O SAL­NÉS.

La ru­ta del pa­dre Sar­mien­to des­cu­bre rin­co­nes en­tre las viñas y el mar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada - TEX­TO BEA COS­TA FO­TOS MAR­TI­NA MISER

Si el Pa­dre Sar­mien­to eli­gió el ca­mino de la cos­ta pa­ra lle­gar a la tum­ba del Após­tol, allá por el año 1745, por al­go se­ría. Ob­via­men­te, su pe­ri­plo por la ori­lla sur de la ría de Arou­sa, que re­co­ge en su li­bro Via­je

a Ga­li­cia, na­da tie­ne que ver con las mo­ti­va­cio­nes que em­pu­jan hoy a quie­nes eligen es­te iti­ne­ra­rio pa­ra acer­car­se a San­tia­go de Com­pos­te­la, pe­ro — quién lo iba a ima­gi­nar—, su idea aca­bó crean­do es­cue­la. La Man­co­mu­ni­da­de do Sal­nés ha sa­bi­do apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que ofre­ce es­ta ru­ta pa­ra po­ner a los pies del via­je­ro una pa­le­ta de sen­sa­cio­nes que ali­men­tan la vis­ta y el pa­la­dar. Hay mu­cho que an­dar: 190 ki­ló­me­tros des­de Pon­te­ve­dra a San­tia­go, que la man­co­mu­ni­dad re­co­mien­da rea­li­zar en nue­ve eta­pas, a ra­zón de cin­co ho­ras al día. Es­ta ho­ja de ru­ta per­mi­te ha­cer pa­ra­das en­tre re­pe­cho y re­pe­cho pa­ra to­mar alien­to y atra­par ca­da una de las ex­pe­rien­cias enoturísticas que ofre­cen es­tas tie­rras. Sea la Ru­ta del Pa­dre Sar­mien­to, sea la Va­rian­te Es­pi­ri­tual del Ca­mino Por­tu­gués, las en­tra­ñas de es­ta co­mar­ca ofre­cen una ri­ca des­pen­sa que su­mi­nis­tra a sus afa­ma­dos res­tau­ran­tes, a sus pres­ti­gio­sas lon­jas y a sus ex­clu­si­vas bo­de­gas. To­do aquel que de­ci­da se­guir los pa­sos del Pa­dre Sar­mien­to de­be­rá aña­dir al Goo­gle Maps una lis­ta de es­ta­ble­ci­mien­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra dis­fru­tar del me­jor mues­tra­rio gas­tro­nó­mi­co de Ga­li­cia. La ru­ta arran­ca con un pla­to fuer­te en Poio, don­de Ca­sa So­lla abre bo­ca con una am­plia car­ta de ma­ris­cos y de pes­ca­dos ela­bo­ra­dos con la maes­tría que acre­di­ta su Es­tre­lla Mi­che­lin. En las si­guien­tes eta­pas por San­xen­xo y O Gro­ve, el ca­mi­nan­te no de­be­ría de­jar es­ca­par la oca­sión de ver en vi­vo esas ex­qui­si­te­ces con con­cha y con es­ca­mas que los ma­ris­ca­do­res y ma­ri­ne­ros ex­traen a dia­rio de las ri­cas rías de Pon­te­ve­dra y de Arou­sa. Asis­tir a una subas­ta en la ru­la gro­ven­se re­sul­ta to­do un es­pec­tácu­lo, tan­to que se lle­ga­ron a or­ga­ni­zar vi­si­tas tu­rís­ti­cas pa­ra que los me­se­te­ños pu­die­ran ver de cer­ca los arác­ni­dos cen­to­llos, los prehis­tó­ri­cos per­ce­bes y las al­me­jas que se ex­traen de los fon­dos are­no­sos pró­xi­mos a la is­la de A To­xa.

LAS BO­DE­GAS

De­jan­do atrás la a ve­ces apa­ci­ble y a ve­ces sal­va­je pla­ya de A Lan­za­da, el te­rreno se sua­vi­za. La cuar­ta y quin­ta eta­pa trans­cu­rren por el va­lle que rie­ga el río Umia, tie­rra do­ma­da por la vid, no en vano O Sal­nés es la prin­ci­pal zo­na de pro­duc­ción de la de­no­mi­na­ción de ori­xe Rías Bai­xas. Y el epi­cen­tro de es­te uni­ver­so con co­lor y sa­bor de al­ba­ri­ño es Cam­ba­dos, que es­te año 2017 ejer­ce de Ciu­dad Eu­ro­pea del Vino, lo cual alien­ta y obli­ga a es­ta po­bla­ción de al­go más de tre­ce mil ha­bi­tan­tes a mos­trar­se en to­do su es­plen­dor. En las bo­de­gas tie­ne a sus me­jo­res alia­dos. Allí na­cie­ron ha­ce un cuar­to de si­glo —no po­día ser de otro mo­do— las pri­me­ras y prin­ci­pa­les coope­ra­ti­vas de al­ba­ri­ño ba­jo el se­llo de Con­des de Albarei y de Mar­tín Có­dax. Am­bas son un ejem­plo, no so­lo a la ho­ra de si­tuar sus vi­nos en los mer­ca­dos na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal; tam­bién han sa­bi­do dar el sal­to y con­ver­tir­se en re­fe­ren­tes del enotu­ris­mo, abrien­do sus es­pec­ta­cu­la­res ins­ta­la­cio­nes al pú­bli-

