Pro­gra­mas para las víc­ti­mas

Los ta­lle­res de pre­ven­ción y con­cien­cia­ción tie­nen pre­sen­te una reali­dad que to­da­vía dis­cri­mi­na mu­cho

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - MILA MÉN­DEZ

Son uno de los seg­men­tos de edad que más preo­cu­pan a los ex­per­tos: los ado­les­cen­tes. «Hay que em­pe­zar en pri­ma­ria. Te­ne­mos ac­ti­vi­da­des para to­dos los cur­sos de ahí a ter­ce­ro de la ESO», des­ta­ca Ju­lia Vei­ro, di­rec­to­ra del CIM de Noia. «Re­pre­sen­tan al fu­tu­ro de la so­cie­dad y es­ta­mos no­tan­do un re­pun­te. Hay ca­sos de mal­tra­to y aco­so en­tre ado­les­cen­tes», aler­ta. Ana Santos, que tra­ba­ja dia­ria­men­te con los cha­va­les co­mo pro­fe­so­ra en un ins­ti­tu­to, el de Brión, in­sis­te: «Vi­vi­mos nun­ha so­cie­da­de for­mal­men­te igua­li­ta­ria, pe­ro se­gue a ser moi de­sigual. Cam­biá­ron­se as leis, pe­ro con iso non se so­lu­cio­na o pro­ble­ma. Se­gui­mos moi lon­xe dun­ha igual­da­de real». Santos cree que de­trás de la vio­len­cia siem­pre es­tá la de­sigual­dad: «hai un­ha vio­len­cia sim­bó­li­ca. Apren­des a ser ne­na ou neno den­de an­tes de na­cer. Son coac­cións que non ve­mos». La tam­bién sub­di­rec­to­ra del cen­tro de se­cun­da­ria continúa: «non pre­ci­so es­ta­tís­ti­cas. Ví­voo ca­da día. A onde se di­ri­xen os me­llo­res ex­pe­dien­tes das ra­pa­zas? A ca­rrei­ras do mun­do dos coida­dos. Can­tas fan ae­ro­náu­ti­ca ou cal­que­ra en­xe­ña­ría? Moi pou­cas». En es­ta lí­nea, la edu­ca­do­ra cen­su­ra que «os ca­sos de mu­lle­res triun­fa­do­ras sem­pre se amo­san co­ma un­ha ex­cep­ción. Es­ta­mos nun mo­men­to de­li­ca­do, as ra­pa­zas pen­san que es­tá to­do fei­to. O se­xis­mo é a úni­ca dis­cri­mi­na­ción que se ne­ga per­ma­nen­te e o fe­mi­nis­mo se­me­lla que ten a súa an­da­du­ra es­go­ta­da. É un­ha men­ti­ra, co­ma a do ma­triar­ca­do». Los ta­lle­res de pre­ven­ción y con­cien­cia­ción tie­nen pre­sen­te es­ta reali­dad. «A vio­len­cia in­vi­si­ble» es el tí­tu­lo de una de las char­las pen­sa­das para los jó­ve­nes de la casa. «Que­re­mos evi­den­ciar an­te a xen­te mo­za co­mo o mal­tra­to po­de es­tar moi pre­sen­te nas súas re­la­cións aín­da que eles non o per­ci­ban. Iden­ti­fí­cano co gol­pe, co asa­si­na­to, men­tres con­si­de­ran nor­mal que poi­das ter o con­trol so­bre a úl­ti­ma ho­ra de co­ne­xión, o es­ta­do do per­fil ou o que fi­xo a súa pa­re­lla. Es­tán in­mer­sos nun­ha se­rie de es­te­reo­ti­pos ca­du­cos e hai com­por­ta­men­tos que apun­tan a po­si­bles ac­tos fu­tu­ros de vio­len­cia de xé­ne­ro que eles non per­ci­ben co­mo si­nais ver­me­llos», ex­pli­ca Be­lén Liste, sub­di­rec­to­ra xe­ral para o Tra­ta­men­to da Vio­len­cia de Xé­ne­ro. No com­par­te es­tric­ta­men­te es­te pun­to de vis­ta San­dra Bar­bei­to Pan, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra del CIM de Ar­tei­xo. Bar­bei­to Pan mues­tra otra pers­pec­ti­va: «No es­toy tan se­gu­ra de que exis­ta un re­pun­te, igual es que po­ne­mos más el fo­co. Creo que es­ta­mos más pen­dien­tes de lo que pa­sa con ellos». La psi­có­lo­ga opi­na: «El pro­ble­ma fue pen­sar que ya es­ta­ba re­suel­to. Los ado­les­cen­tes no sa­len de la na­da, sa­len de sus ca­sas, de los cen­tros edu­ca­ti­vos, de los adul­tos con los que con­vi­ven. La so­cie­dad si­gue sien­do ma­chis­ta, ¿por qué los ado­les­cen­tes no iban a ser­lo? Co­me­ten los mis­mos erro­res que se co­me­tían an­tes, so­lo que creía­mos in­ge­nua­men­te que es­ta­ban su­pe­ra­dos. Si co­mo adul­tos no lo he­mos he­cho, ¿por qué lo iban a re­sol­ver los cha­va­les?».

«La so­cie­dad es ma­chis­ta, ¿por qué los ado­les­cen­tes no van a ser­lo?» «Es­ta­mos an­te un mo­men­to de­li­ca­do, non es­tá to­do fei­to»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.