LAS PROHI­BI­CIO­NES DE LA REALE­ZA

PER­TE­NE­CER A UNA FA­MI­LIA REAL SU­PO­NE ASU­MIR LI­MI­TA­CIO­NES QUE PA­RA LOS PLEBEYOS RE­SUL­TA­RÍAN IRRITANTES, CO­MO NO RE­CI­BIR RE­GA­LOS NI FA­VO­RES, PE­DIR PER­MI­SO PA­RA DE­JAR TU CA­SA, NO CO­MER MA­RIS­CO, EVI­TAR LAS GA­FAS EN PÚ­BLI­CO O IN­CLU­SO NO JU­GAR AL MONOPOLY.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - ACTUALIDAD - POR HU­GO DE LU­CAS

El prín­ci­pe Fe­de­ri­co char­la­ba con al­gu­nos de los in­vi­ta­dos a la re­cep­ción que da­ba su ma­dre, la rei­na Mar­ga­ri­ta de Di­na­mar­ca, en el pa­la­cio de Ama­lien­borg. La prin­ce­sa Mary, no­va­ta aun en asun­tos de pro­to­co­lo, se acer­có e in­te­rrum­pió a su ma­ri­do co­mo una for­ma de in­te­grar­se en la con­ver­sa­ción. Mar­ga­ri­ta ob­ser­vó la es­ce­na con des­agra­do: su nue­ra es­ta­ba in­cum­plien­do la nor­ma que prohí­be a cual­quie­ra, in­clui­dos los miem­bros de la fa­mi­lia, in­te­rrum­pir a la monarca o a su he­re­de­ro. «Días des­pués se anun­ció que via­ja­ba a Aus­tra­lia pa­ra vi­si­tar a sus fa­mi­lia­res, pe­ro di­cen que fue la rei­na quien le or­de­nó mar­char­se pa­ra que me­di­ta­ra so­bre lo que ha­bía he­cho», apun­ta Car­los Re­don­do, edi­tor de la web Pro­to­co­lo.org.

De­cía Vol­tai­re que cuan­to más fe­liz era, más com­pa­de­cía a los re­yes, su­je­tos a de­be­res, cos­tum­bres y obli­ga­cio­nes que con­vier­ten su exis­ten­cia en una es­tu­dia­da re­pre­sen­ta­ción dia­ria. Las prohi­bi­cio­nes son par­te de su for­ma­ción,

co­mo com­pro­bó Ca­ta­li­na, du­que­sa de Cam­brid­ge, al unir su vi­da al prín­ci­pe Gui­ller­mo de In­gla­te­rra y a una de las ca­sas reales más tra­di­cio­na­les del mun­do. Apren­dió que los miem­bros de la fa­mi­lia no vo­tan en las elec­cio­nes pa­ra man­te­ner su neu­tra­li­dad; que nun­ca ha­blan de po­lí­ti­ca, se­xua­li­dad o re­li­gión y que no pue­den con­ce­der au­tó­gra­fos ni es­tam­par su fir­ma en do­cu­men­tos que no sean ofi­cia­les, re­glas que com­par­ten con las otras ca­sas reales.

Pe­ro Ca­ta­li­na tam­bién tu­vo que asu­mir otras li­mi­ta­cio­nes al­go más cho­can­tes, co­mo eli­mi­nar de su die­ta ma­ris­cos y mo­lus­cos por te­mor a una con­ta­mi­na­ción ali­men­ta­ria. De he­cho, las co­mi­das son un es­pa­cio pro­pi­cio pa­ra las res­tric­cio­nes. Por ejem­plo, los miem­bros de la fa­mi­lia tie­nen que aco­mo­dar sus tiem­pos a los de la rei­na Isa­bel: cuan­do ella fi­na­li­za su al­muer­zo, to­dos los de­más de­ben de­jar de co­mer.

LAS CIN­CO DE LA TAR­DE

A la ho­ra del té es im­por­tan­te re­cor­dar que las ta­zas nun­ca se su­je­tan con la mano, sino que hay que aga­rrar el asa en­tre el índice y el pul­gar (des­pe­gar el me­ñi­que es op­ta­ti­vo). Y si en uno de esos en­cuen­tros fa­mi­lia­res al­guien pro­po­ne dis­traer­se con un jue­go de me­sa, a na­die se le ocu­rri­rá su­ge­rir el Monopoly, eli­mi­na­do de pa­la­cio por ser un jue­go «cruel y am­bi­cio­so», se­gún ex­pli­có en una en­tre­vis­ta el prín­ci­pe An­drés.

