Lo que nos fal­ta son «soft skills»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Opinión - JA­VIER ARMESTO

La gen­te más ca­paz e in­te­li­gen­te es gen­te que me he en­con­tra­do du­ran­te la ca­rre­ra». Ray­co Pé­rez Ca­dahía es­tu­dió Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en la Uni­ver­si­dad de Vi­go y es se­nior pro­ject ma­na­ger en VAS­CO Da­ta Se­cu­rity, una mul­ti­na­cio­nal sui­zo-es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cia­li­za­da en so­lu­cio­nes de au­ten­ti­ca­ción y fir­ma elec­tró­ni­ca. Con una ba­se de 10.000 em­pre­sas en un cen­te­nar de paí­ses, in­clu­yen­do 1.700 ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les, VAS­CO es una com­pa­ñía lí­der en ser­vi­cios de se­gu­ri­dad en In­ter­net. Ray­co, que ha tra­ba­ja­do en Bru­se­las y otras ciu­da­des eu­ro­peas, re­ve­la uno de los de­fec­tos de las TIC (em­pre­sa de tec­no­lo­gía) es­pa­ño­las: «Bus­can mar­gen, mar­gen [de be­ne­fi­cio]... y al fi­nal, si cui­das al per­so­nal y lo for­mas, el mar­gen vie­ne, por­que vas a te­ner ca­li­dad».

Los ga­lle­gos que ocu­pan pues­tos re­le­van­tes en el ex­tran­je­ro coin­ci­den en que hay que aca­bar con el mi­to que pre­sen­ta a los es­pa­ño­les co­mo tra­ba­ja­do­res me­nos pre­pa­ra­dos o va­lo­ra­dos. Uno de los su­pues­tos hán­di­caps son las ba­rre­ras idio­má­ti­cas. Ray­co Pé­rez se dio cuen­ta de que «con un ni­vel bá­si­co se pue­de ar­mar un pro­yec­to en­te­ro. He vis­to au­tén­ti­cas abe­rra­cio­nes [lin­güís­ti­cas] de per­so­nas de to­do el mun­do y no pa­sa na­da, la gen­te pre­sen­ta un pro­yec­to, los de­más lo en­tien­den y lo sa­can ade­lan­te».

Más que el ni­vel de in­glés, lo que nos fal­ta son lo que se de­no­mi­nan soft skills, ha­bi­li­da­des blan­das co­mo lan­zar­se a ha­blar en pú­bli­co, sa­ber de­ba­tir, es­cu­char, mo­ti­var, tra­ba­jar en equi­po... El co­ru­ñés Juan Puig, di­rec­tor de desa­rro­llo de soft­wa­re en Visa, cree que es­ta es una de las ta­reas pen­dien­tes de las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las. «So­mos muy in­di­vi­dua­lis­tas. En Sue­cia los cha­va­les es­tu­dian la mi­tad o la ter­ce­ra par­te, pe­ro lue­go ha­cían unas pre­sen­ta­cio­nes...», re­cuer­da. Y en Lon­dres, don­de tam­bién tra­ba­jó, se que­dó fas­ci­na­do cuan­do sus je­fes le pre­gun­ta­ban su opi­nión pe­se a ser un re­cién lle­ga­do, ha­bía reunio­nes men­sua­les de puer­tas abier­tas a to­dos los em­plea­dos, trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to. «Te ofre­cen opor­tu­ni­da­des de me­jo­rar, de cre­ci­mien­to per­so­nal, formación, trai­ning, y eso cues­ta una pas­ta, pe­ro es un es­fuer­zo que una em­pre­sa ha­ce y es una in­ver­sión sa­bia», ex­pli­ca.

Da­vid La­go, otro ga­lle­go emi­gra­do en Es­ta­dos Uni­dos, re­cor­da­ba en una jor­na­da or­ga­ni­za­da por el Ineo có­mo las em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas acos­tum­bran a con­vo­car com­pe­ti­cio­nes lú­di­cas en­tre sus em­plea­dos. «Nos di­cen ‘jue­ves y vier­nes can­ce­láis to­do, ve­nís, mon­táis gru­pos y ha­céis pro­yec­tos’». De esos brains-tor­mings, en los que los tra­ba­ja­do­res se im­pli­can tan­to que in­clu­so ha­cen ca­mi­se­tas de equi­po, sa­len ideas que lue­go se ma­te­ria­li­zan en pro­duc­tos o ser­vi­cios. «Mo­ti­vas a la gen­te y la gen­te, si le qui­tas los raíles y les de­jas li­bres, con­si­gue gran­des pro­duc­tos». La lec­ción de sen­ti­do co­mún que ofre­cen es­tos ingenieros tie­ne una úl­ti­ma re­ce­ta pa­ra las TIC ga­lle­gas: mon­tar equi­pos mul­ti­cul­tu­ra­les, con pro­fe­sio­na­les de paí­ses di­ver­sos. El sa­la­rio es im­por­tan­te, pe­ro no lo úni­co.

ED­GAR­DO CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.