El cam­po ga­lle­go se vis­te de 4.0

Ro­bots que ali­men­tan y or­de­ñan ani­ma­les es­ta­bu­la­dos, dro­nes que sa­ben cuán­do ma­du­ran las uvas en los vi­ñe­dos y gran­jas que ven­den por In­ter­net dan mues­tra del pro­ce­so de cam­bio

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - M. CA­SAL

Una nue­va era: au­to­ma­ti­za­da, hi­per­co­nec­ta­da, con enor­mes opor­tu­ni­da­des... Agri­cul­to­res, ga­na­de­ros y vi­ti­cul­to­res de la co­mu­ni­dad han abra­za­do las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra mi­rar el fu­tu­ro con re­no­va­das es­pe­ran­zas

En 1980, me­dio mi­llón de per­so­nas tra­ba­ja­ban en el cam­po ga­lle­go. Hoy so­lo que­dan 70.000. Los per­fi­les de unos y otros, eso sí, son bien dis­tin­tos. Aque­lla eco­no­mía de sub­sis­ten­cia que ca­rac­te­ri­za­ba el me­dio ru­ral de la co­mu­ni­dad ha da­do pa­so a ga­na­de­ros, agri­cul­to­res y vi­ti­cul­to­res to­tal­men­te pro­fe­sio­na­li­za­dos que, hoy, asis­ten co­mo pro­ta­go­nis­tas a una era tec­no­ló­gi­ca que les ofre­ce enor­mes opor­tu­ni­da­des.

La agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría 4.0 es ya una reali­dad en las tie­rras de Breo­gán. Sis­te­mas au­to­ma­ti­za­dos de or­de­ño y ali­men­ta­ción, dro­nes que op­ti­mi­zan las plan­ta­cio­nes vi­ti­vi­ní­co­las, ex­plo­ta­cio­nes que apro­ve­chan los nue­vos ca­na­les de co­mer­cia­li­za­ción pa­ra co­lo­car sus pro­duc­tos en mer­ca­dos in­ci­pien­tes... Los ejem­plos son múl­ti­ples, to­do un es­pe­jo pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes y pa­ra ha­cer del me­dio ru­ral una op­ción de pre­sen­te pe­ro, so­bre to­do, de fu­tu­ro.

El pa­pel aña­di­do de or­ga­nis­mos co­mo Gra­diant o uni­ver­si­da­des co­mo la de San­tia­go (con el cam­pus de Lu­go co­mo pues­to de avan­za­da) re­pre­sen­ta otra se­ñal de un sec­tor pri­ma­rio que no so­lo se re­sis­te a se­guir per­dien­do pro­ta­go­nis­mo, sino que re­cla­ma una mi­ra­da dis­tin­ta, de con­fian­za en sus po­si­bi­li­da­des co­mo ge­ne­ra­dor de em­pleo y ri­que­za.

Pa­ra mu­xir las va­cas ha­bía que ma­dru­gar mu­cho. De­ma­sia­do. Así una jor­na­da tras otra, los 365 días del año. Hay po­cas co­sas que ge­ne­ren en el cam­po una ma­yor de­di­ca­ción que una ex­plo­ta­ción lác­tea: las va­cas no son gri­fos que se abren y se cie­rran cuan­do uno quie­re. Y de eso sa­ben mu­cho en Ga­li­cia. Cien­tos de ex­plo­ta­cio­nes que han ido mo­der­ni­zán­do­se: una evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que ha re­dun­da­do en una ma­yor co­mo­di­dad, en una me­jor ca­li­dad de vi­da, y tam­bién en más be­ne­fi­cios.

En Ma­za­ri­cos se en­cuen­tra la Gran­xa Pa­zos, una de las más mo­der­nas de Ga­li­cia. Tie­ne sis­te­mas de or­de­ño y de ali­men­ta­ción au­to­má­ti­ca. «Is­to per­mi­te des­can­sar e ro­tar ao per­so­nal», ex­pli­ca Je­sús Per­fec­to, uno de sus pro­pie­ta­rios. Es­ta ex­plo­ta­ción lác­tea cuen­ta con 350 ca­be­zas de ga­na­do, y pro­du­ce ca­da año 3,5 mi­llo­nes de li­tros. «Te­mos un ro­bot que co­lo­ca a co­mi­da no pe­se­bre pa­ra que as va­cas es­tean ali­men­ta­das ca­da dúas ho­ras», pre­ci­sa el due­ño, que tra­ba­ja en una gran­ja in­mer­sa en otro pro­yec­to tec­no­ló­gi­co: el tra­ta­mien­to de pu­ri­nes pa­ra pro­du­cir ener­gía y me­jo­rar la su­fi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la ex­plo­ta­ción.

