El 75% de los es­pa­ño­les ya no es­cri­ben a mano, so­lo te­clean.

Más lis­tos, más or­ga­ni­za­dos y más es­pa­bi­la­dos. Los be­ne­fi­cios de la es­cri­tu­ra ma­nual na­da tie­nen que en­vi­diar a las vir­tu­des del te­cleo y, sin em­bar­go, el 75 % de los es­pa­ño­les ya no co­ge un bo­li en to­do el día. En Fin­lan­dia, los ni­ños han de­ja­do de apren

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Opinión - TEX­TO: MA­RÍA VI­ÑAS

Des­de es­te agos­to, el apren­di­za­je de la es­cri­tu­ra en cur­si­va —la de los cua­der­nos Ru­bio; la de las le­tras con ra­bi­tos, efes es­pi­ga­das y erres de cua­tro pa­los— es op­cio­nal en las au­las fin­lan­de­sas. Los ni­ños del norte de Eu­ro­pa se de­di­can a lle­nar li­bre­tas re­pro­du­cien­do ca­rac­te­res de ti­po im­pren­ta y ya des­de el pri­mer año de co­le­gio apren­den a es­cri­bir en dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, pe­ro su sis­te­ma edu­ca­ti­vo, el más avan­za­do del mun­do, ha de­ci­di­do que la ca­li­gra­fía de to­da la vi­da, tan pul­cra y dia­go­nal, no sir­ve ab­so­lu­ta­men­te de na­da. Ar­gu­men­tan sus res­pon­sa­bles que es­cri­bir con le­tras de im­pren­ta es más rá­pi­do; que la cur­si­va, «di­fí­cil de apren­der», so­lo se usa en el co­le­gio; y que la me­ca­no­gra­fía se­rá una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va el día de ma­ña­na. Los da­tos so­bre usos y cos­tum­bres na­da pue­den re­ba­tir­les: tres de ca­da cua­tro es­pa­ño­les ya no es­cri­ben na­da a mano en su día a día.

La del bo­lí­gra­fo es una re­sis­ten­cia es­toi­ca en un mun­do en el que el de la te­cla ha pa­sa­do a ser un so­ni­do ambiente. Des­pla­za­do a há­bi­to mar­gi­nal y pun­tual —se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por Sam­sung, el 80 % de los pre­gun­ta­dos con­fie­sa que re­cu­rre a la tin­ta pa­ra ela­bo­rar la lis­ta de la com­pra y el 75 %, pa­ra las co­rrec­cio­nes de tex­tos—, el apunte a mano, in­clu­so el co­lo­reo, han co­men­za­do a asu­mir un nue­vo pa­pel: el de vía de es­ca­pe. El de sal­va­vi­das analó­gi­co en un mun­do tec­no­ló­gi­ca­men­te con­ges­tio­na­do.

Nue­ve de ca­da diez jó­ve­nes de en­tre 16 y 24 años en­cues­ta­dos por la fir­ma sur­co­rea­na so­lo es­cri­ben a tra­vés de un te­cla­do. Na­da re­pro­cha­ble: es rá­pi­do y có­mo­do; lim­pio, útil y eco­ló­gi­co. Pe­ro, ¿qué es lo que no es? Cuan­do uno es­cri­be, es­tá tras­la­da­do sus pen­sa­mien­tos al pa­pel. Los pre­ci­sa, los or­de­na. Por la vía ma­nual es­te pro­ce­so se di­la­ta, im­pli­ca obli­ga­to­ria­men­te una re­fle­xión más pro­fun­da, una aten­ción más ple­na, una cons­ta­ta­ción del men­sa­je mu­cho ma­yor que la de un pá­rra­fo es­cri­to a la ca­rre­ra a gol­pe de fa­lan­ges. Por eso los alum­nos que co­gen apun­tes a mano re­tie­nen me­jor los con­cep­tos que los que lo ha­cen fren­te a un or­de­na­dor. Al no per­mi­tir aca­pa­rar tan­tas pa­la­bras co­mo la di­gi­tal, la es­cri­tu­ra fí­si­ca obli­ga a re­in­ter­pre­tar el men­sa­je, a re­su­mir­lo. Es­ti­mu­la la ca­pa­ci­dad de sín­te­sis, el desa­rro­llo de ideas. Po­ne al ce­re­bro en for­ma.

Hay quien, ade­más, con las pu­pi­las so­bre una pan­ta­lla echa en fal­ta el com­po­nen­te vi­sual. El es­que­ma so­bre la cuar­ti­lla, la ano­ta­ción al mar­gen, el sub­ra­ya­do. La tec­no­lo­gía in­ten­tó du­ran­te un tiem­po fa­mi­lia­ri­zar al usua­rio con to­das es­tas op­cio­nes en sus pro­ce­sa­do­res de tex­to. Pe­ro eran in­có­mo­das. Re­sul­ta­ban de­ma­sia­do im­pos­ta­das. Su plan b es mu­cho más ele­men­tal y, co­mo tal, fun­cio­na: apli­ca­cio­nes pa­ra ma­nus­cri­bir so­bre las ta­ble­tas —la na­ti­va No­tas de iOS, Pa­per, Pe­nul­ti­ma­te, No­ta­bi­lity, Whi­teNo­te o Ever­no­te—. Los blocs de no­tas del mun­do sin Bics.

AU­MEN­TAN CA­DA VEZ MÁS LAS DES­CAR­GAS DE APPS PA­RA TO­MAR NO­TAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.