PON EL CO­RA­ZÓN

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - INFORME - POR AN­NE IGAR­TI­BU­RU

EEl dis­cur­so de des­pe­di­da de Ba­rack Oba­ma ha con­mo­cio­na­do a una gran ma­yo­ría. He de re­co­no­cer que me gus­ta es­cu­char­lo ha­blar. Cual preacher o pre­di­ca­dor, de los que tan­to abun­dan en las te­le­vi­sio­nes ame­ri­ca­nas –sal­van­do las dis­tan­cias–, sa­be lan­zar el men­sa­je. La ma­ne­ra de co­mu­ni­car, di­ri­gir­se a la au­dien­cia y la cer­ca­nía que mues­tra el pri­mer man­da­ta­rio ne­gro de la his­to­ria del he­mis­fe­rio nor­te ha ca­la­do hon­do y aho­ra to­ca ini­ciar una nue­va era. El has­ta aho­ra pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, re­pre­sen­tan­te de to­dos los ame­ri­ca­nos, se va. Ha da­do un dis­cur­so en Chica­go, la ciu­dad que tan­to le ha da­do. Se des­pi­de tras ocho años de man­da­to y an­te la ató­ni­ta mi­ra­da de to­dos. Y no so­lo por­que se va­ya, que to­ca­ba por nor­ma, sino por­que no se en­tien­de qué ha po­di­do pa­sar en el país de las opor­tu­ni­da­des pa­ra que se dé un gi­ro tan im­por­tan­te en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co y, por en­de, so­cial de los ame­ri­ca­nos. Una co­sa es lo que ve­mos de los ame­ri­ca­nos, y otra lo que es en reali­dad.

¿Con qué nos que­da­mos? Pa­re­ce que no nos que­da otra que creer a las ur­nas y la de­ci­sión de los ciu­da­da­nos. No se ter­mi­na de en­ten­der que un hom­bre co­mo Do­nald Trump ha­ya con­ven­ci­do con las bar­ba­ri­da­des que ha di­cho y he­cho, to­tal­men­te in­con­ce­bi­bles en un po­lí­ti­co que de­be­ría re­pre­sen­tar a una ciu­da­da­nía com­pro­me­ti­da y que se ve re­fle­ja­da en ese es­pe­jo. Pe­ro es así, y tie­nen lo que han ele­gi­do. Ve­re­mos qué le de­pa­ra aho­ra a un país di­vi­di­do y que ha mos­tra­do una ca­ra des­co­no­ci­da pa­ra mu­chos. Pe­ro exis­te esa so­cie­dad ame­ri­ca­na que quie­re un cam­bio po­lí­ti­co co­mo sa­li­da pa­ra me­jo­rar su si­tua­ción.

No sa­be­mos si es lo más ade­cua­do, pe­ro es­tá cla­ro que es la de­ci­sión de la ma­yo­ría de los ame­ri­ca­nos. Por al­go se­rá. Des­de mi pun­to de vis­ta, al­go ha de­bi­do de fa­llar pa­ra que un se­ñor que es la ca­ri­ca­tu­ra de un ser ra­di­cal e in­tran­si­gen­te con­ven­za a gran par­te de la so­cie­dad ame­ri­ca­na. Re­cor­de­mos que Es­ta­dos Uni­dos no es lo que ve­mos en la ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las y que exis­te una Amé­ri­ca dis­tin­ta que hay que vi­vir­la de cer­ca pa­ra en­ten­der­la y tra­du­cir el re­sul­tan­do de las elecciones. El dis­cur­so de Oba­ma ha es­ta­do pla­ga­do de men­sa­jes de es­pe­ran­za y de afec­to ha­cia sus vo­tan­tes. Se­reno, pe­ro emo­cio­na­do al re­fe­rir­se a su com­pa­ñe­ra, Mi­che­lle, no de­jó de son­reír y mos­trar­se op­ti­mis­ta. Se va sa­tis­fe­cho y sa­bien­do que mu­chas de las co­sas lo­gra­das pa­sa­rán a se­gun­do tér­mino pa­ra que el nue­vo pre­si­den­te mar­que sus prio­ri­da­des, al­gu­nas to­tal­men­te opues­tas a él. Y eso le preo­cu­pa. Ahí no ha es­ca­ti­ma­do en aler­tar a los ame­ri­ca­nos que no de­ben ba­jar la guar­dia y que ve­len por su de­mo­cra­cia. Sir­van es­tas pa­la­bras de Ba­rack Oba­ma pa­ra dar­nos cuen­ta de la im­por­tan­cia de co­mu­ni­car bien y mos­trar cer­ca­nía por par­te de nues­tros po­lí­ti­cos. Ha­brá que ver aho­ra lo que le de­pa­ra a un país con nue­vo pre­si­den­te y que se ve­rá las ca­ras en al­gún mo­men­to con el nues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.