Los sue­ños co­mes­ti­bles

Los sue­ños se pue­den es­cul­pir. Y los biz­co­chos. El re­sul­ta­do, sue­ños con­ver­ti­dos en tar­tas. Jés­si­ca Dé­niz, que de­ci­dió sus­ti­tuir los mi­cró­fo­nos te­le­vi­si­vos por las va­ri­llas de re­pos­te­ría, es una de las más des­lum­bran­tes crea­do­ras de tar­tas rea­lis­tas de nu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO Y FO­TOS FER­NAN­DO SÁN­CHEZ ALON­SO

Jés­si­ca Dé­niz cam­bió el pe­rio­dis­mo por la ela­bo­ra­ción de tar­tas ar­tís­ti­cas que con­vier­ten la ima­gi­na­ción en pas­tel

Un­dios se trans­for­mó en me­ro y le anun­ció lo que se­ría su por­ve­nir. Ella es­ta­ba a vein­te me­tros de pro­fun­di­dad, en­tre hi­per­ac­ti­vos ban­cos de pe­ces y al­gas en es­ta­do de tran­ce. Arri­ba que­da­ban las pla­yas de For­men­te­ra, a don­de el equi­po de Es­pa­ña di­rec­to se ha­bía des­pla­za­do pa­ra gra­bar el pro­gra­ma. Jés­si­ca Dé­niz, la re­por­te­ra sub­ma­ri­nis­ta, bu­cea­ba en me­dio del agua lu­mi­no­sa, mien­tras la cá­ma­ra per­se­guía imá­ge­nes de la flo­ra y fau­na ma­ri­nas. Jés­si­ca res­pi­ró hon­do y del re­gu­la­dor bro­tó un al­bo­ro­to de burbujas. No se ha­bían des­va­ne­ci­do del to­do, cuan­do lo vio. A unos pocos me­tros, la es­pia­ba un me­ro. In­mó­vil. Cu­rio­so. Gi­gan­tes­co. «¡Es­to se­ría una tar­ta fan­tás­ti­ca!, re­cuer­do que pen­sé —ex­pli­ca la pe­rio­dis­ta con voz ju­gue­to­na—. Me en­con­tra­ba a vein­te me­tros de pro­fun­di­dad, y en vez de dis­fru­tar de to­do aque­llo, es­ta­ba pen­san­do en có­mo di­se­ñar una tar­ta con for­ma de me­ro. Pe­ro no lo po­día evi­tar».

Por aquel en­ton­ces, Jés­si­ca Dé­niz (Mo­gán, Gran Ca­na­ria, 1979) des­cu­bría día a día y sin alar­ma que la in­mor­ta­li­dad tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad. El en­tu­sias­mo por su pro­fe­sión iba en­frián­do­se a me­di­da que au­men­ta­ba su pasión por la re­pos­te­ría, una pasión que ha­bía so­bre­vi­vi­do in­tac­ta des­de la in­fan­cia y que pron­to iba a des­bor­dar­se y a ocu­par­le la vi­da.

«Abrir el obra­dor no fue fá­cil — ad­vier­te—. Es­tu­ve dos años es­pe­ran­do a que me die­ran la li­cen­cia, que coin­ci­dió con el tiem­po que tra­ba­jé en TVE. Ha­bía mu­chas po­si­bi­li­da­des de que me hi­cie­ran in­de­fi­ni­da, pe­ro sa­bía que o in­ten­ta­ba lo de las tar­tas o la es­pi­na se me iba a que­dar cla­va­da pa­ra siem­pre, por­que la se­gu­ri­dad, a ve­ces, ata. Nun­ca me he arre­pen­ti­do de de­jar un pro­gra­ma que iba bien».

De mo­do que, en 2015, ha­ce in­ven­ta­rio de sus recuerdos co­mo pe­rio­dis­ta y los guar­da en la mis­ma ca­ja don­de me­te sus co­sas de la re­dac­ción. Atrás que­da­ba la pro­fe­sio­nal exi­gen­te con­si­go mis­ma, ri­sue­ña y es­pon­tá­nea que ha­bía tra­ba­ja­do en El pro­gra­ma de Ana

Ro­sa, en Ca­na­rias me­dio­día de TVE, en Te­le­ma­drid o en Es­pa­ña di­rec­to. Na­cía la di­se­ña­do­ra de tar­tas de hoy, aun­que no me­nos ri­sue­ña y exi­gen­te con­si­go mis­ma que an­ta­ño. «An­te una tar­ta di­fí­cil de di­se­ñar —con­fie­sa— se me po­nen los mis­mos ner­vios en el es­tó­ma­go que cuan­do iba a ha­cer un di­rec­to. Eso es lo que me une con la Jés­si­ca pe­rio­dis­ta. Eso y el se­guir sien­do muy per­fec­cio­nis­ta, te­naz y cu­rio­sa».

