¿ Qué ha­cen aho­ra No­kia, Black­Berry, Mo­to­ro­la o Al­ca­tel?

Black­berry ha si­do la úl­ti­ma de las mar­cas clá­si­cas en su­cum­bir a la cruel­dad del mer­ca­do y de­ja­rá de fa­bri­car ter­mi­na­les in­te­li­gen­tes. An­tes que la com­pa­ñía ca­na­dien­se, se rin­die­ron las mí­ti­cas No­kia, Erics­son o Mo­to­ro­la, que en su ma­yo­ría aca­ba­ron en ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: FÁ­TI­MA F. PI­ÑEI­RO

Se lia­ron la man­ta a la ca­be­za y aho­ra han de­ci­di­do ti­rar la toa­lla. Sony, Black­berry y Mi­cro­soft son los úl­ti­mos mons­truos de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca que se han ren­di­do en la en­car­ni­za­da ba­ta­lla en la que es­tán in­mer­sos los fa­bri­can­tes de te­lé­fo­nos mó­vi­les in­te­li­gen­tes ( smartp­ho­nes) por ga­nar­se el fa­vor de los con­su­mi­do­res. Las pér­di­das eco­nó­mi­cas se hi­cie­ron in­so­por­ta­bles y no sa­ca­rán más ter­mi­na­les al mer­ca­do.

Por­que a rey muer­to, rey pues­to. Las com­pa­ñías asiá­ti­cas di­ri­gen con mano de hie­rro un im­pe­rio an­tes do­mi­na­do por fa­bri­can­tes oc­ci­den­ta­les, co­mo las mí­ti­cas No­kia (Fin­lan­dia), Erics­son (Sue­cia), Sie­mens (Ale­ma­nia), Mo­to­ro­la (Es­ta­dos Uni­dos), Al­ca­tel (Fran­cia)... Y Black­Berry. Ca­na­dá es la cu­na de uno de los pri­me­ros rey Mi­das de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Do­mi­nó un mer­ca­do que en Es­pa­ña es­ta­lló en la dé­ca­da de los años 90. En aque­llos pri­me­ros tiem­pos, la Black­Berry su­pu­so to­da una re­vo­lu­ción. Era el te­lé­fono más co­ti­za­do, con el que pre­su­mían los eje­cu­ti­vos, pues per­mi­tía na­ve­gar por In­ter­net y con­sul­tar el co­rreo elec­tró­ni­co de una for­ma más rá­pi­da y sen­ci­lla y tu­vo el pri­mer sis­te­ma de men­sa­je­ría pro­pia an­tes de que sur­gie­ra What­sApp.

Aun­que ha lu­cha­do en­car­ni­za­da­men­te por man­te­ner su po­si­ción, la em­pre­sa no lo­gró so­bre­po­ner­se al gol­pe que su­pu­so la lle­ga­da de los te­cla­dos tác­ti­les de sus ri­va­les (so­bre to­do, Ap­ple). Y aca­ba de anun­ciar que no sa­ca­rá más ter­mi­na­les al mer­ca­do tras re­co­no­cer unas pér­di­das de 332 mi­llo­nes en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año. La com­pa­ñía ca­na­dien­se ple­ga­rá alas en el hard­wa­re y con­cen­tra­rá sus es­fuer­zos en el desa­rro­llo de soft­wa­re. Es­to no quie­re de­cir que las Black­Berry des­apa­rez­can, sino que la com­pa­ñía ce­de­rá sus de­re­chos a otras em­pre­sas pa­ra que fa­bri­quen en su nom­bre. Esa fór­mu­la es la mis­ma que uti­li­zó la mí­ti­ca No­kia con Mi­cro­soft, aun­que la aven­tu­ra aca­bó en un fra­ca­so atro­na­dor.

No­kia pre­pa­ra su vuel­ta

Pa­ra sal­var­se del desas­tre, No­kia se aga­rró co­mo un cla­vo ar­dien­do a la com­pa­ñía fun­da­da por Bill Ga­tes, que en el 2014 ad­qui­rió su ne­go­cio de mó­vi­les y la mar­ca. El pro­yec­to ha he­cho aguas. Su sis­te­ma ope­ra­ti­vo Win­dows no tie­ne na­da que ha­cer con­tra el iOS de Ap­ple y el An­droid de Goo­gle. Las ven­tas de los Mi­cro­soft Lu­mia se des­plo­ma­ron un 70 % en un año y la com­pa­ñía anun­ció ha­ce unos me­ses el des­pi­do de otros 2.000 tra­ba­ja­do­res de sus fá­bri­cas. Mi­cro­soft pa­re­ce ha­ber apren­di­do la lec­ción, no aban­do­na­rá su sue­ño de fa­bri­car mó­vi­les in­te­li­gen­tes, aun­que se cen- tra­rá en el ne­go­cio de los ter­mi­na­les de al­ta ga­ma y de­ja­rá los bá­si­cos a em­pre­sas co­mo Acer, Al­ca­tel o HP.

