Una na­riz ga­lle­ga en Mu­ga­ritz

Eduar­do Ca­mi­ña tie­ne so­lo 25 años y lle­va cua­tro en­tre los diez me­jo­res su­mi­lle­res de Es­pa­ña. Por eso pa­só por res­tau­ran­tes ga­lle­gos co­mo Ca­sa So­lla, Pe­pe Viei­ra, Abas­tos 2.0 o Cu­ller de Pau, y ha­ce ape­nas unos días que tra­ba­ja en una ca­sa vas­ca que fi­gur

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada - TEX­TO BEA ABELAIRAS FOTO MÓ­NI­CA FERREIRÓS

E eduar­do Ca­mi­ña Ucha es un jo­ven en­tu­sias­ta y lo trans­mi­te, pe­ro es que, ade­más, tie­ne una na­riz de oro y por eso los ojea­do­res del mun­do de la gas­tro­no­mía le si­guen la pis­ta. En Ga­li­cia ha pa­sa­do por Ca­sa So­lla, Pe­pe Viei­ra, Abas­tos 2.0 y Cu­ller de Pau, pe­ro des­de ha­ce unos días for­ma par­te del equi­po de Mu­ga­ritz, un lo­cal vas­co que des­de Ren­te­ría sue­na en to­do el mun­do, por­que lle­va dé­ca­das en­tre los diez me­jo­res del pla­ne­ta. Y ahí es­tá el arou­sano Eduar­do, re­cién lle­ga­do del cuar­to cer­ta­men na­cio­nal de su­mi­lle­res, don­de ha vuel­to a cla­si­fi­car­se en­tre los diez pri­me­ros. Él di­ce que ha po­di­do des­ta­car tan pron­to, por­que se ha en­con­tra­do a mu­chos va­le­do­res por el ca­mino: «Em­pe­cé en el Carlos Oro­za es­tu­dian­do el ci­clo de res­tau­ra­ción y en ese año fue cuan­do co­no­cí a Xoán Can­nas, que me per­mi­tió aden­trar­me en el mun­do del vino. Des­pués vi­nie­ron otros res­tau­ran­tes que me de­ja­ron pro­bar mu­chos vi­nos has­ta que lle­gué al cur­so del Ins­ti­tu­to Ga­le­go do Vi­ño».

Es­tá re­don­dean­do su ca­rre­ra em­pa­pán­do­se de to­do lo que vi­ve en Mu­ga­ritz y es­tu­dian­do mu­cho pa­ra se­guir con­si­guien­do men­cio­nes y bue­nas po­si­cio­nes en los con­cur­sos: «Es que me dan pie pa­ra se­guir me­jo­ran­do», cuen­ta. «So­mos cua­tro su­mi­lle­res y uno en prác­ti­cas y es una pa­sa­da por­que se mue­ven mu­chos vi­nos y to­dos se­gui­mos for­mán­do­nos, com­par­tien­do ideas y nos ayu­da­mos», cuen­ta so­bre un tra­ba­jo que le emo­cio­na.

BO­DE­GAS GA­LLE­GAS

Eduar­do ex­pli­ca lo que ofre­ce ca­da bo­te­lla acu­dien­do a me­tá­fo­ras que a cual­quie­ra le po­drían so­nar fa­mi­lia­res, nun­ca con jer­ga com­pli­ca­da. «Es que de otra for­ma la gen­te se dis­tan­cia del vino», di­ce, y re­co­no­ce que ca­da vez que ve la oca­sión se lu­ce re­co­men­dan­do un ma­ri­da­je con una bo­de­ga ga­lle­ga. No tie­ne que ha­cer de­ma­sia­das in­tro­duc­cio­nes, por­que en la ca­va de Mu­ga­ritz ya los apre­cian mu­cho. «Los vi­nos ga­lle­gos tie­nen bas­tan­te im­por­tan­cia, ya que con­ta­mos con unas 50 mar­cas y es una de las zo­nas, se­gu­ra­men­te jun­to a Je­rez, Rio­ja y Ca­ta­lu­ña, que más re­fe­ren­cias tie­ne. Y no so­lo me gus­tan a mí, en el equi­po a to­dos nos pa­re­cen una bue­na op­ción pa­ra re­co­men­dar cuan­do la gen­te nos pi­de vi­nos sin mu­cho al­cohol y que sean fres­cos». Al igual que los je­fes de sa­la, tie­nen que echar mano en mu­chas oca­sio­nes de la in­tui­ción: «Tra­to siem­pre de ha­blar un len­gua­je cer­cano, es­cu­char aten­to pa­ra ayu­dar a la gen­te a apre­ciar una bo­te­lla que cuen­ta la his­to­ria de una par­te del mun­do pa­ra que dis­fru­ten de lo que sig­ni­fi­ca pro­bar al­go único».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.