En Lu­go tam­bién hay ex­plo­ta­cio­nes lác­teas con los úl­ti­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos. El ma­ne­jo del ro­bot pa­ra la le­che es sen­ci­llo, ya que se con­tro­la des­de la pan­ta­lla tác­til de un or­de­na­dor que re­ci­be y pro­ce­sa to­da la in­for­ma­ción del sis­te­ma y la ofre­ce tan­to a ni­vel in­di­vi­dual, ani­mal por ani­mal, co­mo co­lec­ti­vo. La per­so­na en­car­ga­da de su­per­vi­sar el apa­ra­to tie­ne la op­ción de de­ci­dir al ins­tan­te si in­tro­du­ce al­gu­na mo­di­fi­ca­ción en el pro­gra­ma. Los con­tro­la­do­res pue­den ope­rar en el or­de­na­dor des­de In­ter­net usan­do pa­ra ello cual­quier dis­po­si­ti­vo mó­vil.

Hay más cam­bios en el ru­ral. Ca­da vez son más las per­so­nas que vi­ven del cam­po y que op­tan por la lla­ma­da agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Una vía que con­sis­te en de­ci­dir có­mo tra­ba­jar en las par­ce­las con unas me­di­cio­nes pre­vias que se ob­tie­nen, fun­da­men­tal­men­te, gra­cias a sis­te­ma de in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca, sen­so­res y, so­bre to­do, fotos y ví­deos de al­ta re­so­lu­ción. Aquí es don­de jue­gan un pa­pel cen­tral los dro­nes. Una tec­no­lo­gía ca­da vez más usa­da, por ejem­plo, en el sec­tor vi­ti­vi­ní­co­la. Gra­cias a la in­for­ma­ción de las ae­ro­na­ves no tri­pu­la­das se pue­de sa­ber cuán­do ma­du­ra la uva y, en con­se­cuen­cia, cuán­do ha lle­ga­do la ho­ra de ven­di­miar. Mar­tín Có­dax lle­va ya cin­co años ex­pe­ri­men­tan­do con dro­nes y sis­te­mas de te­le­de­tec­ción pa­ra me­jo­rar la ges­tión del vi­ñe­do.

Tra­ba­jo de pre­ci­sión

Y en ello tie­ne que ver In­pek­dro­ne, una de las em­pre­sas que más ha tra­ba­ja­do en la zo­na de O Sal­nés. Su tra­ba­jo con­sis­te en ela­bo­rar ma­pas de vi­gor, del es­ta­do sa­ni­ta­rio, de es­trés hí­dri­co, de pre­sión de ma­las hier­bas, de la ca­li­dad fo­to­sin­té­ti­ca de la ex­plo­ta­ción, to­do ello con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la pro­duc­ción y de re­du­cir los cos­tes por hec­tá­rea del cul­ti­vo en ex­plo­ta­cio­nes vi­ti­vi­ní­co­las en la co­mar­ca pon­te­ve­dre­sa.

«Pa­ra ello rea­li­za­mos va­rios vue­los con nues­tro dron, el cual va equi­pa­do con sen­so­res vi­sua­les y mul­ti­es­pec­tra­les, que bá­si­ca­men­te son cá­ma­ras es­pe­cia­les», ex­pli­can des­de la em­pre­sa. In­pek­dro­ne ge­ne­ra ma­pas de re­lie­ve, ta­qui­mé­tri­cos y de cur­vas de ni­vel, pa­ra de­ter­mi­nar su­per­fi­cies, des­ni­ve­les y por con­si­guien­te zo­nas de es­co­rren­tía por don­de se pue­de per­der por arras­tre sue­lo y fer­ti­li­zan­tes. «Po­de­mos sa­ber a par­tir de es­tos ma­pas ge­ne­ra­dos las zo­nas que van a ma­du­rar an­tes y las que van re­tra­sa­das, tam­bién las que re­quie­ren un apor­te ex­tra de nu­trien­tes y las que lo pue­den te­ner en ex­ce­so; in­clu­so qué zo­nas son más pro­pen­sas a te­ner más ata­ques de en­fer­me­da­des y cuá­les me­nos», pre­ci­sa la com­pa­ñía.

