El bom­bón más ca­ro del mun­do

El ar­te­sano cho­co­la­te­ro por­tu­gués Da­niel Mar­ce­lino Go­mes es el au­tor del bom­bón más ca­ro del mun­do. Es­tá ela­bo­ra­do con oro de 23 qui­la­tes y cues­ta 7.728 eu­ros.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - De Postre - CAR­LOS GAR­CÍA TEX­TO

Es­te ar­te­sano cho­co­la­te­ro por­tu­gués, na­tu­ral de la ciu­dad lu­sa de Lei­ria, ha con­quis­ta­do los pa­la­da­res de las per­so­nas más ri­cas del mun­do gra­cias a la crea­ción de un bom­bón y que «es el más ca­ro del mun­do».

«Es una gran sor­pre­sa pa­ra las per­so­nas cuan­do lo ven», ase­gu­ra, ya que es una pie­za muy pe­que­ña y va­le mu­cho di­ne­ro, co­men­tó. El bom­bón tie­ne for­ma de dia­man­te, pa­ra real­zar aún más su ca­rac­te­rís­ti­ca de pro­duc­to ex­clu­si­vo de lu­jo, una al­tu­ra de 3 cen­tí­me­tros y 2,5 cen­tí­me­tros de an­chu­ra.

Se­gún Go­mes, la idea sur­gió ha­ce tres años, cuan­do su em­pre­sa qui­so ca­ta­pul­tar­se pa­ra un «seg­men­to de lu­jo», con el fin de lle­gar a los con­su­mi­do­res más ca­pri­cho­sos y con un al­to po­der ad­qui­si­ti­vo. A la pre­gun­ta de si se pue­de co­mer el oro, el maes­tro cho­co­la­te­ro por­tu­gués ase­gu­ró que «el oro se co­me des­de ha­ce más de mil años». En can­ti­da­des muy pe­que­ñas, el con­su­mo de oro «es be­ne­fi­cio­so pa­ra la san­gre», agre­gó. Eso sí, en la bo­ca, «el oro no sa­be a na­da», mo­ti­vo por el que el sa­bor de es­te bom­bón se ca­rac­te­ri­za por otros in­gre­dien­tes.

La pie­za de cho­co­la­te, ca­da una con un re­gis­tro de se­rie y per­so­na­li­za­da con el nom­bre del com­pra­dor, es ela­bo­ra­da du­ran­te tres se­ma­nas y pre­ci­sa de «mu­cha pa­cien­cia y de mu­cha cal­ma»: esos son los in­gre­dien­tes esen­cia­les.

Ade­más del azú­car —en muy po­ca can­ti­dad—, el bom­bón lle­va fi­la­men­tos de aza­frán, tru­fa blan­ca, acei­te de tru­fa blan­ca, vai­ni­lla de Ma­da­gas­car y es­ca­mas de oro. Lo más com­pli­ca­do es, pre­ci­sa­men­te, el fi­nal del bom­bón, cuan­do Da­niel Mar­ce­lino Go­mes tie­ne que co­lo­car las fi­nas vi­ru­tas de oro, que «se pue­den rom­per con mu­cha fa­ci­li­dad». «Es co­mo un tra­ba­jo de un jo­ye­ro, ya que hay que ha­cer­lo to­do con mu­cha tran­qui­li­dad», in­sis­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.