El va­lor aña­di­do de la no­ti­cia

Se­gún la RAE, se en­tien­de por va­lor aña­di­do el in­cre­men­to del va­lor de un bien como con­se­cuen­cia de un pro­ce­so pro­duc­ti­vo o de dis­tri­bu­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA -

Lle­ga una bue­na no­ti­cia al co­le­gio. Es un bien, ¿no? Pues eso: bus­ca­mos la for­ma de in­cre­men­tar ese bien. ¿Có­mo? Lo di­ce la de­fi­ni­ción: me­dian­te un pro­ce­so pro­duc­ti­vo. ¿Y qué es un pro­ce­so pro­duc­ti­vo? No ha­ce fal­ta con­sul­tar el dic­cio­na­rio. Es lo que ha­ce­mos en to­da cla­se que se pre­cie. Pe­ro, con el fin de no ba­jar­nos del lenguaje tec­no­ló­gi­co o eco­nó­mi­co, ahí va, de­por­ti­va­men­te y sin com­pli­car­nos, una se­gun­da ci­ta: «Pro­ce­so pro­duc­ti­vo es el con­jun­to de ope­ra­cio­nes pla­ni­fi­ca­das de trans­for­ma­ción de unos de­ter­mi­na­dos fac­to­res en bie­nes o ser­vi­cios me­dian­te la apli­ca­ción de un pro­ce­di­mien­to tec­no­ló­gi­co». ¿Nos fi­ja­mos un po­co en esos tres pun­tos cla­ve? 1. ¿A qué ope­ra­cio­nes pla­ni­fi­ca­das so­me­te­mos la no­ti­cia cuan­do lle­ga a cla­se? ¿Po­de­mos nu­me­rar­las o de pla­ni­fi­ca­ción, na­da, po­co, mu­cho? Le da­mos la bien­ve­ni­da, ele­gi­mos las pre­fe­ri­das, nos las dis­tri­bui­mos por gru­pos, co­men­ta­mos, ha­ce­mos un si­tio en el pu­pi­tre?

¿Qué ha­ce­mos, por ejem­plo, con ese hués­ped fres­quí­si­mo que nos lle­ga a tra­vés del mó­vil o al or­de­na­dor to­das las ma­ña­nas a las 9 y que res­pon­de al nom­bre de No­ti­cia del día, por ejem­plo? Trae, ade­más, ba­jo el bra­zo, un pro­vo­ca­ti­vo ma­nual de usua­rio, te ayu­da a via­jar el mundo si mi­ras el le­tre­ro dón­de, te avi­sa de lo que pa­só y te in­for­ma de ma­ra­vi­lla si te fi­jas en el qué, te da en­tra­da y co­ne­xión con la per­so­nas si pin­chas en el quién. 2. Trans­for­ma­ción en bie­nes y ser­vi­cios es el se­gun­do pun­to cla­ve del pro­ce­so pro­duc­ti­vo. ¿Lo­gra­mos que se trans­for­me la no­ti­cia en al­gún bien o ser­vi­cio pa­ra no­so­tros, pa­ra los de­más? ¿La no­ti­cia se lee y ahí se que­da? En ese ca­so, la trans­for­ma­ción es mí­ni­ma y el pro­ce­so tie­ne muy po­co de pro­duc­ción. La no­ti­cia se abu­rre, se va, tal vez no vuel­va.

¿Qué bien pue­de apor­tar la no­ti­cia, en pri­mer lu­gar, a ca­da uno de no­so­tros? Reu­ni­dos en gru­po, po­de­mos co­men­tar­lo. 3. Una pri­me­ra trans­for­ma­ción de los que se atre­ven a dar los bue­nos días a la no­ti­cia tie­ne un es­ti­lo de in­ves­ti­ga­ción in­te­lec­tual: quién, qué, dón­de, por qué, có­mo, cuán­do. Es la apli­ca­ción de un pro­ce­so tec­no­ló­gi­co y se pue­de ha­cer con pa­la­bras suel­tas, con­ver­sa­ción abier­ta y ma­nos li­bres, con ayu­da, o no, de tec­no­lo­gías al uso y ma­ne­jo de ex­per­tos, que ya todos do­mi­nan con per­fec­ción.

Cuan­do una bue­na no­ti­cia lle­ga a la es­cue­la hay que trans­for­mar­la y dar­le un va­lor aña­di­do, pa­ra que no se que­de en una lec­tu­ra y se va­ya mu­rien­do de abu­rri­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.