Otras ini­cia­ti­vas

El de In­pek­dro­ne no es el úni­co pro­yec­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga. Hay una ini­cia­ti­va en la que es­tá la em­pre­sa ga­lle­ga 3eda­ta, que ac­túa co­mo coor­di­na­do­ra, ade­más de la bo­de­ga Te­rras Gau­da, Se­res­co y el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción Mi­sión Bio­ló­gi­ca de Ga­li­cia del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go de Com­pos­te­la. «La ini­cia­ti­va se orien­ta a la vi­ti­cul­tu­ra de pre­ci­sión, apro­ve­chan­do nue­vas tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, así co­mo de mo­ni­to­ri­za­ción. Se tra­ta de em­plear va­ria­bles cli­má­ti­cas, edá­fi­cas y da­tos mul­ti­es­pec­tra­les ob­te­ni­dos a tra­vés de dro­nes e imá­ge­nes de sa­té­li­te pa­ra de­fi­nir áreas ho­mo­gé­neas de ges­tión, in­tro­du­cien­do nue­vas tec­no­lo­gías al pro­to­co­lo de ges­tión del vi­ñe­do. Con ello se pre­ten­de me­jo­rar la ca­li­dad del vi­ñe­do op­ti­mi­zan­do los cos­tes de pro­duc­ción y el im­pac­to en el me­dio na­tu­ral. Se pro­mue­ve de es­ta for­ma el uso más efi­cien­te de la ener­gía y los re­cur­sos ex­ter­nos en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo», ex­pli­ca Mar­co Ru­bi­nos, del área de pro­yec­tos de 3eda­ta.

Des­de la em­pre­sa ex­pli­can que to­da la in­for­ma­ción pue­de ser ges­tio­na­da por el vi­ti­cul­tor a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les de apo­yo a la agri­cul­tu­ra, don­de se in­te­gran to­das las he­rra­mien­tas de ob­ser­va­ción y ges­tión de una ex­plo­ta­ción. Des­de lle­var un re­gis­tro de to­das las ac­tua­cio­nes (fi­to­sa­ni­ta­rios, her­bi­ci­das, fer­ti­li­zan­tes), has­ta sis­te­mas de aler­ta tem­pra­na de en­fer­me­da­des.

En Ga­li­cia, la mo­der­ni­za­ción

tec­no­ló­gi­ca tam­bién es­tá pro­pi­cian­do que el me­dio ru­ral abra nue­vos ca­na­les de co­mer­cia­li­za­ción de sus pro­duc­tos. Es lo que su­ce­de, por ejem­plo, con la pa­ta­ta de A Li­mia, que ha­ce más de tres años dio el sal­to a la ven­ta on­li­ne. Pa­ta­tas Ama fue la pri­me­ra em­pre­sa que lan­zó el pro­duc­to a cual­quier pun­to de Es­pa­ña en 24 o 48 ho­ras. Un ser­vi­cio que po­si­bi­li­ta tam­bién el se­gui­mien­to de la evo­lu­ción de la en­tre­ga del pe­di­do en tiem­po real a tra­vés de un teléfono mó­vil.

De las 400 to­ne­la­das que co­mer­cia­li­za es­ta fir­ma, 20 son a tra­vés de la red. «Sal­té a In­ter­net pa­ra ga­ran­ti­zar que hu­bie­se pa­ta­ta ga­lle­ga en el mer­ca­do, y sin en­ga­ños; la gen­te me lla­ma cons­tan­te­men­te des­de to­dos los pun­tos, te­ne­mos un pro­duc­to de ca­li­dad que los ciu­da­da­nos de­man­dan, y las ven­tas a tra­vés de la red van a más ca­da año». Pa­ta­tas Ama, que tra­ba­ja con los agri­cul­to­res de la co­mar­ca, en­va­sa en ca­jas de car­tón de diez y vein­te ki­lo­gra­mos (blan­ca pa­ra ca­che­lo y ama­ri­lla pa­ra freír); el pe­di­do se ha­ce a tra­vés de la pá­gi­na web y co­mo mu­cho tar­da en lle­gar a su des­tino en­tre uno y dos días.

