¿Y de qué se ha­bló allí?

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - CIENCIAS -

En el ac­to de aper­tu­ra tam­bién in­ter­vino el di­rec­tor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, Da­río Vi­lla­nue­va, que de­di­có su dis­cur­so a las fi­gu­ras de Mi­guel de Cer­van­tes y Wi­lliam Sha­kes­pea­re. La tra­di­ción y crea­ti­vi­dad, cen­tra­das en la fi­gu­ra de Cer­van­tes, fue uno de los cin­co te­mas del con­gre­so, con­ce­bi­do como un ho­me­na­je a su fi­gu­ra. Los poe­tas Ru­bén Da­río, Juan Ra­món Jiménez (él nun­ca hu­bie­ra es­cri­to «ma­ges­tad»), Pe­dro Sa­li­nas y Luis Pa­lés Ma­tos fue­ron pro­ta­go­nis­tas de otro de los te­mas. Un ter­cer blo­que se con­ce­bía como un en­cuen­tro en­tre otras ar­tes, la edu­ca­ción y el co­no­ci­mien­to.

LA CIEN­CIA

El cuar­to se pre­gun­tó por qué en la cien­cia el es­pa­ñol tie­ne una po­si­ción se­cun­da­ria res­pec­to al in­glés y el pe­so que es­to pue­de te­ner en el im­pul­so de la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, en la eco­no­mía y en la edu­ca­ción. La cien­cia siem­pre ha bus­ca­do una len­gua co­mún in­ter­na­cio­nal­men­te, que fue el la­tín, lue­go el fran­cés y hoy es el in­glés. Al­go que no de­be im­pe­dir que nues­tra len­gua tam­bién sea vehícu­lo del dis­cur­so cien­tí­fi­co. Dial­net es, en es­te ám­bi­to, uno de los pro­yec­tos más am­bi­cio­sos. Se tra­ta de una pla­ta­for­ma de la Uni­ver­si­dad de La Rio­ja que cons­ti­tu­ye, se­gún el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, el ma­yor al­ma­cén de ar­tícu­los cien­tí­fi­cos en es­pa­ñol.

UNI­DAD Y VARIEDAD

La uni­dad y variedad del es­pa­ñol es un te­ma re­cu­rren­te en to­dos los con­gre­sos in­ter­na­cio­na­les de la len­gua. Al­go inevi­ta­ble, te­nien­do en cuen­ta que la variedad dia­lec­tal que Es­pa­ña ex­por­tó fue la meridional (dis­tin­ta de la nor­ma cas­te­lla­na) y que en Amé­ri­ca ha­bía, an­tes de que se ex­ten­die­ra el cas­te­llano, otras len­guas que en ca­da zo­na geo­grá­fi­ca apor­ta­ron sus­tra­tos di­fe­ren­tes que mar­ca­ron evo­lu­cio­nes di­ver­gen­tes de las ha­blas lo­ca­les que se re­fle­jan en mo­dos de ha­blar el es­pa­ñol con tan­ta per­so­na­li­dad como los de Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co, Cu­ba, Ve­ne­zue­la... Una mues­tra cla­ra de es­ta di­ver­gen­cia fue la pre­sen­ta­ción en el con­gre­so de la ver­sión pa­ra In­ter­net del dic­cio­na­rio del lé­xi­co de Puer­to Ri­co, de la Aca­de­mia Puer­to­rri­que­ña.

Pe­ro con­vie­ne lu­char con­tra la ex­ce­si­va di­fe­ren­cia­ción. A ba­se de co­no­ci­mien­to, cla­ro. Así lo ex­pre­só Ve­ga en la se­sión fi­nal: «La len­gua no pue­de aban­do­nar­se a su pro­pia suer­te», así que no de­ben des­pre­ciar­se «las re­co­men­da­cio­nes de ri­gor o pu­li­mien­to de es­ti­lo». «El idio­ma es po­der y con­tie­ne sus pro­pias con­tra­se­ñas de in­clu­sión y ex­clu­sión que de­be­mos co­no­cer», con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.