Los usos pro­to­co­la­rios en torno a la me­sa tam­bién con­di­cio­nan a los miem­bros de otras mo­nar­quías. Nin­gún

rey o prín­ci­pe eu­ro­peo pue­de to­car la co­mi­da con la mano ni un­tar el pan en la sal­sa del pla­to ni apo­yar los co­dos so­bre el man­tel, sea ofi­cial o in­for­mal la co­mi­da. Ca­ra­me­los y chi­cles resultan un ca­pri­cho inacep­ta­ble. Así mis­mo, la san­gre azul com­par­te la obli­ga­ción de guar­dar de­co­ro en su ves­ti­men­ta, por lo que las mu­je­res tie­nen des­car­ta­do uti­li­zar mi­ni­fal­das y los hom­bres, ca­mi­se­tas, al me­nos cuan­do al­guien pue­da ver­les. Ade­más, de­ben evi­tar la os­ten­ta­ción, por eso es nor­ma que ellas no lle­ven más de dos ac­ce­so­rios por mano (ani­llos, pulseras o re­loj).

LA VES­TI­MEN­TA EN SUE­CIA

La ca­sa real sue­ca tie­ne otra par­ti­cu­la­ri­dad en el ves­tua­rio: las mu­je­res so­lo tie­nen per­mi­ti­do ves­tir de blan­co y ne­gro en la aper­tu­ra de las se­sio­nes del Par­la­men­to, una tra­di­ción que se re­mon­ta a varios si­glos. Más lla­ma­ti­va re­sul­ta la prohi­bi­ción de que los hi­jos pe­que­ños del rey no se ca­sen an­tes de que lo ha­ga el pri­mo­gé­ni­to. Eso obli­gó a Mag­da­le­na de Sue­cia a re­tra­sar años su desea­da bo­da con el abo­ga­do Jo­nas Bergs­tröm, lo que fi­nal­men­te re­sul­tó una suer­te pa­ra ella por­que le per­mi­tió des­cu­brir a tiem­po que no era la úni­ca mu­jer en la vi­da de Jo­nas.

De en­tre to­das las mo­nar­quías, la es­pa­ño­la es una de las más fle­xi­bles con las for­ma­li­da­des. Los Re­yes Fe­li­pe y Letizia fue­ron de los pri­me­ros en ac-

ce­der a fo­to­gra­fiar­se con quie­nes se lo pe­dían, has­ta ha­cer de los sel­fies una prác­ti­ca mul­ti­tu­di­na­ria en la ma­yo­ría de sus ac­tos. Al tiem­po, es una de las más es­tric­tas pa­ra pre­ser­var su repu­tación: los miem­bros de la fa­mi­lia tie­nen prohi­bi­do acep­tar di­ne­ro, re­ga­los o fa­vo­res, «ex­cep­to si es­tán den­tro de los usos ha­bi­tua­les, so­cia­les o de cor­te­sía», se ex­pli­ca en su re­gla­men­to. Lo que se re­ci­ba pa­sa­rá a Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal o se­rá ce­di­do a or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas.

LAS ES­TRIC­TAS NOR­MAS JA­PO­NE­SAS

A pe­sar de es­tas nor­mas, pa­ra la ca­sa im­pe­rial ja­po­ne­sa las cos­tum­bres de las mo­nar­quías oc­ci­den­ta­les son per­mi­si­vas en ex­ce­so. Al­gu­nas de sus tradiciones se con­si­de­ran hoy un de­li­rio di­fí­cil de so­por­tar pa­ra quien no ha na­ci­do en su seno, co­mo la prin­ce­sa Ma­sa­ko, es­po­sa de Na­ruhi­to, el he­re­de­ro. Las mu­je­res del em­pe­ra­dor y del prín­ci­pe de­ben ca­mi­nar tres pa­sos por de­trás de ellos; les es­tá prohi­bi­do ha­blar a no ser que an­tes lo ha­ga su es­po­so; no pue­den ves­tir­se ni ba­ñar­se so­las; tie­nen res­trin­gi­do el ac­ce­so a la te­le­vi­sión y al te­lé­fono, y pa­ra sa­lir de pa­la­cio o re­ci­bir vi­si­tas, aun­que sea de sus fa­mi­lia­res, es­tán obli­ga­das a so­li­ci­tar un per­mi­so. La lis­ta de de­ta­lles que de­ben re­cor­dar pa­ra no in­frin­gir el pro­to­co­lo es in­ter­mi­na­ble. Pa­ra mues­tra, es­te bo­tón: no se usan ga­fas en pú­bli­co. Con es­te es­ce­na­rio, no pa­re­ce ex­tra­ño que Ma­sa­ko pa­dez­ca des­de ha­ce años de­pre­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.