Gran­jas in­te­li­gen­tes

Des­de me­dia­dos del 2016 se desa­rro­lla en Ga­li­cia el pro­yec­to Cattle­ca­re, que per­mi­ti­rá ob­te­ner las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra la mo­ni­to­ri­za­ción de ani­ma­les y re­cur­sos pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia de las ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras. La ini­cia­ti­va tec­no­ló­gi­ca de I+D+i cuen­ta con un pre­su­pues­to de más de me­dio mi­llón de eu­ros pro­ce­den­te de fon­dos eu­ro­peos y es­tá desa­rro­lla­da por CLUN (coope­ra­ti­va de se­gun­do gra­do for ma­da por Fei­ra­co, Os Ir­man­di­ños y Me­li­san­to), Co­ne­xio­na Te­le­com e Ic­tel In­ge­nie­ros. Gra­diant par­ti­ci­pa co­mo en­ti­dad sub­con­tra­ta­da pa­ra dar so­por­te a las ac­ti­vi­da­des de in­no­va­ción. El cen­tro tec­no­ló­gi­co se po­si­cio­na así co­mo trac­tor de in­no­va­ción pa­ra el sec­tor pri­ma­rio ga­lle­go. El ob­je­ti­vo del pro­yec­to es me­jo­rar la ges­tión de las ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras a tra­vés de los da­tos ob­te­ni­dos del com­por­ta­mien­to de los ani­ma­les y de los re­cur­sos dis­po­ni­bles. Las re­ses son mo­ni­to­ri­za­das a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo in­no­va­dor, del que ya se dis­po­ne un pri­mer pro­to­ti­po, y que per­mi­te co­no­cer el gra­do de mo­vi­li­dad de los ani­ma­les y las ac­ti­vi­da­des que se lle­van a ca­bo en ca­da mo­men­to.

Ali­men­ta­ción

El se­gui­mien­to ha­ce po­si­ble ob­te­ner pa­tro­nes de su ac­ti­vi­dad y co­di­fi­ca a tra­vés de un algoritmo cla­si­fi­ca­dor si las re­ses se en­cuen­tran pas­tan­do, ca­mi­nan­do o co­mien­do. La mo­ni­to­ri­za­ción de­tec­ta po­si­bles ano­ma­lías o en­fer­me­da­des, así co­mo ci­clos de ce­lo o pro­ce­sos de par­to pa­ra me­jo­rar su cui­da­do. El con­trol de los si­los de pien­so per­mi­ti­rá me­jo­rar la ges­tión de re­cur­sos pa­ra la au­to­ma­ti­za­ción y op­ti­mi­za­ción de la lo­gís­ti­ca de dis­tri­bu­ción. Ga­li­cia cuen­ta con 351.625 ca­be­zas de ga­na­do bo­vino des­ti­na­das a or­de­ño y 200.685 con orien­ta­ción cár­ni­ca. Las in­no­va­cio­nes de Gra­diant pa­ra el sec­tor pri­ma­rio su­po­nen una re­fe­ren­cia a ni­vel eu­ro­peo. El cen­tro tec­no­ló­gi­co for­ma par­te de la Allian­ce for In­ter­net of Things (Aio­ti), la Alian­za pa­ra el In­ter­net de las Co­sas pro­mo­vi­da por la Co­mi­sión Eu­ro­pea des­de el 2015, don­de li­de­ra el gru­po de tra­ba­jo Smart Far­ming; Food Se­cu­rity de­di­ca­do a la agri­cul­tu­ra in­te­li­gen­te y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

SAN­TI M. AMIL

La ou­ren­sa­na Pa­ta­tas Ama co­mer­cia­li­za en es­tos mo­men­tos unas 20 to­ne­la­das al año por In­ter­net al ca­lor de su apues­ta por es­te me­dio.

ANA GAR­CÍA

Los pro­pie­ta­rios de Gran­xa Pa­zos, en Ma­za­ri­cos, cuen­tan con sis­te­mas de or­de­ño y ali­men­ta­ción au­to­má­ti­ca pa­ra fa­ci­li­tar las ta­reas en la ex­plo­ta­ción.

SAN­TI M. AMIL

Ama­dor Díaz, de Pa­ta­tas Ama, ha rea­li­za­do una de­ci­di­da apues­ta por la ven­ta «on­li­ne».

El con­trol de los vi­ñe­dos con dro­nes se es­tá ex­ten­dien­do en Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.