Pi­da lo que quie­ra, lo ha­rán ellos

Los asis­ten­tes di­gi­ta­les evo­lu­cio­nan a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go y ya son una de las for­mas más rápidas de in­ter­ac­tuar con los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos. Des­cu­bri­mos cuá­les son los más po­pu­la­res y qué son ca­pa­ces de ha­cer

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: DA­VID SE­RAN­TES

Cuan­do arran­ca­ba la dé­ca­da de los 90 lle­var un te­lé­fono mó­vil por la ca­lle no era tan ha­bi­tual, ha­blar con él en si­tios pú­bli­cos lla­ma­ba la aten­ción y re­la­cio­nar­se de una for­ma na­tu­ral con el ter­mi­nal era im­pen­sa­ble. El mé­to­do de in­ter­ac­tuar es­ta­ba li­mi­ta­do a una bo­to­ne­ra fí­si­ca e in­tro­du­cir tex­to era to­da una aven­tu­ra, ya que ca­da uno de los bo­to­nes te­nía que ser pul­sa­do has­ta cua­tro ve­ces pa­ra en­con­trar la le­tra o el sím­bo­lo ade­cua­do a in­cluir en el men­sa­je. Una pe­sa­di­lla si lo com­pa­ra­mos con el mo­do en que uti­li­za­mos nues­tros dis­po­si­ti­vos to­tal­men­te tác­ti­les a día de hoy.

Ca­si cual­quier per­so­na es sus­cep­ti­ble de lle­var un ter­mi­nal en su bol­si­llo y mu­chos de los usua­rios ado­les­cen­tes o jó­ve­nes lo lle­van en su mano, dis­pues­to pa­ra dis­pa­rar en cuan­to sea ne­ce­sa­rio. Las no­ti­fi­ca­cio­nes echan hu­mo du­ran­te to­do el día y par­te de la no­che. Ha­cer una lla­ma­da em­pie­za a ser co­sa no tan ha­bi­tual; le ha­bla­mos al mó­vil pa­ra que gra­be nues­tra voz y se la en­víe a nues­tros con­tac­tos. Por eso ve­mos a mu­chas per­so­nas con el mó­vil sos­te­ni­do a la al­tu­ra de la bo­ca co­mo si de un he­la­do se tra­ta­se, pe­ro no se lo van a co­mer, es­tán in­ter­ac­tuan­do con él, co­mu­ni­can­do.

El cam­bio de há­bi­tos ha­ce que el te­rreno es­té per­fec­ta­men­te abo­na­do pa­ra lo que es­tá por ve­nir. To­dos los fa­bri­can­tes de sis­te­mas ope­ra­ti­vos es­tán tra­ba­jan­do pa­ra que nues­tros dis­po­si­ti­vos mó­vi­les se pon­gan a nues­tro ser­vi­cio y lo ha­rán a tra­vés de los asis­ten­tes di­gi­ta­les de voz. Ha­brás oí­do ha­blar de Si­ri, la sim­pá­ti­ca, inocen­te y a la vez avis­pa­da voz que sa­le de los iPho­ne de Ap­ple pa­ra dar ori­gi­na­les res­pues­tas a las pre­gun­tas de los usua­rios an­sio­sos por de­mos­trar la ca­pa­ci­dad de su mó­vil a sus co­le­gas. Por aho­ra no de­ma­sia­das per­so­nas se to­man en se­rio el uti­li­zar el asis- ten­te de voz. Tam­po­co lo ha­cen los usua­rios de An­droid con Goo­gle Now, el asis­ten­te que el sis­te­ma ope­ra­ti­vo ha adop­ta­do y que es ca­paz de dar­te res­pues­ta a tus pe­ti­cio­nes pe­ro tam­bién se en­car­ga de uti­li­zar tu his­to­rial de bús­que­da e in­clu­so la in­for­ma­ción de los tex­tos de tu co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra ofre­cer­te ar­tícu­los de noticias que te pue­dan in­tere­sar, in­for­mar­te de los re­sul­ta­dos de tu equi­po fa­vo­ri­to o re­cor­dar­te con el tiem­po ne­ce­sa­rio el ho­ra­rio de sa­li­da de tu vue­lo; y no ha­ce fal­ta ser via­je­ro pa­ra que se en­car­gue de re­co­men­dar­te una ru­ta pa­ra lle­gar a tu ca­sa, es­ti­mar el tiem­po que tar­da­rás en lle­gar o pa­sar­te el par­te me­teo­ro­ló­gi­co pa­ra que sal­gas de ca­sa bien pre­pa­ra­do. Goo­gle Now es­tá pen­sa­do pa­ra ade­lan­tar­se a tus de­seos, pe­ro tie­nes que dar­le in­for­ma­ción, con­ce­der­le los per­mi­sos ne­ce­sa­rios que te irá pi­dien­do se­gún vues­tra re­la­ción au­men­te de in­ten­si­dad, y con­fiar en él.