El primer pa­so de lo que se­ría su se­gun­da vi­da pro­fe­sio­nal Jés­si­ca lo

dio de ca­sua­li­dad en El pro­gra­ma de

Ana Ro­sa: «Es­ta­ba mi­nu­tan­do cuan­do veo: ‘Una nue­va for­ma de re­pos­te­ría lle­ga a Es­pa­ña’. Ese mis­mo fin de se­ma­na apren­dí a ha­cer el fon­dant en la es­cue­la que sa­lía en el pro­gra­ma. Allí ela­bo­ré mi pri­me­ra tar­ta rea­lis­ta, un que­so gou­da con unos ra­ton­ci­tos». Du­ran­te un tiem­po, Jés­si­ca com­pa­gi­nó los mi­cró­fo­nos con las va­ri­llas de re­pos­te­ría. Has­ta su en­cuen­tro con el me­ro. A par­tir de en­ton­ces, y sin dar­se cuen­ta, se sor­pren­día a sí mis­ma trans­for­man­do en tar­tas to­do cuan­to veía a su al­re­de­dor. «Al me­nos con la ima­gi­na­ción», son­ríe. EL BIZ­CO­CHO IDEAL De for­ma­ción au­to­di­dac­ta, la ex­pe­rio­dis­ta tie­ne, hoy, su pro­pio obra­dor, im­par­te cur­sos, pre­sen­ta en Ca­nal Co­ci­na el pro­gra­ma Una tar­ta pa­ra

ti, «que va ya por la se­gun­da tem­po­ra­da», y es au­to­ra del li­bro Dul­ces pa­ra

el ve­rano sin horno y lo se­rá de otro que se pu­bli­ca­rá en bre­ve: «Se ti­tu­la­rá al­go así co­mo El biz­co­cho ideal.

En él re­co­jo 25 re­ce­tas de biz­co­chos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les».

Si Leo­nar­do da Vinci pre­pa­ró una tar­ta de 60 me­tros de lon­gi­tud pa­ra ce­le­brar den­tro de ella la bo­da de su me­ce­nas Lu­do­vi­co Sfor­za con Bea­tri­ce d’Es­te, las crea­cio­nes de Jés­si­ca no son me­nos des­lum­bran­tes, aun­que sí me­nos in­so­len­tes. Se­du­ci­dos

Son días y días de tra­ba­jo pa­ra que se co­man la tar­ta en un mo­men­to. Pe­ro me gus­ta que sea así»

por su ta­len­to ar­tís­ti­co y por el sa­bor mi­mo­so de sus tar­tas, ilus­tres de la te­le­vi­sión y del pa­pel cu­ché co­mo la du­que­sa de Al­ba, Ki­ko Ri­ve­ra, Con­cha Ve­las­co, Mà­xim Huer­ta o fut­bo­lis­tas de pos­tín se cuen­tan en­tre sus com­pra­do­res. «Ten­go que de­cir que ha­go con el mis­mo ca­ri­ño una tar­ta pa­ra los VIPs que pa­ra los de­más clien­tes —pun­tua­li­za—. Y no uti­li­zo moldes. To­das las tar­tas las es­cul­po con cu­chi­llo».

La bio­gra­fía de una tar­ta arran­ca con un co­rreo elec­tró­ni­co en que el clien­te le des­cri­be qué desea. «Si hay du­das, me en­vía una fo­to», ob­ser­va la re­pos­te­ra. Des­pués, ella pre­pa­ra y hor­nea el biz­co­cho, lo re­lle­na, lo en­fría en la ne­ve­ra pa­ra po­der­lo es­cul­pir, lo re­cu­bre de cre­ma y fi­nal­men­te lo fo­rra con el fon­dant y le co­lo­ca los de­ta­lles. Es­to su­po­ne unas 17 ho­ras de tra­ba­jo. Los precios de las tar­tas os­ci­lan en­tre los 60 y los 300 €, «de­pen­dien­do de la com­ple­ji­dad». ¿El re­sul­ta­do? Ma­fal­das que des­lum­bra­rían al mis­mí­si­mo Quino, Snoo­pies hi­per­rea­lis­tas, per­so­na­jes de los Angry Birds, anagra­mas em­pre­sa­ria­les, bru­jas, co­ci­ne­ros, tar­tas cor­po­ra­ti­vas, tar­tas nup­cia­les, tar­tas a se­cas y dos o tres et­cé­te­ras más son al­gu­nas de las obras de ar­te co­mes­ti­ble que pue­blan el obra­dor ma­dri­le­ño de Jés­si­ca Dé­niz. «So­lo hay una co­sa que no ha­go: re­tra­tos. Y es que el fon­dant, al ser me­nos dúc­til que el cho­co­la­te, es muy di­fí­cil de ma­ni­pu­lar».

Co­mo cual­quier crea­dor, tam­bién ella ha su­cum­bi­do a la mal­di­ción de Pig­ma­lión. Se enamo­ró de un puer­coes­pín al que dio vi­da in­su­flán­do­le un al­ma de biz­co­cho y ro­deán­do­lo de púas de cho­co­la­te. «Cuan­do lo ter­mi­né, me dio pe­na en­tre­gar­lo al clien­te. Es­tu­ve sie­te ho­ras y me­dia po­nién­do­le las púas». Y es que el ofi­cio de es­ta es­cul­to­ra de sue­ños es una mez­cla en­tre el de un hacedor de ni­nots y el de un mon­je ti­be­tano que di­bu­ja un man­da­la con pa­cien­tes gra­ni­tos de are­na. «Días y días de tra­ba­jo pa­ra que se co­man la tar­ta en un mo­men­to. Pe­ro me gus­ta que sea así y que la gen­te dis­fru­te».

OBRAS DE AR­TE

UN PRO­CE­SO DE­LI­CA­DO. El primer pa­so pa­ra ela­bo­rar las tar­tas ar­tís­ti­cas es ha­cer el biz­co­cho. Des­pués se en­fría en la ne­ve­ra y des­pués Jes­si­ca lo es­cul­pe a cu­chi­llo. Ca­da una pue­de lle­var has­ta 17 ho­ras de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.