Pla­yas sal­va­jes que de­ben se­guir sién­do­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - MEDIO AMBIENTE -

No to­das las pla­yas de­ben pa­re­cer­se a la fa­mo­sa Ma­li­bú de Ca­li­for­nia. Ni si­quie­ra a cual­quie­ra de los es­tu­pen­dos are­na­les ur­ba­nos de nues­tra cos­ta. De he­cho, mu­chas pla­yas son lu­ga­res pro­te­gi­dos por su na­tu­ra­le­za. In­clu­so for­man par­te de par­ques na­tu­ra­les. Pe­ro re­sul­ta que, pre­ci­sa­men­te de­bi­do a su ais­la­mien­to, re­ci­ben con fre­cuen­cia la vi­si­ta de quie­nes desean es­tar so­los para prac­ti­car su de­por­te fa­vo­ri­to, ya sea el surf, el wind­surf u otras ac­ti­vi­da­des si­mi­la­res.

Es­to no de­be­ría ser un pro­ble­ma si los de­por­tis­tas en­tran y sa­len siem­pre por el mis­mo lu­gar, evi­tan­do es­pan­tar por ejem­plo al chor­li­te­jo pa­ti­ne­gro, un ave muy ame­na­za­da en Ga­li­cia que anida en la mis­mí­si­ma are­na. O, en épo­ca de mi­gra­cio­nes, a otras es­pe­cies de aves que des­can­san y se ali­men­tan en esa ori­lla del mar para lue­go con­ti­nuar sus lar­gos via­jes. Cuan­do en esas pla­yas se con­cen­tra de­ma­sia­da gen­te, la so­lu­ción, por otro la­do, no de­be ser cons­truir un apar­ca­mien­to con un chi­rin­gui­to, sino or­de­nar su uso para pre­ser­var su na­tu­ra­le­za, que es lo más im­por­tan­te. Por­que es vues­tra he­ren­cia co­mo ga­lle­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.