa Per­fec­ción o El Ma­ra­ga­to en Vi­go y Cho­co­la­tes An­tón, en Alla­riz, he­re­da­ron en Cho­co­mi­ño el amor por esa se­mi­lla, que trans­for­man en pos­tre des­de la pa­rro­quia de Aran­tei, en Sal­va­te­rra de Mi­ño (Pon­te­ve­dra). Allí com­bi­nan sus la­bo­res de tos­ta­do de ca­fés con la pro­duc­ción de li­tros y li­tros de cacao del bueno que se con­vier­te en tu­rrón en los úl­ti­mos me­ses del año.

Se­gún los cálcu­los de Joa­quín Ei­ras, ca­da cam­pa­ña sa­len unas 20,000 ta­ble­tas que se re­par­ten so­bre to­do a pe­que­ñas tien­das de la pro­vin­cia de Pon­te­ve­dra y Ga­li­cia en ge­ne­ral y al­gu­nos lo­ca­les es­pe­cia­li­za­dos. En fe­bre­ro, se re­ti­ran pa­ra ga­ran­ti­zar que so­lo se ven­dan en su mo­men­to óp­ti­mo.

La cla­ve, se­gún es­te em­pre­sa­rio, su her­mano Gu­mer­sin­do y su so­cio César Bar­gie­la, es la ca­li­dad de las ma­te­rias pri­mas que se­lec­cio­nan. Ca­co procedente de Cen­troa­mé­ri­ca, Gha­na o Bra­sil, se­gún la co­se­cha y el precio, es im­pres­cin­di­ble pa­ra un buen re­sul­ta­do. A ello aña­den al­men­dras y arroz in­fla­do pa­ra sus dos va­rie­da­des de dul­ces na­vi­de­ños.

Dar con las pro­por­cio­nes exac­tas fue la­bor en sus orí­ge­nes del que fue­ra maes­tro cho­co­la­te­ro de La Per­fec­ción Luis Lo­ba­ri­ñas, que dio el tes­ti­go a Fe­li­pe Fe­rrei­ra tras su ju­bi­la­ción.

El mo­ti­vo de su su­per­vi­ven­cia lo tie­nen cla­ra, no as­pi­ran a con­ver­tir­se en com­pe­ten­cia de las gran­des em­pre­sas eu­ro­peas pe­ro apuestan por la per­so­na­li­za­ción. Pe­di­dos pe­que­ños con ma­te­rias con­cre­tos, con en­vol­to­rios de­di­ca­dos o ba­jo el nom­bre de las em­pre­sas que se lo so­li­ci­ten es par­te de la cla­ve del éxi­to de es­ta pe­que­ña em­pre­sa, en la que tra­ba­jan unas 20 per­so­nas en­tre el cho­co­la­te y el ca­fé.

Al igual que las ta­ble­tas del res­to del año, las de tu­rrón son tra­ta­das con mi­mo por el per­so­nal, que vi­gi­la ca­da pa­so des­de la mez­cla de los in­gre­dien­tes a los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra a tra­vés del tú­nel de frio. Su ofer­ta in­clu­ye des­de cho­co­la­ti­nas de cin­co gra­mos a au­tén­ti­cos man­ja­res de gi­gan­tes de un ki­lo, so­lo ap­tos pa­ra los go­lo­sos.

La tra­di­ción na­vi­de­ña de dul­ces ga­lle­gos tam­bién la con­ser­van con muy buen re­sul­ta­do en Alla­riz. En la lis­ta de pos­tres tra­di­cio­na­les de Fi­na Rei se in­clu­yen has­ta sie­te va­rie­da­des de tu­rro­nes ela­bo­ra­dos a la antigua usan­za. Hay pa­ra ele­gir: de ma­rrón gla­cé, de ca­fé y dul­ce de leche, de ca­va y li­món, de li­cor de hier­bas, de na­ran­ja y ca­ne­la, al­men­dra­do de Alla­riz y el tu­rrón Acis­clo, ré­pli­ca de una es­cul­tu­ra de Acis­clo Man­zano. To­dos se ela­bo­ran con ma­te­rias pri­mas na­tu­ra­les de pri­me­ra ca­li­dad y de for­ma to­tal­men­te ar­te­sa­nal, con mu­cho ca­ri­ño y sin ma­qui­na­ria. Es­tas son las cla­ves del éxi­to se­gún Mi­guel Án­gel Mos­que­ra, que ex­pli­ca que ela­bo­rar un tu­rrón ar­te­sano es un tra­ba­jo que lle­va su tiem­po. «É un pro­ce­so len­to —afir­ma—, pa­ra fa­cer 50 pe­zas le­va cin­co ou seis ho­ras. O tra­ba­llo ar­te­sa­nal e a ex­ce­len­cia da ma­te­ria pri­ma son im­por­tan­tes pa­ra lo­grar o va­lor en­ga­di­do do pro­duc­to».

Mi­guel Án­gel y su her­mano Marcos lle­van la re­pos­te­ría en la san­gre. Se re­co­no­cen lar­pei­ros por na­tu­ra­le­za, y re­cuer­dan que de ni­ños es­pe­ra­ban con ilu­sión el mo­men­to del pos­tre pa­ra ver lo que su ma­dre les te­nía pre­pa­ra­do. Ella, Ma­ría Jo­se­fa Rei Bei­ró, em­pe­zó en la dé­ca­da de los se­ten­ta, ela­bo­ran­do los tí­pi­cos dul­ces de Alla­riz. Tra­ba­jó y crió a sus seis hi­jos, que cre­cie­ron, co­mo ellos mis­mos re­co­no­cen, echan­do una mano siem­pre en el tra­ba­jo has­ta que fi­nal­men­te se hi­cie­ron car­go del pro­yec­to.

Aho­ra sus tu­rro­nes los piden des­de to­dos los rin­co­nes del mun­do, in­clu­so por Fa­ce­book. Su apuesta in­ten­ta mejorar ca­da año, «dán­do­lle un­ha pe­que­na vol­ta e me­llo­ran­do o pro­duc­to e o pro­ce­so de ela­bo­ra­ción». Su apuesta por la tra­di­ción ga­lle­ga que­da pa­ten­te en va­rie­da­des co­mo el tu­rrón de ma­rrón gla­cé o el de al­men­dra­do de Alla­riz.

Tam­bién tie­nen otros pro­yec­tos en mar­cha, pe­ro en es­tas fe­chas re­co­no­cen que sus tu­rro­nes son la prioridad, y a ellos de­di­can to­do su tra­ba­jo y ca­ri­ño. La me­jor prue­ba de su éxi­to es que quien los prue­ba, re­pi­te.

FO­TO M.MORALEJO

FO­TO MI­GUEL VILLAR

MA­DE IN GA­LI­CIA DE CA­VA Y IMÓN. En Fi­na ei ela­bo­ran rte­sa­nal­men­te urro­nes de arios sa­bo­res, ue ven­den a los in­co­nes más is­per­sos del la­ne­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.