co pa­ra des­cu­brir­le el pri­vi­le­gio de beber un Mar­tín Có­dax vien­do una pues­ta de sol so­bre la ría de Arou­sa, con mú­si­ca en di­rec­to, o el en­can­to de ca­tar la so­le­ra de los cal­dos que se cul­ti­van al pie del sun­tuo­so pa­zo de Baión (Vi­la­no­va). El vino es, ade­más de una in­dus­tria en sí mis­ma, un re­cur­so tu­rís­ti­co por el que es­ta co­mar­ca es­tá apos­tan­do ca­da vez más en bus­ca de la an­sia­da deses­ta­cio­na­li­za­ción y de un per­fil de vi­si­tan­te que de­man­da des­ti­nos de ca­li­dad, en los que el buen co­mer y beber jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal.

VAN­GUAR­DIA Y TRA­DI­CIÓN

El iti­ne­ra­rio mar­ca­do por el Pa­dre Sar­mien­to obli­ga a vol­ver a la cos­ta, a Cam­ba­dos, don­de, ade­más de sus vi­nos, tie­ne fa­ma, por su­pues­to, su me­sa. El lau­rea­do Gru­po No­ve en­cuen­tra en es­ta co­mar­ca no­ta­bles ex­po­nen­tes de la al­ta co­ci­na — Ya­yo Daporta, Ja­vier Olle­ros y An­to­nio Bo­ta­na—, que su­man su ofer­ta a la co­ci­na más tra­di­cio­nal co­mo la que lle­van ofre­cien­do des­de ha­ce dé­ca­das Ca­sa Ro­si­ta y el Res­tau­ran­te Ri­ba­do­mar. Lle­ga­dos a es­te pun­to, ur­ge vol­ver a em­pren­der ca­mino en bus­ca del olor a sa­li­tre. El frai­le tu­vo que re­cu­rrir a una bar­ca pa­ra al­can­zar su me­ta pe­ro no de­jó de acer­car­se has­ta a A Illa de Arou­sa, en­ton­ces una re­mo­ta co­mu­ni­dad que, pa­sa­do el tiem­po, ade­más del puen­te que la une al con­ti­nen­te, con­si­guió eri­gir­se en con­ce­llo pro­pio y su­po si­tuar­se en­tre los prin­ci­pa­les puer­tos de des­car­ga de me­ji­llón.

El oro ne­gro de las rías es una fuen­te de ri­que­za enor­me que ac­túa de em­ba­ja­do­ra de los sa­bo­res del mar de Ga­li­cia en to­da Es­pa­ña. Re­que­ría un ho­me­na­je, y lo re­ci­be ca­da ve­rano por par­ti­da do­ble en for­ma de fies­ta tan­to en A Illa co­mo en la ve­ci­na Vi­la­no­va, ci­tas en las que el pro­duc­to es el rey y a las que acu­den mi­les de per­so­nas al re­cla­mo de la ca­li­dad del pro­duc­to y los pre­cios po­pu­la­res. Im­pen­sa­ble que el Pa­dre Sar­mien­to lle­ga­se a ima­gi­nar ha­ce dos si­glos y me­dio la pro­fu­sión de fies­tas gas­tro­nó­mi­cas que iban a ins­pi­rar es­tas tie­rras: la del Ma­ris­co en O Gro­ve, el Al­ba­ri­ño y la Viei­ra en Cam­ba­dos, la Amei­xa de Ca­rril..., por ha­ber, has­ta hay fies­tas de­di­ca­das a la cer­ve­za, al pan y a la car­ne de po­tro. Y si fal­ta el pre­tex­to cu­li­na­rio, que ca­si nun­ca fal­ta, se re­cu­rre al agua, co­mo ha­cen ca­da agos­to en Vilagarcía, o en Ca­toi­ra la lían con los bar­ba­ros del nor­te. En la Ro­ma­ría Vi­kin­ga, blan­co po­co. Allí co­rre el tin­to co­mo el que sa­cia­ba la sed de los coe­tá­neos del Pa­dre Sar­mien­to. A ori­llas del Ulla, la pie­dra y la es­pi­ri­tua­li­dad de San­tia­go que­dan a un ti­ro de pie­dra. Pa­ra en­ton­ces, los ca­mi­nos de O Sal­nés han col­ma­do ya los sen­ti­dos del via­je­ro.

LOS RE­YES VINO Y MA­RIS­CO. La tie­rra de O Sal­nés es ri­ca y el mar que la ba­ña, tam­bién. Es­ta alian­za ofre­ce una ma­te­ria pri­ma de pri­me­ra ca­li­dad que sur­te a me­sas de to­do el país. Sus vi­nos de la de­no­mi­na­ción de ori­gen Rías Bai­xas y sus ma­ris­cos son los pla­tos fuer­tes de un me­nú que cuen­ta ca­da vez con más acó­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.