To­ca re­pa­sar en la ta­blet!

Los clá­si­cos cua­der­nos de re­pa­so ve­ra­nie­go tie­nen com­pe­ten­cia. La tec­no­lo­gía ha pues­to al al­can­ce de los pa­dres re­cur­sos vir­tua­les pa­ra que los ni­ños pre­pa­ren las asig­na­tu­ras pen­dien­tes o, en el me­jor de los ca­sos, le den un re­pa­so a lo apren­di­do en el cu

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Educación -

VNo to­do va a ser jue­go. O sí. Con el cur­so re­cién re­ma­ta­do, mi­llo­nes de ni­ños tie­nen un ve­rano en­te­ro pa­ra des­can­sar y di­ver­tir­se. Un tiem­po que pa­ra al­gu­nos pa­dres, se ha­ce de­ma­sia­do lar­go. Los clá­si­cos cua­der­nos de ve­rano que for­man par­te de los re­cuer­dos de los que cre­ci­mos en otras dé­ca­das se han mo­der­ni­za­do y han da­do pa­so a re­cur­sos vir­tua­les más prác­ti­cos y divertidos, que ha­rán que pa­ra los ni­ños, el re­pa­so sea co­mo un jue­go.

An­tes de na­da, conviene acla­rar que, en el de­ba­te so­bre si es real­men­te ne­ce­sa­rio re­pa­sar en ve­rano, hay di­ver­si­dad de opi­nio­nes. ¿Hay que po­ner de­be­res a los ni­ños en ve­rano? Es la eter­na pre­gun­ta que se ha­cen las fa­mi­lias y los pro­fe­so­res an­te las lar­gas va­ca­cio­nes es­co­la­res y que ca­da año en­fren­ta a par­ti­da­rios de los cua­der­ni­llos de ve­rano y a los que de­fien­den que las va­ca­cio­nes son pa­ra des­can­sar.

La gue­rra que las aso­cia­cio­nes de pa­dres han em­pren­di­do con­tra los de­be­res se ha ex­ten­di­do tam­bién al ve­rano. La Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Pa­dres y Ma­dres de Alum­nos (CEAPA) ha pe­di­do a los cen­tros es­co­la­res que no man­den ta­reas a los alum­nos du­ran­te los me­ses de des­can­so es­ti­val. Su pre­si­den­te, Je­sús Sa­li­do, pre­si­den­te de CEAPA, ha ad­ver­ti­do de que no se pue­de con­di­cio­nar el tiem­po de ocio de los me­no­res ni su­pe­di­tar su des­can­so a la rea­li­za­ción de ta­reas es­co­la­res, por­que ase­gu­ra que se ge­ne­ra una pre­sión que no es be­ne­fi­cio­sa y fo­men­ta las de­sigual­da­des en­tre el alum­na­do.

Re­pre­sen­tan­tes del Co­le­gio de Pe­da­go­gos re­co­no­cen que «la tra­di­ción de man­dar y de ha­cer los lla­ma­dos de­be­res de ve­rano ha en­tra­do en cri­sis», y acla­ran, an­te to­do, que hay que dis­tin­guir en­tre los alum­nos de se­cun­da­ria y los de pri­ma­ria. En el ca­so de los de se­cun­da­ria, las asig­na­tu­ras pen­dien­tes pa­ra ve­rano son al­go más ha­bi­tual, y mu­chos se ve­rán obli­ga­dos a in­ver­tir tiem­po en pre­pa­rar las re­cu­pe­ra­cio­nes de sep­tiem­bre.

En pri­ma­ria

Pe­ro el de­ba­te, se­gún los pe­da­go­gos, es­tá en pri­ma­ria. «Pen­sa­mos que hay que evi­tar los plan­tea­mien­tos di­co­tó­mi­cos a fa­vor o en con­tra de los de­be­res ve­ra­nie­gos», ad­vier­ten, y de­jan en el ai­re una reflexión: ¿quién ne­ce­si­ta que los ni­ños ten­gan de­be­res? ¿Ellos mis­mos o sus pa­dres?».

El prin­ci­pal pro­ble­ma, se­gún es­tos pro­fe­sio­na­les, es que el ve­rano es muy lar­go y hay mu­chas ho­ras li­bres pa­ra lle­nar, por lo que pa­re­ce que «unos de­be­res bien pen­sa­dos y per­so­na­li­za­dos pue­den con­tri­buir a te­ner al­go po­si­ti­vo que ha­cer du­ran­te un ra­to por­que hay tiem­po pa­ra to­do si se or­ga­ni­za».

La cla­ve, ase­gu­ran, es apro­ve­char la ini­cia­ti­va de ca­da ni­ño, por­que hay mu­chos a los que les gus­tan los enig­mas, ha­cer un cua­der­ni­llo, leer o ha­cer ope­ra­cio­nes arit­mé­ti­cas».

«No hay que frus­trar es­ta in­quie­tud —afir­man—, si real­men­te exis­te. A ve­ces exa­ge­ra­mos cuan­do te­ne­mos ten­den­cia a ver so­lo los in­con­ve­nien­tes que su­po­ne de­di­car un ra­to al día a rea­li­zar ta­reas de ti­po in­te­lec­tual que no tie­nen por qué ser siem­pre lú­di­cas», con­clu­yen los pe­da­go­gos.

Na­da de hin­car co­dos

En lo que los ex­per­tos coin­ci­den es en que el re­pa­so, si se ha­ce, tie­ne que ser de for­ma lú­di­ca, y pa­ra eso las apli­ca­cio­nes pa­ra ta­blets son un re­cur­so muy prác­ti­co, por­que «los más pe­que­ños aso­cian la uti­li­za­ción de es­ta tec­no­lo­gía al jue­go».

Los ni­ños de in­fan­til y pri­ma­ria son los más be­ne­fi­cia­dos por la ofer­ta de apps pa­ra el re­pa­so, por­que ca­da se­ma­na apa­re­cen nue­vas pro­pues­tas, prác­ti­cas y vi­sua­les, que ayu­dan a afian­zar co­no­ci­mien­tos en to­dos los ám­bi­tos: des­de el in­glés has­ta la geo­gra­fía, pa­san­do por los cua­der­nos Rubio de to­da la vi­da, que aho­ra tam­bién tie­nen ver­sión en la Ap­ple Sto­re.

En cuan­to al tiem­po que se pue­de de­di­car a es­ta ac­ti­vi­dad, los ex­per­tos ase­gu­ran que «no tie­ne por qué ser fi­jo, ra­ti­tos li­bres cor­tos de vein­te mi­nu­tos o me­dia ho­ra pue­den es­tar bien». Ade­más, in­sis­ten en que hay de­ce­nas de ac­ti­vi­da­des que pue­den ser úti­les pa­ra con­tri­buir a que los ni­ños no des­co­nec­ten del to­do en ve­rano des­de un pun­to de vis­ta pe­da­gó­gi­co, «co­mo co­ci­nar, cul­ti­var un huer­to, des­cu­brir la jar­di­ne­ría, pro­gra­mar vi­si­tas cul­tu­ra­les en fa­mi­lia, ju­gar con los ami­gos, leer, es­cri­bir, ha­cer de­por­te, ha­blar, es­cu­char, ver una bue­na pe­lí­cu­la, apren­der a to­car un instrumento, ha­cer en­car­gos, ha­cer las ta­reas de ca­sa o ini­ciar­se en el bri­co­la­je».

TEX­TO: JU­LIA TO­RRES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.