Dro­nes: los nue­vos vi­gías

So­bre­vue­lan nues­tras ca­be­zas y lo gra­ban to­do en al­ta de­fi­ni­ción. Los vehícu­los aé­reos no tri­pu­la­dos pue­den ser un ju­gue­te, pe­ro tam­bién una he­rra­mien­ta pro­fe­sio­nal.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

A quel ni­ño de sie­te años co­gió el man­do del cua­dri­cóp­te­ro. Si­guió el ri­tual que le ha­bía des­cri­to su pa­dre. Las pa­las em­pe­za­ron a gi­rar. Cuan­do el rui­do le in­di­có que ya ha­bían al­can­za­do la ve­lo­ci­dad in­di­ca­da pa­ra el des­pe­gue, to­có una pa­lan­ca pa­ra que co­gie­ra al­tu­ra, mo­vió otra pa­ra que se des­pla­za­ra en una di­rec­ción, pe­ro lo hi­zo de ma­ne­ra atro­pe­lla­da y caó­ti­ca. Y el apa­ra­to sa­lió dis­pa­ra­do co­mo un mi­sil ha­cia un pa­tio ve­cino, don­de se es­tre­lló an­te la sor­pre­sa de dos gran­des pas­to­res ale­ma­nes.

Aque­llo so­lo fue una anéc­do­ta, un sus­to. ¿Qué hu­bie­ra pa­sa­do si hu­bie­ra cau­sa­do un des­tro­zo? ¿O hu­bie­ra da­ña­do a al­guno de los ani­ma­les? Los dro­nes han ve­ni­do pa­ra que­dar­se y for­mar par­te im­por­tan­te de una so­cie­dad que ca­da vez los em­plea pa­ra más usos co­ti­dia­nos, y que en­co­mien­da el futuro tec­no­ló­gi­co a una tri­ni­dad edu­ca­ti­va: ro­bots, pro­gra­ma­ción y dro­nes. En con­se­cuen­cia, per­mi­te que los más pe­que­ños de la ca­sa los uti­li­cen co­mo ju­gue­te y cual­quie­ra pue­de com­prar uno, sa­car­lo de la ca­ja e in­ten­tar po­ner­lo a vo­lar sin cau­sar al­gún desas­tre, sa­car fo­tos y ví­deos, pe­ro, ¿co­no­ce los lí­mi­tes que mar­can las ad­mi­nis­tra­cio­nes?

Los hay. Y en Es­pa­ña los fi­ja la AESA, la Agen­cia Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad Aé­rea, en for­ma de re­co­men­da­cio­nes pa­ra los que pe­sen me­nos de 150 ki­los y ten­gan uso re­crea­ti­vo. Es­te or­ga­nis­mo ads­cri­to al Mi­nis­te­rio de Fo­men­to y en­car­ga­do de la se­gu­ri­dad de la avia­ción ci­vil de­ja cla­ro que pa­ra usar un dron co­mo afi­cio­na­do o co­mo vue­lo re­crea­ti­vo no ha­ce fal­ta te­ner una li­cen­cia, pe­ro sí cum­plir una se­rie de con­di­cio­nes: cual­quier da­ño que cau­se el apa­ra­to es res­pon­sa­bi­li­dad de quién lo ma­ne­ja; no se pue­de vo­lar de no­che y/o a más de 120 me­tros de al­tu­ra; hay que te­ner el dron siem­pre a la vis­ta y evi­tar las zo­nas ur­ba­nas, las aglo­me­ra­cio­nes de gen­te (bo­das, pro­ce­sio­nes, pla­yas, es­ta­dios de fút­bol, et­cé­te­ra); y no se pue­den uti­li­zar cer­ca de ae­ro­puer­tos, ins­ta­la­cio­nes es­tra­té­gi­cas (cen­tra­les eléc­tri­cas, nu­clea­res, ba­ses mi­li­ta­res) y las zo­nas en las que el es­pa­cio aé­reo es­tá res­trin­gi­do.

El uso de dro­nes en re­cin­tos ce­rra­dos no es­tá re­gu­la­do, de­pen­de de los pro­pie­ta­rios del lo­cal.

Hay más de­ta­lles en la pá­gi­na de la AESA (www. se­gu­ri­da­dae­rea.gob.es/), don­de se pro­cla­ma que un dron «no es un ju­gue­te, sino una ae­ro­na­ve», se re­cuer­da que su uso es­tá prohi­bi­do cuan­do hay in­cen­dios, se ex­pli­ca que la nor­ma­ti­va es pro­vi­sio­nal, se des­mien­te que ha­ya un registro de fa­bri­can­tes de dro­nes y se di­fe­ren­cia cla­ra­men­te en­tre usos re­crea­ti­vos y pro­fe­sio­na­les.

¿La le­gis­la­ción va por de­trás?

Ca­da vez hay más em­pre­sas en un sec­tor emer­gen­te en la nueva economía. Es­tas com­pa­ñías tie­nen que es­tar re­gis­tra­das, de­ben dis­po­ner de un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil y con­tar con pi­lo­tos ti­tu­la­dos y con un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co en vi­gor. En ca­so de usos im­pru­den­tes y de in­cum­pli­mien­tos de la nor­ma­ti­va se en­fren­tan a san­cio­nes de has­ta 4,5 mi­llo­nes de eu­ros. En el ca­so de ma­los usos por par­te de los afi­cio­na­dos las mul­tas por im­pru­den­cias gra­ves son más ba­jas, pe­ro aún así pue­den al­can­zar ci­fras con­si­de­ra­bles: has­ta 225.000 eu­ros.

La le­gis­la­ción es­pa­ño­la ac­tual da­ta del 2014. So­lo re­gu­la el uso pro­fe­sio­nal. Y vo­ces del sec­tor la con­si­de­ran am­bi­gua y le atri­bu­yen ha­ber cau­sa­do cier­tas po­lé­mi­cas por la for­ma di­fe­ren­te de in­ter­pre­tar­la. Un ejem­plo. ¿Qué pa­sa si al­guien que use un dron de for­ma recreativa sa­ca un ví­deo, lo sube a YouTu­be y ga­na di­ne­ro? ¿Se con­vier­te en un pro­fe­sio­nal? ¿Tie­ne que sa­car el per­mi­so y re­gis­trar­se en la pá­gi­na de la AESA? ¿Y qué pa­sa­rá cuan­do Ama­zon in­ten­te lle­var a ca­bo su pro­yec­to de re­par­tir mer­can­cía vía dro­nes? Aho­ra mis­mo en Es­pa­ña pa­re­ce ile­gal, pe­ro en Chi­na ya fun­cio­na un ser­vi­cio si­mi­lar. Una em­pre­sa de men­sa­je­ría uti­li­za vue­los no tri­pu­la­dos pa­ra lle­var pa­que­tes, es­pe­cial­men­te en re­gio­nes no mon­ta­ño­sas. Una vez más, la le­gis­la­ción pa­re­ce ir por de­trás del uso y de la tec­no­lo­gía. Y eso, aun­que nor­mal, siem­pre es un pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.