Los mó­vi­les No­kia, por su par­te, pa­re­ce que vol­ve­rán a re­sur­gir de sus ce­ni­zas de la mano de otras dos com­pa­ñías. Una, to­tal­men­te des­co­no­ci­da y de nueva crea­ción, HMD, con se­de tam­bién en Fin­lan­dia, que ha lle­ga­do a un acuer­do con No­kia Tech­no­lo­gies, de­di­ca­da a re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, pa­ra ce­der­le pa­ten­tes, de­re­chos de mar­ca y de ima­gen, pa­ra co­mer­cia­li­zar mó­vi­les y ta­ble­tas. Tam­bién ad­qui­ri­rá los de­re­chos de uso de la mar­ca No­kia, en ma­nos aún de Mi­cro­soft. Es­ta, a su vez, ven­de­rá los ac­ti­vos de te­le­fo­nía mó­vil que po­see del gru­po fin­lan­dés a FIH, fi­lial de la mul­ti­na­cio­nal tai­wa­ne­sa Fox­conn, el ma­yor fa­bri­can­te de mó­vi­les del mun­do, que en­sam­bla aparatos de ca­si to­das las mar­cas des­de Ap­ple a Sam­sung o LG.

Mo­to­ro­la, chi­na

Otra mar­ca mí­ti­ca fue la es­ta­dou­ni­den­se Mo­to­ro­la, cu­ya di­vi­sión de mó­vi­les fue ad­qui­ri­da por Goo­gle en el 2011. Tres años des­pués se la ven­dió a la chi­na Le­no­vo, que man­tie­ne la mar­ca. El bus­ca­dor se que­dó con sus pa­ten­tes. Mo­to­ro­la pa­sa­rá a la his­to­ria por co­mer­cia­li­zar en 1983 el pri­mer te­lé­fono mó­vil, cu­yo apo­do ya lo di­ce to­do: el la­dri­llo. Pe­sa­ba 800 gra­mos.

Dos años des­pués sal­tó al es­tre­lla­to la ale­ma­na Sie­mens con un mo­de­lo que pa­re­cía un bol­so fe­me­nino de lo gran­de que era. Tras va­rias dé­ca­das de rei­na­do, el fa­bri­can­te en­tró en barrena y en el 2005 ven­dió la di­vi­sión de mó­vi­les a la tai­wa­ne­sa Ben Q, que co­rrió una suer­te aún peor. En el 2006 se de­cla­ró en quie­bra y des­apa­re­cie­ron los mó­vi­les Sie­mens. Ben Q si­gue operando en su país co­mo fa­bri­can­te y mon­ta­dor, pe­ro so­lo usa su pro­pia mar­ca.

Y Erics­son, ja­po­ne­sa

La sue­ca Eric­son co­rrió una suer­te pa­re­ci­da a la de sus en­ton­ces com­pe­ti­do­res. Pa­ra su­pe­rar la cri­sis de­ci­dió fu­sio­nar­se con Sony y es 100 % ja­po­ne­sa. Eric­son si­gue exis­tien­do, pe­ro se de­di­ca a la fa­bri­ca­ción de equi­pos de re­des de te­le­fo­nía.

Mu­chos se pre­gun­ta­rán tam­bién qué ha­brá si­do de Al­ca­tel. Pues si­gue vi­vi­ta y co­lean­do. De las mí­ti­cas es qui­zá la que me­nos so­bre­sal­tos ha so­por­ta­do en los úl­ti­mos años. La an­ta­ño com­pa­ñía fran­ce­sa ven­dió su di­vi­sión de mó­vi­les a la chi­na TLC en el 2004 y ahí si­gue la alian­za.

La lle­ga­da de los te­cla­dos tác­ti­les, fun­da­men­tal­men­te de la mano de Ap­ple, su­pu­so el fin pa­ra mu­chas de las mar­cas pio­ne­ras en el ne­go­cio. Aho­ra, un error de di­se­ño o de fa­bri­ca­ción pue­de ser la es­to­ca­da pa­ra cual­quier em­pre­sa. Lo sa­be bien Sam­sung, aun­que to­da­vía es­tá por ver qué con­se­cuen­cias a me­dio pla­zo ten­drá el fias­co del Ga­laxy No­te 7. La fu­ga de clien­tes por el in­cen­dio de las ba­te­rías pue­de aca­bar con el fa­bri­can­te sur­co­reano fue­ra del trono de fa­bri­can­tes.

MU­CHAS COM­PA­ÑÍAS OP­TA­RON POR EL DESA­RRO­LLO DE “SOFT­WA­RE”

FO­TO: REUTERS/LU­CAS JACK­SON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.