Los que lo es­tán ha­cien­do pe­ro que muy bien son los ingenieros de Mi­cro-

COR­TA­NA, DE MI­CRO­SOFT, AYU­DA TAM­BIÉN CON APLI­CA­CIO­NES DE TER­CE­ROS

soft. Tie­nen un asis­ten­te di­gi­tal en lo que ellos in­sis­ten en lla­mar fa­se «be­ta» o a prue­bas, que es una ver­da­de­ra de­li­cia. Se lla­ma Cor­ta­na y es­tá en cons­tan­te re­vi­sión pa­ra ser per­fec­cio­na­do y lle­gar a con­se­guir dar­te in­for­ma­ción no so­lo de que tie­nes que ha­cer una lla­ma­da, sino tam­bién a quién y, lo más im­por­tan­te, qué es lo que no de­bes ol­vi­dar­te en esa con­ver­sa­ción. Lla­ma a tu me­jor ami­ga, pre­gún­ta­le có­mo es­tá su ni­ña que na­ció ha­ce unos días y que­da co­mo lo que eres, una ami­ga preo­cu­pa­da. Cor­ta­na es­tá pa- ra dar­te su ayu­da con apli­ca­cio­nes de ter­ce­ros y así le pue­des pe­dir di­rec­ta­men­te que eche un ojo al mu­ro de Fa­ce­book de ese chi­co que te gus­ta tan­to o que te in­for­me de cuán­tas ca­lo­rías tie­ne me­dia pi­ña; lo ha­rá y ade­más te pro­pon­drá aña­dir pi­ña a tu die­ta en esa app de con­trol de ca­lo­rías que es­tás uti­li­zan­do tan­to úl­ti­ma­men­te.

Y no so­lo se­rán los te­lé­fo­nos los que lle­ven in­te­gra­dos los ser­vi­cios de aten­ción por voz. Ama­zon, el gran gi­gan­te de ven­tas on­li­ne, ya tie­ne un sis­te­ma de asis­ten- cia a tra­vés de voz in­te­gra­do en Echo, su al­ta­voz inalám­bri­co con ac­ce­so a In­ter­net. En es­ta oca­sión han bau­ti­za­do a esa voz co­mo Ale­xa y a ella le pue­des pe­dir que pon­ga tu música fa­vo­ri­ta o que te dé cual­quier in­for­ma­ción que ne­ce­si­tes. Pe­ro Ale­xa es mu­cho más que eso. Se tra­ta de un ser­vi­cio que Ama­zon po­ne a dis­po­si­ción de los fa­bri­can­tes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos que in­clu­yan un mi­cró­fono y un al­ta­voz. Así ya se pue­de uti­li­zar Ale­xa pa­ra con­tro­lar la ilu­mi­na­ción o la tem­pe­ra­tu­ra de tu do­mi­ci­lio.

AN­TES DE UN PAR DE AÑOS ES­TA­RÁN IN­TE­GRA­DOS CO­MO AL­GO NA­TU­RAL

Tan so­lo ten­drás que de­cir­le a tu cen­tral de man­do, o a tu mó­vil, «Ale­xa, en­cien­de las lu­ces del co­me­dor» o «Ale­xa, au­men­ta tres gra­dos la tem­pe­ra­tu­ra de la ha­bi­ta­ción de Pablo».

Los asis­ten­tes di­gi­ta­les es­tán apren­dien­do cons­tan­te­men­te. Su re­to a es­tas al­tu­ras es ser in­te­li­gen­tes ade­más de pa­re­cer­lo. Una de las cues­tio­nes que es­tán abor­dan­do los desa­rro­lla­do­res de asis­ten­tes di­gi­ta­les es la in­ter­ac­ti­vi­dad con­ti­nua­da. No va­le de mu­cho si le ha­ces una pre­gun­ta a tu dis­po­si­ti­vo Sam­sung a tra­vés de su sis­te­ma de ayu­da S Voi­ce y ne­ce­si­tas se­guir con­ver­san­do so­bre ese asun­to y él se ha­ce el lo­co. Ima­gi­na que le pi­des in­for­ma­ción so­bre cuá­les son las pis­ci­nas en Fe­rrol: «Ho­la Ga­laxy, di­me qué pis­ci­nas hay en Fe­rrol». S Voi­ce te mues­tra en pan­ta­lla un lis­ta­do en el bus­ca­dor de Goo­gle con el re­sul­ta­do de to­das las pis­ci­nas que ha en­con­tra­do. Tú aho­ra lo que quie­res es sa­ber el pre­cio de la en­tra­da y ha­cer al­gu­na con­sul­ta más, quie­res ha­blar con una de esas pis­ci­nas. Si di­ces «Lla­ma al se­gun­do re­sul­ta­do», tu Sam­sung ha­rá una bús­que­da de nue­vo pe­ro no ha­rá una lla­ma­da al nú­me­ro de te­lé­fono de esa se­gun­da pis­ci­na. So­lu­cio­nar es­to se­rá lo que cam­bie to­do en el uso de los asis­ten­tes. Lle­ga­re­mos a es­ta­ble­cer una con­ver­sa­ción na­tu­ral con nues­tro asis­ten­te di­gi­tal y to­do sin to­car pa­ra na­da el dis­po­si­ti­vo. Es­ta­re­mos có­mo­dos ha­blan­do con él, con­fia­re­mos en las res­pues­tas que nos da y sen­ti­re­mos que nos es­tá ha­cien­do la vi­da más sen­ci­lla. Y cui­da­do, no ten­dre­mos que es­pe­rar vein­te años pa­ra ver­lo. An­tes de un par de años los asis­ten­tes di­gi­ta­les ha­brán desa­rro­lla­do sus ca­pa­ci­da­des de apren­di­za­je y los ha­bre­mos in­te­gra­do co­mo al­go to­tal­men­te na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.